Los grandes espectáculos musicales son el resultado de muchas horas de ensayo, pero también de un estrés incontenible de sus coreógrafos y creadores. La presión de productores y crítica obliga a que sea un éxito de público. Ahora, HBO España ha estrenado el 10 de abril Fosse/Verdon, una serie sobre Bob Fosse y Gwen Verdon, una de las parejas más influyentes en Broadway de todos los tiempos. Valoraciones, reflexiones e impresiones tras visionar el primer capítulo de la serie.



Fosse:Verdon

Valoraciones tras visionar primer capítulo. Fosse/Verdon

Ficha Técnica

Título: Fosse/Verdon
Título original: Fosse/Verdon

Reparto:
Sam Rockwell (Bob Fosse)
Michelle Williams (Gwen Verdon)
Norbert Leo Butz (Paddy Chayefsky)
Aya Cash (Joan Simon)
Evan Handler (Hal Prince)

Año: 2019
Duración: 60 min.
País: Estados Unidos
Director: Thomas Kail
Guion: Steven Levenson, Sam Wasson
Fotografía: Tim Ives
Género: Drama. Musical
Distribuidor: HBO España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Sinopsis

A lo largo de cinco décadas, Fosse/Verdon es la historia de la singular pareja romántica y creativa entre Bob Fosse (Sam Rockwell) y Gwen Verdon (Michelle Williams). Él es un cineasta visionario y uno de los directores y coreógrafos más influyentes. Ella es la mejor bailarina de Broadway de todos los tiempos. Solo Bob puede crear los innovadores musicales que permitan a Gwen demostrar su grandeza. Solo Gwen puede ejecutar la visión única que hay en la cabeza de Bob. Juntos, cambiarán el entertainment americano tal y como se ha conocido, con peligrosas consecuencias.



Fosse:Verdon

Fosse/Verdon: el musical llega a las series

Las series hacen furor como forma de consumir entretenimiento, si bien había una cuenta pendiente. Un género que levanta pasiones en cine y teatro. Para ello, el motivo tenía que ser auténtico, con una complejidad tal que ocupara más de dos horas de duración. De ese modo, era inevitable un biopic sobre Bob Fosse. Porque la historia del realizador de obras musicales como Cabaret o Chicago está llena de claroscuros. Una vida llena de excesos y dedicación a un arte. Pero obviar la importancia de Gwen Verdon, esposa y artífice del legado del director, habría sido un sacrilegio.

Fosi, no Foss

Bob Fosse (se pronuncia Fosi, no Foss) aprendió a bailar actuando en burdeles y salones de noche. Debutó en Hollywood de la mano del maestro del género musical Stanley Donen. Allí conoció a Gwen Verdon, su esposa y mayor influencia creativa en su obra. Al no cumplir su sueño de ser Fred Astaire, tomó la batuta como director y coreógrafo, donde conoció el éxito en Broadway. Así, forjó su talento; un minucioso y exigente en cada detalle de articulación, a la altura de Kubrick en sus rodajes. Con Sweet Charity’ junto a la estrella Verdon, pudo dar el salto detrás de las cámaras.

Sin embargo, nadie se imaginó que esta adaptación fuera a ser un fiasco tremendo en taquilla. Por suerte para él y para el cine, recibió una última oportunidad: dirigir el oscuro musical Cabaret (1972). El resto es historia.

Fosse/Verdon

La figura de Gwen Verdon

Triunfó muy joven en teatro y cine como bailarina. Sin embargo, en Hollywood no tuvo suerte. Fue en Broadway donde la figura de Gwen Verdon brilló con esplendor. Es una de las actrices de teatro musical más laureadas de la historia, aunque eclipsada por el sobrevenido éxito de Fosse en cine. Soportó las infidelidades de su cónyuge largo tiempo, hasta que se cansó de él y se separaron. Pero su amistad y colaboración artística continuó hasta el último suspiro de vida de Fosse.

Ella siempre acudía a su rescate creativo, como así lo refleja la serie, encargándose no solo de la coreografía, sino también de la gestión emocional del equipo en que trabajaba. Se consagró con Sweet Charity en Broadway, y su ausencia en la adaptación que hizo Fosse al cine fue mal recibida por la crítica.

Fosse/Verdon

Rockwell y Williams

El peso en la serie, como en el título, se reparte entre la pareja. Contar con actores de primer nivel facilita el drama, y las contradicciones de los personajes dan juego. La elección de Sam Rockwell como Bob Fosse es todo un acierto. Lo avalan algunos de sus mejores trabajos: La milla verde (Frank Darabont, 1999), El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford (Andrew Dominik, 2007), Moon (Duncan Jones, 2009), y Vice (Adam McKay, 2018).

Pero Michelle Williams realiza uno de sus mejores papeles de su carrera interpretando a Gwen Verdon. Ya no es aquella joven que debutó en la mítica serie Dawson’s Creek (1998-2003). Por lo que, sin duda, la pareja que forman Rockwell y Williams es de lo más destacado en esta serie. En los próximos capítulos el conflicto irá en aumento, lo que dará lugar a un duelo de interpretaciones más que interesante.

Fosse/Verdon

Extraña conexión

¿Quién no recuerda a Fred Astaire con Ginger Rogers en el salón de baile mientras suena cheek to cheek en ‘Top hat’ (Mark Sandrich, 1935)? ¿O a Gene Kelly cantando bajo la lluvia en ‘Singin’ in the rain’ (Stanley Donen, 1952)? ¿Los minutos musicales de Liza Minnelli en ‘Cabaret’ (Bob Fosse, 1972)? ¿O los exóticos movimientos de Michael Jackson en ‘Billie Jean’ (1982)? Son escenas que forman parte del imaginario colectivo. ¿Y qué extraña conexión hay entre todas estas coreografías? Pues Bob Fosse.

Las circunstancias evitaron que triunfara como actor de musical en Hollywood. Así que, reconvertida su carrera, bajo su dirección Liza Minnelli consiguió triunfar en el espectáculo mundial. Y Michael Jackson se inspiró en su rompedor estilo de baile para coreografiar su tema más conocido. Como así se aprecia en el fragmento de El principito (Stanley Donen, 1971), donde Bob Fosse interpreta a la serpiente.

Fosse/Verdon

Cabaret, la última oportunidad

El primer capítulo se centra en un momento de la vida de Fosse en que está al borde del destierro artístico. El estreno de su debut cinematográfico como realizador en Noches en la ciudad (1969) ha sido un desastre en críticas. Eso podría condicionar los resultados en taquilla, tan necesarios para la vida de un artista en Hollywood. Gwen goza de mejor cartel en Broadway y su carrera sigue en alza. Tras los rumores de la adaptación al cine de Adiós a Berlín’ novela de Christopher Isherwood, Bob Fosse lucha por conseguir la silla de director en ese proyecto.

Conclusión

Más allá de que la serie arriesgue en sus formas, se trata de una historia que merece darse a conocer entre el gran público. Además, se pone en valor el trabajo que realizó la pareja en vida al darle una nueva visión al género de cine musical, desconocida entonces. Obras como Cabaret (1972) o All that jazz (1979) abrieron una nueva etapa de oro musical de la que todavía sigue dando frutos. Habrá quien no conozca todavía los hitos de esta pareja en Broadway, pero es evidente su legado artístico.

Y siendo un documento biográfico, añade cierto dramatismo a la historia que consigue atrapar al espectador con ganas de más. Así que a partir de esta semana seguiremos con atención las situaciones que depararán a los protagonistas de Fosse/Verdon. Una pareja muy punk.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here