Crítica de “Malos tiempos en El Royale”, nostalgia noir según Drew Goddard

Malos tiempos en El Royale (Bad Times At the El Royale) es el segundo largometraje de Drew Goddard (La cabaña en el bosque). Cuenta la historia de siete extraños, muchos con un secreto que esconder, que se dan cita por casualidad en un decadente hotel, en el que eventualmente todos acabarán mostrando su verdadera cara y hallando una última oportunidad para redimirse. Jeff Bridges, Chris Hemsworth, John Hamm y Dakota Johnson encabezan el atractivo reparto de este noir que llega a los cines españoles el próximo 16 de noviembre.



Malos Tiempos en el Royale

Crítica de Malos tiempos en El Royale

Ficha técnica

Título: Malos tiempos en El Royale
Título original: Bad Times at the El Royale

Reparto:
Chris Hemsworth (Billy Lee)
Dakota Johnson (Emily Summerspring)
Jon Hamm (Laramie Seymour Sullivan / Dwight Broadbeck)
Cynthia Erivo (Darlene Sweet)
Jeff Bridges (Padre de Daniel Flynn / Dock O’Kelly)
Cailee Spaeny (Rose Summerspring)
Lewis Pullman (Miles Miller)

Año: 2018
Duración: 141 min.
País: Estados Unidos
Director: Drew Goddard
Guion: Drew Goddard
Fotografía: Seamus McGarvey
Música: Michael Giacchino
Género: Thriller. Comedia Negra
Distribuidor: 20th Century Fox

Filmaffinity

IMBd

Tráiler

Sinopsis

Siete extraños, cada uno con un secreto que enterrar, se conocen en el El Royale del Lago Tahoe, un hotel en ruinas con un oscuro pasado. En el transcurso de una fatídica noche, todos tendrán una última oportunidad de redención… antes de que todo se vaya al infierno. (20th Century Fox)

Premios

  • Festival de San Sebastián: Película de clausura (fuera de concurso)


De la cabaña al Royale

La ópera prima de Drew GoddardLa cabaña en el bosque (2011), ganó rápidamente el estatus de culto gracias a su ingeniosa forma de rendir tributo a los clichés del género de terror, y eso que le costó llegar a los cines al pillarle de lleno la bancarrota de su productora, MGM. Tras firmar el guion de Marte, una de las producciones más exitosas del 2015, Goddard ya se puede considerar de la élite de Hollywood, así que para su segundo largometraje como director y guionista, ha podido reunir a un elenco de primer nivel y tener el respaldo de un gran estudio.

Malos tiempos en el Royale es una película completamente original, lo que siempre supone un riesgo para la taquilla, aunque el ajustado presupuesto (35 millones de dólares) podría amortiguar el plausible fracaso. Pero en esta ocasión, no es tan probable que pueda revalorizarse con el tiempo como obra de culto.

Malos Tiempos en El Royale

La larga sombra de Tarantino

Goddard se toma su tiempo para exponer el escenario y a los personajes de un relato noir a lo Agatha Christie; la presentación evoca directamente a Tarantino, especialmente a Los odiosos ocho (2015), dada la forma en la que dosifica la información, separa los puntos de vida por episodios, y deja que sus personajes conversen para asentar el tono. Pero por muy buen guionista que sea, Goddard carece de la chispa y la creatividad que tiene el director de Kill Bill al escribir diálogos.

Por tanto, ni termina de exprimir el potencial de los personajes, ni mantiene siempre controlado el ritmo de la narración. El film dura dos horas y veinte que se perciben innecesarias, sobre todo cuando la debutante Cynthia Erivo se dispone a cantar… por tercera o cuarta vez. Y sin cortes.

Malos Tiempos en El Royale

Aquellos oscuros años 60

No obstante, Goddard consigue mantener viva la atención del espectador gracias al eficiente manejo del suspense y al buen puñado de sorpresas y giros desconcertantes que posee el relato hasta poco antes del desenlace, pues este resulta mucho más rutinario y convencional de lo que cabría esperar. Antes de llegar a él, y valiéndose del bagaje de los personajes, dibuja una América de los años 60 bastante turbia: la guerra de Vietnam, el auge de las sectas, el racismo, la corrupción, el auge del consumo de drogas, asesinatos, chantajes…

La película apela a la socorrida nostalgia para ambientarse a finales de una década particularmente oscura para la historia de unos Estados Unidos que comenzaron los 70 en busca de una redención que, al igual que pasa con algunos de los huéspedes de El Royale, no siempre llega a tiempo.

Malos Tiempos en El Royale

Conclusiones

Malos tiempos en El Royale es bastante irregular, pero goza de un trasfondo rico en matices y un atractivo reparto en el que destacan particularmente Jeff BridgesLewis PullmanDakota Johnson y John Hamm, siendo los dos primeros los que tienen los personajes mejor desarrollados del conjunto.

Por las expectativas generadas, se supone que Chris Hemsworth es la carta escondida bajo la manga para la traca final, pero el actor no se muestra tan carismático como en las últimas ocasiones en las que ha encarnado a Thor, y su villano resulta ser el típico charlatán imprevisible (como el Negan de The Walking Dead) que provoca más tedio que miedo.

Con todo, y aunque se crea mejor de lo que en realidad es, la estancia en El Royale es lo bastante curiosa como para que valga la pena pasar una velada en sus decadentes instalaciones.

Si quieres conocer otra opinión de esta película dirígete AQUÍ

CALIFICACIÓN: 6/10

Nuestra puntuación

Puntuación de los usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Comunicólogo cinematográfico que salió de Tenerife para estudiar comunicación en Salamanca y cine en Córdoba,  actualmente afincado en Lisboa, ciudad de la luz, donde afortunadamente solo se doblan las películas infantiles. Devora cine pero ve series a su ritmo, no al que le marca el mundo. No le hace ascos a ningún género, aunque reconoce que los mafiosos le dan un poco de pereza si no salen del cine de James Gray. Una vez persiguió en enjambre a Isabelle Huppert por una exposición fotográfica sobre ella. Siendo el otro fanboy desde el 2007.

Jorge Blanch

Comunicólogo cinematográfico que salió de Tenerife para estudiar comunicación en Salamanca y cine en Córdoba,  actualmente afincado en Lisboa, ciudad de la luz, donde afortunadamente solo se doblan las películas infantiles. Devora cine pero ve series a su ritmo, no al que le marca el mundo. No le hace ascos a ningún género, aunque reconoce que los mafiosos le dan un poco de pereza si no salen del cine de James Gray. Una vez persiguió en enjambre a Isabelle Huppert por una exposición fotográfica sobre ella. Siendo el otro fanboy desde el 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This