The Silence (2019), o como a mí me gusta llamarla But not lambs, es una coproducción alemano-estadounidense de terror dirigida por John R. Leonetti.

Con un guion adaptado de Carey y Shane Van Dyke ( Shane «The Asylum» Van Dyke) basado en la novela de terror del mismo título de Tim Lebbon (2015).

Interpretada por Kiernan Shipka y Stanley Tucci en sus roles principales, se estrenó mundialmente en la plataforma Netflix el pasado 10 de Abril con vistas a su estreno en cines alemanes para el próximo mes de Mayo ¿?.

Ante la avalancha de críticas negativas sobre una cinta más de monstruos como tantas, ni mejor ni peor que las otras, rompo una lanza, eso sí pequeña, a favor de esta modestísima producción que no creo que ni pretenda ni logre cambiar el estatus de este tipo de películas.

La interpretación de la hija de Don Draper es más que aceptable, Stanley hace de Tucci y reseño, eso sí, unos excelentes efectos visuales que están bastante por encima de la media del film.



The Silence

Crítica de The Silence

Ficha Técnica

Título: The Silence
Título original: The Silence

Reparto:
Stanley Tucci (Hugh Andrews)
Kiernan Shipka (Ally Andrews)
Miranda Otto (Kelly Andrews)
Kate Trotter (Lynn)
John Corbett (Glenn)
Kyle Breitkopf (Jude Andrews)
Dempsey Bryk (Rob)
Billy MacLellan (El reverendo)
Chris Whitby (Hombre con escopeta)

Año: 2019
Duración: 90 min.
País: Alemania
Director: John R. Leonetti
Guion: Carey Van Dyke, Shane Van Dyke (Novela: Tim Lebbon)
Fotografía: Michael Galbraith
Música: Tomandandy
Género: Terror. Ciencia Ficción
Distribuidor: Netflix

Tráiler

Sinopsis

Durante la investigación en unas cuevas profundas, un equipo de espeleólogos desentierra a una desconocida especie de criaturas similares a los pterosaurios (mezcla de avispas, murciélagos, y seres casi translucidos) que son ciegos y se guían solo por el ruido, por muy leve que sea, con un voraz apetito por la carne humana.

En muy poco tiempo invaden todas las ciudades, llevando a la población a huir a las zonas campestres donde el ruido evidentemente es menor y la posibilidad de sobrevivir a la plaga, evidentemente mayor.



La familia

El padre (Stanley Tucci), la madre, la hija adolescente y sorda (Kiernan Shipka), el hijo y la abuela que con la excusa de que Gandalf también fumaba sigue su ejemplo.

A ellos se unen el famoso tito de todas las cintas y mejor amigo del padre Glenn (John Corbett), más bruto que la mermelada de panceta y el perrito de los eggs que vaya el calor que da el puñetero perro.

Nada nuevo bajo el sol; el ex de la Parker que como se intuye dura menos que un trabajo a Pocholo, las carreteras interestatales totalmente bloqueadas, los típicos sustos derivados del famoso perrito y la adicción de la abuela a la nicotina, y como broche la típica americana defensora de la propiedad privada la cual es respondida con todo el cariño del mundo por los famosos depredadores.

The Silence

La hija sorda (que no muda) que se comunica con su noviete a través de la tablet y que le comunica que sus padres han muerto ya que ellos decidieron quedarse en la ciudad.

Para colmo aparece un reverendo recién sacado del reestreno de El Exorcista (1973), cabeza visible de una secta de no ruidosos y con una pinta de ser más depravado que el Marqués de Sade al cual le da por preguntar acerca de la capacidad de procrear de la niña sorda.

En fin amigos, hasta aquí puedo leer, no crean que queda mucho más, la previsibilidad es la base de esta cinta y el final no va a ser diferente.

Padre e Hija  

El padre (Stanley Tucci), hombre el neoyorquino hace lo que puede en un tipo de cinta que no es habitual para él, aunque tenga una carrera más prolífica que Vargas LLosa, aún lo recuerdo y lo disfruto de su insufrible papel en la genial obra de Spielberg La Terminal (2004).

Padre de familia que hace lo que puede y más por protegerla pero que se ve arrastrado ante la impotencia de unos seres que son literalmente imposibles de domesticar.

Ya que hoy no hablamos de obras maestras, ni buenas películas, ni incluso joyitas menores, me voy a permitir el lujo de recomendaros al bueno de Stanley como complemento de la maravillosa Cher en la infravalorada Burlesque (2010).

The Silence

La hija sorda (Kiernan Shipka), ya prometía y mucho la hija de Don «Mad Men» Draperque combinó los episodios en la genial serie con películas quizás menores pero en las que aportaba su ápice de talento.

Un pequeño atasco coyuntural y Netflix al rescate en la diferente Las escalofriantes aventuras de Sabrina (2018).

Pues es el verdadero alma máter de The Silence ya que en ella recae todo el peso de la historia, ejecutando perfectamente su papel de sorda aunque haya quien ha criticado a la productora por no elegir a una chica sorda de verdad para el papel, pero leches ni que para el papel de un violador haya que irse a la extinta Alcatraz.

Tras la cámara

El director (John R. Leonetti), evidentemente no me voy a poner a defender a The Silence como si de Los pájaros (1963) se tratase porque sería absurdo pero tampoco seré yo quien tire la primera piedra.

El estadounidense, colaborador habitual como director de fotografía de Wan, James Wan, en varias películas, con dos secuelas en su haber que quizás las podíamos obviar para no hacer sangre, tuvo su mayor éxito como director con Annabelle (2014) y aquí aunque sea un pequeño pasito atrás creo que lo hace con bastante dignidad respetando por supuesto los gustos del personal.

The Silence

Vuelvo a repetir, los efectos visuales son lo mejor de The Silence, la fotografía no es mala y el montaje podría haber sido un poco mejor, de la música en Cinemagavia tenemos un experto que vale su peso en oro y que no me atrevo a opinar para no meter demasiado la patita (tengo dudas metódicas).

Conclusión

Vamos a ver queridos, en The Silence se junta todo para hacer una especie de caza de brujas de la misma como realmente se ha hecho si leen ustedes el resto de críticas;  Copia mala de A ciegas (2018) como si esta fuera Lo que el viento se llevó (1939) si solo tiene de bueno los diez minutos iniciales o de Un lugar tranquilo (2018), esta si es una pequeña joyita de terror llena de ansiedad y empatía que está a años luz de la cinta comentada.

Entiendo que The Silence tiene muchos defectos, no ofrece nada nuevo, los sustos pueden ser mediocres, el reparto salvo Kiernan podría haber sido mejorable, Stanley no es el primo hermano de Superman ni el director es James Wan, por mucho que haya trabajado con él.                                                                                                                         

El guion puede ser un remix y hasta entiendo a quien la considere una copia barata (porque barata es) de Un lugar tranquilo (2018).                                                           

Pero expuesto lo expuesto, ahí lleváis eso; The Silence ni es mala ni aburrida, el guion aunque algo disperso sigue las pautas del género y punto, me repito, los efectos visuales son muy buenos, Kiernan está pero que muy bien y son solo 90 minutos gratuitos para los Netflixnianos que con darle al stop tienen bastante sin haberle costado un sólo céntimo. 

Tampoco me parece de recibo ir a saco por un film por el hecho de que uno de los guionistas, ojo, de un guion adaptado, sea un habitual de The Asylum, en peores garitas hemos hecho guardia el que más y el que menos.                                                           

Que la disfruten o la odien, la elección es suya, peor lo tendrán los alemanes que a partir de Mayo tendrán que pasar por taquilla.

«Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo» 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí