The Cleansing Hour es una película que se ha dado a conocer en el ámbito hispanohablante especialmente por su participación en el Festival de Sitges de 2019. La película, dirigida por Damien LeVeck, parte de un cortometraje que el propio director dirigió en el 2016, solo que esta vez se han añadido más escenas. Cómo sucede en este tipo de experimentos… ¿Logrará la película mantener el ritmo?



Crítica de ‘The Cleansing Hour’

Skubalon

Ficha Técnica

Título original: The Cleansing Hour

Reparto:
Ryan Guzman (Max
Kyle Gellner (Drew)
Emma Holzer (Riley)
Tara Karsian (Voz de la poseída)
Alix Angelis (Lane)
Joanna David (Schoolmarm)

Giuilia Nahmany  (Madre)
Lucretia Love (Deidre)
Chris Lew Kum Hoi (Chris)
Daniel Hoffmann-Gill (Tommy
)

Año: 2019
Duración: 94 min
País: Estados Unidos
Director: Damien LeVeck
Guion: Damien Leveck, Aaron Horwitz
Género: Terror
Productora: Skubalon

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de ‘The Cleansing Hour’

Sinopsis 

Max y Drew son dos timadores profesionales que se dedican a retransmitir exorcismos vía online para ganar fama y dinero. Pero está claro… que son un montaje. Sin embargo, una noche ocurrirá algo extraño y uno de los exorcismos se sale del control. Todo en vivo y en directo.



Los exorcismos ya no están de moda

The Cleansing hour juega a un argumento plenamente pasado de moda si tenemos en cuenta que las películas de exorcismos, a punto de llegar al 2020, resultan ya algo más que manidas. Precisamente, la película sabe esto y por eso explota su vis más caricaturesca, antes de ofrecer algo más serio.

Nos encontramos ante un show, un evento online que perpetran los personajes interpretados por Ryan Guzman y Kyle Gallner. Una auténtica farsa, que parodia muchos de los programas norteamericanos a la carta, en la que deben deshacerse desde un exorcismo. The Cleansing Hour tiene en cuenta su propia contemporaneidad, y por ese motivo incluye elementos satíricos, pero que no dejan de ser ciertos, como los comentarios que suceden en directo sobre el programa, que aparecen proyectados en la pantalla, el merchandising oficial del Vaticano, que aparece lanzado como una burla en la cara del espectador… El posmodernismo en todo su esplendor, justo la antítesis de la obra magna de Friedkin.

Todos estos elementos contemporáneos son los que más aparecen como elemento distintivo de la película. Junto a ello, violencia y gore, que para un espectador cualquiera podría sentir un exceso de violencia, pero lo cierto es que en el fondo la película es un cuento de la cripta que acaba mal y con un tono más adolescente de lo habitual. Efectivamente, habrá un exorcismo real…

The Cleansing hour

Exorcistas Fake

Así pues, la primera parte de The Cleansing Hour se nos presenta el modus vivendi de estos personajes que en realidad no son más que unos estafadores, y lo cierto es que el perfil psicológico que se hace de ellos es bastante pobre. Vemos como evidentemente incumplen todos los mandamientos, algo con lo que la película quiere hacer mofa, pero que simplemente pasa como rutina. Y así transcurre esta primera parte de The Cleansing Hour, que ciertamente le falta bastante mala baba para conseguir tener algo de interés.

Pretende el filme también mostrar las conexiones con el público online mediante una serie de sobreimpresiones que resultan ser los comentarios en directo de los espectadores que ven el programa, y, que en realidad, no aportan demasiado al desarrollo de The Cleansing Hour, más allá de escenificar el show. Ni siquiera se puede hacer broma con ellos, porque a duras penas son legibles.

The Cleansing Hour

Las comparaciones son horribles

Sí, comparar está mal. Pero es inevitable. Lo cierto es que la perfecta puesta en escena que tenía El Exorcista (1974) y que conseguía poner los pelos de punta con su simple atmósfera, se le da la vuelta aquí con un desparrame de gore y líquidos que mezclan la hemoglobina y lo negruzco. Estaba claro que no podíamos esperar algo serio, pero aquí suena todo ya a demasiado visto y reutilizado. Una farsa circense que sólo puede gustar a los aficionados al género del terror y la comedia, pero que incluso estos quedarán indiferentes.

Desde luego, no hay ni una escena en toda la película que consiga reproducir ni siquiera una décima parte de lo que consiguió el filme de Friedkin.

The Cleansing Hour

A la película, está claro que le sobra desparpajo

Así pues, The Cleansing Hour se sustenta exclusivamente en el desparpajo y en alguna idea suelta. Algunos efectos especiales están bien conseguidos, especialmente los que hace referencia al demonio. Mientras que otros, como son esos subseres demoníacos, cantan por su efecto digital. The Cleansing Hour está hecha con bajo presupuesto, pero consigue bien esconder sus dineros, especialmente los defectos del filme. A pesar de estar rodada prácticamente en un solo escenario, no es la falta de dinero el problema de la película. Podríamos decir que el diseño de producción cumple con lo que tiene entre manos.

No hay ninguna secuencia que resulta realmente impactante en la película. Como la propia telebasura que refleja el programa de televisión, la película se ve como un show parodia del propio subgénero del exorcismo (¿Como aquella película de Leslie Nielsen?) pero que no tiene ninguna secuencia que sea capaz de ser recordada después de una semana del visionado del filme.

Conclusión de The Cleansing Hour

The Cleansing Hour es un mero entretenimiento que tiene claro desde el primer segundo que es carne de festivales. Su combinación entre humor y terror está bien, pero no puede decir uno después de verla que la ha cambiado la vida.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí