You should have left es una película de terror estadounidense producida por Blumhouse e inscrita en el subgénero de casas encantadas. El director es David Koepp (El último escalón, La ventana secreta). En el reparto destacan Kevin Bacon (Mystic River, Sleepers), Amanda Seyfried (Mank, La apariencia de las cosas), y Avery Tiu Essex. Está inspirada en la novela homónima del escritor alemán Daniel Kehlmann. En principio estaba previsto su estreno en cines, pero hubo de suspenderse debido a la pandemia de Covid 19. En EE.UU se entrenó en vídeo bajo demanda el pasado 18 de junio, y en España se podrá ver a partir del 5 de junio en Movistar.



You Should Have Left

Crítica de ‘You Should Have Left’

Ficha Técnica

Título: You Should Have Left
Título original: You Should Have Left

Reparto:
Kevin Bacon (Theo / Stetler)
Amanda Seyfried (Susanna)
Lowri Ann Richards (Mujer galesa)
Colin Blumenau (Shopkeeper)
Avery Tiiu Essex (Ella)
Eli Powers (Asistente de Susanna)
Joshua C Jackson (Asistente de producción)

Año: 2020
Duración: 93 min.
País: Estados Unidos
Director: David Koepp
Guion: David Koepp. Libro: Daniel Kehlmann
Fotografía: Angus Hudson
Música: Geoff Zanelli
Género: Thriller
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘You Should Have Left’

Sinopsis

El banquero retirado Theo Conroy (Kevin Bacon) alquila una casa de campo en Gales para pasar unas vacaciones en compañía de su esposa Susanna (Amanda Seyfried) y su pequeña hija Ella (Avery Essex). Sin embargo, la familia experimenta extraños fenómenos que les ponen en peligro



Un retiro lejos del mundanal ruido

You should have left sigue la inveterada tradición de la familia que sufre experiencias inexplicables en una casa a la que acaba de llegar. Theo Conroy (Kevin Bacon) es un banquero retirado con un alto poder adquisitivo, casado con Sussana (Amanda Seyfried), una actriz mucho más joven que él. Tras una curiosa experiencia en un rodaje, deciden irse de vacaciones, junto con su hija Ella (Avery Tiu Exxex), a una retirada casa de campo en Gales que han alquilado por internet. Y como no podía ser de otra forma, cosas raras comienzas a ocurrir.

Aunque para ser precisos ya ha ocurrido algo inquietante antes. El mismo inicio de la película nos muestra una inquietante pesadilla de Theo en la que Ella no tiene buen final. Evidentemente la casa está lejos de cualquier vecindad, y el pueblo más cercano está a unas cuatro millas. Como variante respecto a otras películas de casas encantadas encontramos que el edificio no es una caserón gótico, de estilo antiguo y tradiciones oscuras. La casa en cuestión es de un estilo moderno, contemporáneo y, según nos cuentan, tiene unos cuatro años.

Además de toda la parafernalia de amenazas caseras de índole inexplicable, se nos va filtrando que el personaje de Theo tiene una sombra en su pasado. Algo que le produce sentir una enorme culpabilidad, y eventuales estados de ansiedad que trata de mitigar mediante unas especie de cintas terapéuticas y con la escritura de un diario. No es difícil adivinar que quien más se ve influido por el extraño influjo de la casa es el propio Theo, que parece llevar también unos fantasmas dentro de sí.

Kevin Bacon,
Copyright Universal Pictures

Primeros síntomas

You should have left utiliza trucos de eficacia probada, pero de originalidad escasa. Lo que no quiere decir que eventualmente estos recursos no estén utilizados con habilidad. Los pasillos de la casa son intrincados, incluso más de lo que parece. Su arquitectura es extraña y desconcertante, como si adquiriese la categoría de laberinto. Theo se va encontrando incluso con estancias y lugares adicionales que en principio habían pasado desapercibidos. Por no decir que directamente son habitaciones secretas.

Otra propiedad inusual de la casa es que el tiempo es bastante relativo. Las horas pasan con una irregularidad alarmante, y lo que en apariencia es un minuto en realidad tiene una duración de horas. Este detalle junto con los vívidos sueños de Theo, indistinguibles de la realidad, son las dos bazas más eficaces para conseguir cierto asombro del espectador. Lo demás sabe demasiado a fórmula. Un referente que parece claro es El resplandor. Sobre todo por la forma en que el carácter de Theo se va volviendo cada vez más agrio y obsesivo. Como si sufriera una extraña conexión con la casa.

La incomodidad familiar va creciendo hasta niveles realmente incómodos, particularmente para Sussana y Ella. Mientras tanto, Theo explora la casa en todas sus dimensiones y encuentra curiosidades arquitectónicas desconcertantes, como que por ejemplo una habitación sea más larga que su parte correspondiente de la fachada. Por si fuera poco la revelación de varios secretos intrafamiliares enrarece todavía más el ambiente. En algún punto de la película, también hay referencias a Lo que la verdad esconde (2000) de Robert Zemeckis.

You Should Have Left
Copyright Universal Pictures

El desarrollo de You should have left

Uno de los alicientes para plantearse ver You should have left es el recuerdo de la estupenda El último escalón (1999), donde David Koepp ya dirigió a un atribulado Kevin Bacon en una historia de terror. Desde luego, tener este antecedente en mente nos llevará a la decepción, por el mero hecho de que You should have left no se acerca al nivel de aquélla. En esta ocasión, aunque Koepp, rueda con esmero y la factura es resultona, al menos para una película de bajo presupuesto, falla en la creación de un clima sugestivo. El meollo, el cambio a una marcha mayor, la intensidad, se posponen demasiado. Como si todos los recursos amenazadores es concentraran en su mayoría en el último acto.

Hasta ese momento la película resulta algo plana. Plantea un misterio que se desarrolla de forma  letárgica y no muy original. Lo que no quiere decir que no haya momento intercalados de interés. David Koepp es un guionista veterano que ha trabajado con Spielberg (Parque Jurásico, La guerra de los mundos) o con Brian de Palma (Atrapado por su pasado, Ojos de serpiente). Y como director tiene detalles interesantes, como la ya mencionada El último escalón, o La ventana secreta. Sin embargo aquí no logra emerger de un nivel demasiado estándar.

Las actuaciones son correctas. Está el factor de que entre Bacon y Seigfried haya una considerable diferencia de edad, lo que restaría credibilidad. Pero en algunos instantes la película se toma un poco a chufla este detalle, que además tiene cierta correlación con algún comportamiento del personaje de Theo. La química entre ambos es discreta, pero por separado sus actuaciones son cumplidoras. Y esa es la principal sensación que nos deja You should have left. Una película que cumple con el expediente, pero sin excesiva brillantez.

You should have left
Copyright Universal Pictures

Conclusiones de ‘You should have left’

Aunque es cierto que You should have left tiene cierto oficio, y que David Koepp configura una obra de cierto interés, la película está enfocada a una feligresía ya convencida del género de terror. Resulta excesivamente morosa y tributaria de otros largometrajes y además posterga el clímax demasiado. La parte buena, además de unas interpretaciones decentes, es que la película es breve y fácil de ver. Tanto como de olvidar.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí