Sweat es un drama-psicológico escrito y dirigido por el cineasta sueco Magnus von Horn. Una producción polaca que nos sumerge en la frenética vida de una joven influencer. Teniendo en cuenta el impacto y lo influyente que suelen ser estas personas en el día a día de las generaciones más jóvenes, la cinta intenta mostrar al espectador la cara de la moneda más imperfecta y menos visible de ellos. Sweat estuvo presente en varios de los festivales de cine más importantes a nivel global, como son el Festival de Cine de Cannes o el Festival Internacional de Chicago; en el caso de este último, siendo galardonada a Mejor Película y Mejor Dirección Artística. Un enérgico, delirante por momentos y catártico viaje por la vida de la joven Sylwia Zajac.

La película está protagonizada por Magdalena Kolesnik, Julian Swiezewski, Aleksandra Konieczna, Zbigniew Zamachowski o Lech Lotocki, entre muchos otros. Sweat llegará a las salas de cine españolas, este próximo 21 de mayo.



Sweat

Crítica de ‘Sweat’

Ficha Técnica

Título: Sweat
Título original: Sweat

Reparto:
Magdalena Kolesnik (Sylwia Zajac)
Julian Swiezewski (Klaudiusz)
Aleksandra Konieczna (Basia)
Zbigniew Bielawski (Fryderyk)
Lech Lotocki (Andrzej)
Magdalena Kuta (Danuta)
Wiktoria Filus (Zosia)
Katarzyna Cynke (Marieta)
Mateusz Król (‘Luksus’)
Andrzej Soltysik (TVN presenter)
Karolina Krawczynska (Jack)
Diana Krupa (Paulina)
Adrian Budakow (Enfermero)

Año: 2020
Duración: 100 min.
País: Polonia
Director: Magnus von Horn
Guion: Magnus von Horn
Fotografía: Michal Dymek
Música: Piotr Kurek
Género: Drama
Distribuidor: Elamedia

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Sweat’

Sinopsis

Sweat, una de las películas más comentadas de la selección de Cannes de este año, puede pensarse como La soledad de la influencer de fondo, el alienado y desesperado reverso de los smoothies energéticos, los outfits deportivos de diseño, el unboxing y los mensajes motivacionales. Seguimos durante tres días a Sylwia, la @PatryJordán polaca, tras el momento en que abre una fisura en su ficción fitness de tonos pastel: una confesión desencajada en Instagram en la que admite lo solitaria que es su vida. Porque la viralidad tiene un precio. (Elamedia)



Sudando sangre

Es realmente sorprendente el ritmo álgido con el que arranca la cinta, que va en aumento hasta sumir al espectador en una clase de spinning cinematográfica. Con una atrayente y absorbente estética neo-noir, uno compra desde el minuto uno el relato milennial que pretende contarnos Magnus von Horn. Aunque la película parezca que vaya a tomar una dirección bastante obvia, Sweat acaba siendo una película tremendamente oscura e impredecible por momentos; llegando a recordar por momentos, al cine de directores como Darren Aronofsky.

La frenética acción que se va desarrollando ante los ojos del espectador, se ve también acompañada por una caótica y brillante dirección por parte del director. Resulta brillante la dirección de esta cinta, principalmente por la manera tan genuina y fluida que tiene de plasmar el estado emocional y mental de la protagonista. Se ve con claridad, que estamos ante un realizador que no tiene miedo a jugar con la cámara y ofrecer nuevas experiencias visuales a su audiencia. Del mismo modo, la película cuenta con innumerables elementos pop-art y referencias al mundo digital actual; como pueden ser los directos por redes sociales, selfies, clases online, etc… Sin duda se podría afirmar con rotundidad, que el trabajo realizado por Magnus von Horn y Michal Dymek (director de fotografía) es de los más estimulantes de lo que va de temporada cinéfila.

Magdalena Kolesnik,
Fotos de Elamedia

La soledad stremeada

Poco se está hablando y esperemos que eso cambie, de la espectacular interpretación que nos ofrece la joven actriz polaca Magdalena Kolesnik. Es un torbellino de emociones el arco argumental por el que tiene que atravesar el personaje de Sylwia Zajac. Sin caer en una interpretación forzada o frívola (lo cual era bastante fácil de caer en ello),  Magdalena Kolesnik impregna a este personaje de una verdad, fuerza, fragilidad y valentía que apasiona a raudales. Será cuestión de tiempo, que está actriz acabe por explotar más allá de las fronteras de su país y siga  conquistando al  público internacional en futuros proyectos.

Aunque Magdalena Kolesnik tiene la mayor parte del mérito, también hay que reconocer el gran personaje construido por el cineasta y guionista de Sweat. No solo es algo que se remite al personaje de Sylvia, sino que llegamos también a ver otros personajes sumamente interesantes, que presentan muchas luces y sombras durante el film. La subtrama intrafamiliar entre la protagonista y su madre, deja ver muchas de las carencias y luchas internas por las que tiene que atravesar esta influencer; algo que del mismo modo, sucede en el plano amoroso de ella.

Pese a ser una figura conocida en las redes por motivar a sus seguidores, ella se ve incapaz o carece de las herramientas emocionales para lidiar con ciertos problemas personales. Esa incomunicación  que vemos en Sylvia, resume de buena forma la soledad por la que atraviesan muchos jóvenes de hoy en día. Esa soledad que puede abrirse paso en nuestras vidas, por el cambio drástico que hemos tenido en nuestra manera de comunicarnos con los demás.

Sweat
Fotos de Elamedia

Incomoda lo imperfecto

La principal razón por la que me entusiasma enormemente Sweat, es por el importante mensaje que termina trasladando a la audiencia. En una sociedad en lo que lo importante es la apariencia, gente como los llamados “influencers” no pueden permitirse ni por un segundo mostrar sus inseguridades, fragilidades humanas o el mero hecho de equivocarse de forma puntual. No es para nada exagerado lo que sucede en el film y puede que haga abrir los ojos a más de uno de la locura de sociedad que hemos creado. Nos olvidamos que detrás de esas pantallas, hay gente de carne y hueso que tiene las mismas inseguridades y problemas personales que la mayoría de nosotros. En cambio, creemos vernos legitimados a insultar e incluso a amenazar a esta gente por el hecho de ser figuras públicas.

Por otro lado, es una auténtica catarsis la que llevamos a ver en Sweat, teniendo un clímax final que deja el corazón en un puño al espectador que lo está presenciando. Es de esas películas que te tiene literalmente agarrado a la butaca del cine, perplejo por la fantasía neo-noir con la que nos obsequia este interesante director sueco. También se desliga un poco de lo que nos tiene acostumbrados el cine polaco, siendo un trabajo muy revitalizante y excitante de ver como amante del cine.

Sweat
Fotos de Elamedia

Conclusión de ‘Sweat’

Sweat es una frenética y absorbente joya del cine polaco, que invita al espectador a sumergirse en uno de los viajes más excitantes de esta temporada cinematográfica. Una película neo-noir con una estética muy atrayente y que a su vez cuenta con elementos del pop-art.

Desde luego uno de los títulos menos sonados e infravalorados (al menos por ahora), que me da la sensación como crítico y amante del cine, que entusiasmara al gran público español que vaya a verla. Magnus von Horn demuestra tener una mirada muy particular y rompedora sobre la realidad actual, que lo deja reflejado brillantemente en Sweat. En definitiva, una de esas películas que hacen que salgas del cine sediento de más.

Reportaje de Sweat en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí