Sueños de una escritora en Nueva York (My Salinger Year) es una adaptación de la novela de Joanna Rakoff, Mi año con Salinger, dirigida por el cineasta canadiense Philippe Falardeau. Ubicada en Nueva York, a finales de los años 90, la cinta nos relata la incursión de una joven aspirante a escritora en una prestigiosa agencia literaria. Un trabajo que le deparará la oportunidad de conocer al esquivo escritor J.D.Salinger.

Margaret Qualley (“Érase una vez en Hollywood“) es la encargada de dar vida a la joven Joanna y Sigourney Weaver (“Alien”, “Armas de mujer“) encarna aquí a su estirada jefa.

Sueños de una escritora en Nueva York (My Salinger Year) llega a los cines españoles el 4 de junio.



Sueños de una escritora en Nueva York (My Salinger Year)

Crítica de ‘Sueños de una escritora en Nueva York’

Ficha Técnica

Título: Sueños de una escritora en Nueva York
Título original: My Salinger Year

Reparto:
Margaret Qualley (Joanna)
Sigourney Weaver (Margaret)
Douglas Booth (Don)
Seána Kerslake (Jenny)
Brían F. O’Byrne (Hugh)
Colm Feore (Daniel)

Año: 2020
Duración: 101 min.
País: Canadá
Director: Philippe Falardeau
Guion: Philippe Falardeau
Fotografía: Sara Mishara
Música: Martin Léon
Género: Drama
Distribuidor: A contracorriente

IMDb

Filmaffinity

Tráiler de ‘Sueños de una escritora en Nueva York’

Dónde se puede comprar la novela

Mi año con Salinger
  • Rakoff, Joanna (Author)

Sinopsis de ‘Sueños de una escritora en Nueva York’

Nueva York, años 90. Joanna es una joven que aspira a ser una gran escritora que consigue trabajo en una agencia literaria como ayudante de Margaret, la agente literaria de J.D. Salinger. Entre otras tareas, Joanna debe responder las numerosas cartas que envían los fans de todo el mundo al autor de “El guardián entre el centeno”. Apartándose del protocolo, Joanna empieza a personalizar las respuestas. Mientras usa la voz de un gran escritor, comenzará a descubrir la suya.



Otro relato iniciático de búsqueda

Desde sus primeros minutos, Sueños de una escritora en Nueva York nos deja claro que la protagonista de esta cinta busca algo. Algo que le haga escapar de una vida rutinaria y falsamente acomodada. Algo en definitiva que acerque su vida a lo extraordinario. Un extraordinario que la joven y dispuesta Joanna (Margaret Qualley) cree poder encontrar a través de la literatura.

Joanna sueña con ser escritora y aunque no escribe todo lo que debería, la ciudad de Nueva York se despliega ante ella como el lugar ideal para cumplir sus sueños. Más aún, cuando consigue entrar a trabajar en una prestigiosa agencia literaria, bajo la tutela de Margaret (Sigourney Weaver). Con un cometido muy particular, contestar la numerosa correspondencia que los lectores envían al mítico J.D. Salinger. Una tarea monótona y rutinaria que Joanna acabará trasgrediendo, para contestar ella misma cartas personalizadas.

Una decisión, fruto de su alma escritora, que enfrentará a Joanna con sus sueños y ambiciones. ¿Quiere Joanna apostar por su carrera literaria o prefiere desarrollar una vida laboral más confortable dentro de la agencia?

Sueños de una escritora en Nueva York
Fotos de IMDB

Un periodo de cambio muy bien trasladado a la gran pantalla

Una decisión que Joanna tiene la suerte de tomar en un periodo de ebullición artístico y social. En cada esquina de Nueva York uno puede toparse con una librería o con un recital de poesía. Son los años noventa y una nueva época parece estar barriendo con los viejos tiempos. Las viejas máquinas de escribir ven amenazado su reinado por los modernos ordenadores. Aunque en la agencia de Joanna todo parece detenido en el tiempo.

Y es precisamente en esa reproducción de una época pasada donde Sueños de una escritora en Nueva York consigue uno de sus puntos fuertes. El diseño de producción está cuidado al detalle, con una reproducción majestuosa de la agencia literaria. Con unos magníficos despachos de madera, fotografías de literatos cuidadosamente escogidas y un logrado color sepia. Y junto a ello, el diseño de vestuario que se adapta a la perfección al tono entrañable y optimista del conjunto.

En un esfuerzo creativo que la intérprete Margaret Qualley sabe sacar partido. Con una interpretación muy realista en la que se mezcla la inocencia con la picardía. Y la delicadeza con la disposición absoluta a lograr una meta. Aunque si bien creo que Qualley brilla en su rol, al lado la gran Sigourney Weaver está francamente desdibujada. En su aspiración de emular a la Miranda Priestly (“El diablo viste de Prada”), lo que logra es una interpretación pasada de vueltas.

My Salinger Year
Fotos de IMDB

Entrañable, pero sin aportar nada sobre la figura de Salinger

Interpretaciones, eso sí, que no desentonan con el tono entrañable que guía toda la cinta. Porque Sueños de una escritora en Nueva York es una película muy agradable de ver, en su forma y en su fondo. En ella no hay rastro de reivindicación social o intentos de armar un sesudo relato. Y en ocasiones se agradece.

Aunque su fallo más imperdonable es desaprovechar la oportunidad de haber aportado algo sobre la figura de J.D. Salinger. Si bien aquí la cinta ha sido traducida como Sueños de una escritora en Nueva York, el título original es My year with Salinger. Un título que presupone una presencia significativa del autor o un acercamiento a la figura del creador de El guardián entre el centeno. Sin embargo, la presencia de Salinger en la película es meramente anecdótica e incluso un tanto paródica. Siendo lo más interesante de todo ello, la pasión que un Salinger, al final de su vida, trasmite a Joanna por las letras.

Sueños de una escritora en Nueva York
Fotos de IMDB

Conclusión ‘Sueños de una escritora en Nueva York’

En definitiva, estamos ante una película imperfecta pero provista de un encanto no apto para todos los paladares. Sirviéndose de una premisa muy atractiva, si logras entrar en ella podrás disfrutar de una cinta puramente evasiva. Una historia afable, que malgasta la presencia de J.D. Salinger, pero que aprovecha el rebufo de brillo que va desprendiendo Margaret Qualley.

Sueños de una escritora en Nueva York desprende buenos sentimientos y pasión por lo que uno hace y solo eso merece una oportunidad. Porque la sensación de que uno puede tener un camino es muy grata.

Reportaje de Sueños de una escritora en Nueva York en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí