Creación Guiones

Stath lets flats es una serie humorística británica que sigue los pasos de un desastroso agente inmobiliario de Londres. El creador de la serie es el actor y comediante Jamie Demetriou (Fleabag, Lovesick), que además interpreta al personaje principal. En el reparto también está su hermana Natasia Demetriou (Lo que hacemos en las sombras -tv- , Festival de la canción de Eurovisión), Al Roberts (Truth seekers, Feel good), y Christos Stergioglou (Canino, Adults in the room). La serie consta de dos temporadas, obteniendo la segunda de ellas un BAFTA a la mejor serie de comedia, con el mérito de imponerse a Fleabag y a Derry girls. En España se podrá ver en Filmin a partir del 23 de Abril.



Stath Lets Flats

Crítica de 'Stath Lets Flats'

Ficha Técnica

Título: Stath Lets Flats
Título original: Stath Lets Flats

Reparto:
Jamie Demetriou (Stath)
Natasia Demetriou (Sophie)
Al Roberts (Al)
Christos Stergioglou (Vasos)
Katy Wix (Carole)
Alex Beckett (Marcus)
Kiell Smith-Bynoe (Dean)
Haruka Abe (Tomoko)
Dustin Demri-Burns (Julian)
Tom Stourton (Robbie)
Paul Blackwell (Agente de futbolista)

Año: 2018 / 2021
Duración: 30 min.
País: Reino Unido
Director: Tom Kingsley
Guion: Jamie Demetriou, Robert Popper
Fotografía: Will Hanke
Música: Erran Baron Cohen
Género: Comedia
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Stath Lets Flats'

Sinopsis

La comedia que le pasó la mano por la cara a "Fleabag" en los BAFTA. Un personaje absurdo, un trabajo complejo y el mercado inmobiliario de Londres en una serie divertidísima. (Filmin)

Dónde se puede ver la serie



La plasmación de la vergüenza ajena

En los créditos iniciales de la primera temporada de Stath lest flats encontramos una de las claves de la serie. Son tan desvergonzadamente cutres que casi de inmediato nos mueven a risa. Es una risa que a ratos resulta incómoda porque se basa en la vergüenza ajena que provoca su inefable protagonista, que inicia y sufre situaciones dignas del más selecto ridículo. Toda la subversión cómica de Stath lets flats se basa en situaciones fuera de lo normal, donde el denominador común es el "tierra trágame". Al menos para nosotros, no tanto para Stath.

Stath (Jamie Demetriou) trabaja para una agencia inmobiliaria, que a su vez es un negocio familiar, llamada Michael & Eagle. Su padre Vasos (Christos Stergioglou), un inmigrante griego-chipriota, es el dueño del negocio pero se va haciendo mayor y empieza a buscar un sucesor. Stath hará todo lo que esté en su mano para conseguir la confianza de su padre y convertirse en el nuevo dueño. El problema es que el pobre Stath es un perfecto inepto. Su trabajo consiste en enseñar casas a potenciales interesados y conseguir alquileres.

Sin embargo, la labor de Stath como comercial se ve obstaculizada por varios defectos. El primero, una nula percepción de cuál es el comportamiento social adecuado a cada circunstancia. De este modo, Stath hará preguntas incómodas, presionará a los clientes, y tendrá salidas de tono entre lo surreal y el puro y duro exceso. También es una persona torpe, capaz de formar todo un pandemonio a partir de situaciones nimias, con perjuicio para todos los clientes e inmuebles a su alrededor.

Stath Lets Flats
Fotos de Filmin

Un pez fuera del agua

Stath lets flats causará efectos contradictorios en los espectadores, sobre todo por la naturaleza del protagonista. Podremos conectar con el hijo que trata de ganarse la confianza de su padre, con su (inútil) esfuerzo de hacer las cosas a derechas, y con algunas de sus circunstancias, que nos hacen pensar en él como en un pez fuera del agua. Por otro lado, nos crispará, pondrá a prueba nuestra paciencia con sus excesos, sus salidas de tono, y sus ardides para conseguir que alguien alquile algún piso.

El humor de Stath lets flats no es de un fino estilismo, ni se basa en una sutil ironía británica. Es un humor que no toma prisioneros. Abundan los delirios casi surreales, las situaciones incómodas y la exageración por doquier. Esto hace que nuestra actitud ante la serie pueda ser ambivalente. A ratos nos reiremos con ganas, y en  algunas ocasiones necesitaremos abundantísimas reservas de paciencia para asimilar algunos gags.

Toda esta vorágine es el sustento principal, pero si nos empeñamos podemos ver algún ligero subtexto. Hay algo de choque cultural, de diferencia de clases, del sentido de pertenencia a la familia... Pero sobre todo una mirada corrosiva a los eufemismos y métodos de las agencias inmobiliarias para colocar sus inmuebles a toda costa. Stath se comporta fuera de lugar, pero la semilla del desfase también tiene que ver con ciertos aspectos del sector. También hay una mirada crítica a algunos aspectos de la vida moderna en general. Son deliciosos los palos (metafóricos) que se llevan algunos hípsters con Stath.

Jamie Demetriou
Fotos de Filmin

La tropa de Stath lets flats

Pero no solo de Stath vive la serie. Los personajes secundarios aportan humor desde su propia idiosincrasia. La hermana de Stath, Sophie (Natasia Demetriou), es un personaje bondadoso y tranquilo pero que vive en la inopia. Su mayor deseo es convertirse en cantante y grabar canciones caseras con su amiga Katia (Ellie White). Existe una especie de subtrama romántica entre Sophie y otro miembro de la oficina, Al (Al Roberts), que pasa por ser el clásico buenazo, tímido, algo falto de carácter. Por supuesto, es importante Vasos, como dueño del negocio. Ve con resignación como su hijo Stath va dando tumbos y sembrando un improductivo caos allá por donde pasa. Aunque por otra parte, está deseando que sus hijos se vayan de casa de una vez.

Carole (Katy Wix), tiene una curiosa ambivalencia. Existe una rivalidad profesional entre ella y Stath por ser el sucesor de Vasos, pero insospechadamente tendrán unos acercamientos muy estrechos. En realidad este ajetreo laboral, y la presencia de un personaje insoportable, hace que haya cierto parecido con The office (la orginal británica), aunque el vendaval de Rick Gervais sigue siendo insuperable.

Stath lets flats consta de dos temporadas de 6 episodios cada una, siendo la duración de cada episodio de unos 25 minutos. No hay grandes diferencias entre la primera y segunda temporada a nivel cualitativo o cuantitativo, salvo que Slath se enfrenta a unos retos y responsabilidades mayores. No es un humor blanco y apacible. Requiere una predisposición a la exageración bufonesca y a situaciones realmente incómodas. Si es usted de los que se meten en las peripecias del personaje, prepárese a pasar unos cuantos ratos de bochorno ajeno y premeditado. La factura de la serie es sencilla, parece que alguien estuviera siguiendo a Stath cámara en mano, en busca de la máxima espontaneidad. 

Stath Lets Flats
Fotos de Filmin

Conclusiones de 'Stath lets flats'

Stath lets flats es una serie que no está hecha para provocar una reacción tibia. O te partes de risa o colma tu paciencia. A veces las dos cosas a la vez. La actuación de Jamie Demetriou es desaforada, excesiva y teatral. A cambio de entrar en el juego de esta comedia, encontraremos un buen número de situaciones disparatadas que, sorprendentemente, suelen ser divertidas. Merece la pena intentar dejarse bambolear por el ciclón del personaje de Stath y zambullirnos en unas risas tan desinhibidas como, a veces, incómodas. Eso sí, abandonen la esperanza de cualquier tipo de sutileza.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí