Agamenón, Volví del supermercado y le di una paliza a mi hijo, monólogo escrito por Rodrigo García, obtuvo el premio Ubú 2004. Se trata de una adaptación dirigida por Eduardo Recabarren. El trabajo actoral destaca gracias a la puesta de escena. Recordarás, reflexionarás y alguna lagrimilla te caerá.

Agamenón, Volví del supermercado en el teatro Umbral

Disponible durante este mes de noviembre en Teatro Umbral, c/ Primavera 9 MADRID.

Agamenón

Sinopsis

Un padre realiza un viaje iniciático al supermercado. Después de enfrentarse a la cajera y al encargado del súper, vuelve a casa. Ilusionado, muestra a su hijo un chándal diez tallas más grande que ha comprado y le obliga a ponérselo. Acto seguido, la familia se monta en el coche y termina en un Kentucky Fried Chicken, donde el padre le explicará a su familia el concepto de “tragedia”  usando bandejas de comida y alitas de pollo. No parece que este viaje vaya a terminar bien.

El elenco

Diego Vélez protagoniza Agamenón, Volví del supermercado y le di una paliza a mi hijo. Es un actor con una mirada intensa que puede cargar con la responsabilidad de dar vida a un personaje como este, al que odiarás por su agresividad pero con el que simpatizarás por su gran teoría.

Angela Vargas da vida a cuatro personajes: una madre, una artista con dotes musicales, una cajera de supermercado y una limpiadora del KFC. Cada uno de ellos despierta un sentimiento diferente en nosotros al tiempo que nos hace reír.

Juan Manuel Garrido, con un brillo especial en los ojos y con gran ingenuidad, nos hace creer que es un niño de verdad. Pero además de a un niño, interpreta a otros dos personajes: a un guardia de seguridad con ciertos aires y a Orestes. Impresiona la facilidad y la rapidez con la que transita entre los personajes.

Conclusión

Una original y gran puesta en escena por parte de Eduardo Recabarren hace protagonistas a tres maravillosos actores y crea una realidad a la que entramos de lleno.

Partiendo del monólogo escrito por Rodrigo García, Agamenón, Volví del supermercado y le di una paliza a mi hijo es una obra que se aleja de lo convencional muy digna de verse.

Eduardo Recabarren crea un entorno conocido y se asegura de que conectemos emocionalmente con la obra a través de la sensibilidad de los actores. Cabe también destacar la peculiar manera en que da comienzo, rompiendo la cuarta pared y despertando el sentido del olfato.

Muchas veces olvidamos lo que de verdad nos hace felices. Ver esta obra es una buena forma de recordarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here