Stoker Hills es un filme de terror estadounidense dirigido por Benjamin Louis y escrito por Jonah Kuehner. Mientras unos estudiantes de cine están grabando una película de terror, la actriz es secuestrada delante de sus ojos y deciden ir a buscarla. Unos detectives de policía encuentran después las cintas grabadas por los estudiantes que se encuentran desaparecidos.

Está protagonizada por Tony Todd, Steffani Brass, David Gridley, Vince Hill-Bedford, William Lee Scott, Tyler Clark, Eric Etebari, Danny Nucci y John Beasley. La película no se ha estrenado en salas de cine comerciales y se presenta en España a través de Filmin, formando parte de la programación del Festival Terror Molins 2020, desde el día 13 de noviembre de 2020.



Stoker Hills

Crítica de ‘Stoker Hills’

Ficha Técnica

Título: Stoker Hills
Título original: Stoker Hills

Reparto:
Tony Todd (Profesor Smith)
Steffani Brass (Erica Gallagher)
David Gridley (Ryan)
Vince Hill-Bedford (Jake)
William Lee Scott (Detective Bill Stafford)

Año: 2020
Duración: 91 min
País: Estados Unidos
Dirección: Benjamin Louis
Guion: Jonah Kuehner
Música: Roc Chen
Fotografía: John Orphan
Género: Terror
Distribución: Filmin

Filmaffinity

IMDb

Sinopsis de ‘Stoker Hills’

Stoker Hills nos presenta a tres estudiantes que filman una película de terror, que se topan con algo mucho peor. Su única esperanza de sobrevivir son dos detectives que encuentran la cámara que se quedó atrás. (FILMIN).



Stoker Hills
Foto de Filmin

Una película found footage dentro de otra película

La película Stoker Hills es un refrito desigual que combina diversos subgéneros como el found footage, el slasher, el thriller policíaco o la figura del mad doctor en una trama sin demasiada lógica. Pese a lo desastroso del desarrollo del guion (con un absurdo twist final incluido), la película no está exenta de algunas buenas ideas que podrían haber dado a algo mucho más interesante.

El inicio de Stoker Hills está grabado cámara en mano al estilo found footage clásico. En este caso, los protagonistas son un grupo de jóvenes estudiantes de cine, lo que justifica el uso constante de la cámara. Menos creíble me resulta que la muevan peor que un niño de tres años. En busca del realismo, los movimientos y zooms acaban siendo tan artificiales como innecesarios por tratarse de gente que debería saber como manejar una puñetera cámara. O eso, o que cierren la escuela de cine donde estudian. Los personajes son tan estúpidos como suele suceder en este tipo de películas, otra cosa que no entiendo porqué. Siempre he pensado que construyendo unos personajes interesantes con los que se pueda empatizar harían más dramático el uso del found footage. En fin.

Festival Terror Molins 2020
Foto de Filmin

El thriller policíaco le da un impulso a la película

Como trabajo de escuela quieren filmar una película de terror con prostitutas zombis llamada Streetwalkers. La cosa pinta divertida. Para ello se van a grabar a una carretera solitaria donde la novia de uno de los dos “artistas” finge ser una prostituta. He rodado cortos más cutres que tenían más personas en el equipo técnico. Lo que ninguno de los tres se espera es que se detenga un coche y secuestre a la chica. Es un buen giro de guion. Esa primera media hora de Stoker Hills está rodada casi íntegramente con el estilo de cámara subjetiva, mareante y con unas interpretaciones bastante amateurs. Por suerte, la película cambia de estilo antes de que tiremos la papilla.

A partir de ahí, la película tiene una narrativa más convencional. Aparecen en pantalla dos detectives de la policía que encuentran las cintas grabadas por los estudiantes que ahora están desaparecidos. Me parece muy interesante lo de plantear un híbrido donde el found footage sirva como detonante para un thriller de investigación. Por desgracia, todo lo bueno de la idea acaba ahí.

Y eso que los personajes de los detectives están mejor perfilados e interpretados por actores mucho más solventes, Eric Etebari y William Lee Scott. Pero la historia no tiene suficiente fuerza. La buddy movie con estética fincheriana se combina con un tópico slasher donde los jóvenes capturados intentan sobrevivir. Llega un punto que el guion no sé si pretende ser un homenaje a todo el cine de género o es que simplemente su autor es tan torpe que se dedica a copiar escenas de otras películas para hacer avanzar su historia.  Me decanto más por esta segunda opción.

Stoker Hills
Foto de Filmin

Conclusión de ‘Stoker Hills’

Stoker Hills es una película de terror que carece de personalidad propia e imita en exceso a sus referentes. Es la ópera prima de Benjamin Louis que se muestra más acertado cuando asume una narrativa clásica que cuando hace uso de la cámara en mano. La idea más interesante de la película es proponer un híbrido entre el found footage y el thriller policíaco, haciendo que las dos tramas se retroalimenten. Sin embargo, esa idea se desaprovecha por completo y la historia nunca consigue llamar suficientemente nuestra atención. Tampoco el juego de metaficción funciona. En definitiva, un filme de terror entretenido que no tendrá demasiado recorrido en nuestra memoria.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí