Creación Guiones

Desde Cinemagavia, hemos tenido el placer de conversar con Théo Court, uno de los directores hispanos más talentosos  de esta década, que viene a presentarnos su nuevo largometraje Blanco en blanco; cuya crítica podéis leerla AQUÍ. Un largometraje que tras ser galardonada en la pasada edición de la Mostra de Venecia, desembarca en las salas españolas este próximo 31 de Julio.

Entrevista a Théo Court

Théo Court
© Suria Comunicación

Sobre el hecho histórico que se narra

Daniel Jimenez/Cinemagavia: He leído que tu primera aproximación a este hecho histórico, fue a través del archivo fotográfico de Julio Popper. ¿Cuáles fueron tus primeras intenciones a la hora de abordar este suceso histórico?

Creación Guiones

Théo Court: Bueno, más que intenciones fueron preguntas que me surgieron a raíz de ver esas imágenes. Después de contemplar esas imágenes, me empecé a preguntar, ¿Por qué esas imágenes están sacadas de esa manera? Hay que recalcar, que eran imágenes sacadas a posteriori de las matanzas que se perpetraban. Por lo que de alguna manera, esa idea empezó a interesarme, con el propio vínculo que tiene con el cine. Me pareció realmente interesante esa manipulación, esa tergiversación de los elementos para un fin personal.

Théo Court
© FICX

Sobre el proceso de rodaje de Blanco en blanco

Daniel Jimenez/Cinemagavia: La película resulta muy envolvente, muy sensorial en todo momento. Me gustaría saber, ¿cómo fue rodar en un sitio tan inhóspito como la Tierra del Fuego y después rodar en un lugar tan cálido como el canario?

Théo Court: Cuando lo empezamos a contemplar, pensamos que esto iba ser una locura, un tremendo desastre. Sin embargo, extrañamente lo supimos llevar a nuestro favor, incluso en esta partición que hay en la película. Primero rodamos en el Teide, cuando ya de una forma la nieve ha desaparecido en la cinta, se ven realmente las bases o ese territorio que escondía ese territorio gélido en el film; lo que nos permitió, mostrar de una manera más efectiva los acontecimientos reales de esa civilización. Luego claro, muchos interiores los grabamos en Canarias, por lo cual fue bueno también; porque no hacia tanto frio, porque los actores no estaban sufriendo, como en la otra localización. Aunque si es verdad que el rodaje en la Tierra del Fuego, nos permitió adquirir una mayor conciencia de lo que estábamos haciendo, de la historia que trabamos de contar.

Daniel Jimenez/Cinemagavia: A raíz de lo que dices, a la hora de grabar en la Tierra del Fuego, os fuisteis a la zona más despoblada de la parte chilena de la isla, ¿verdad?

Théo Court: En efecto, nos fuimos 300 kilómetros al sur de un poblado, de la única parte poblada que hay en la parte chilena de la Tierra del Fuego. Este poblado se llama Porvenir, que tiene 2000 habitantes. En la parte donde llegamos a rodar, prácticamente no hay nada. También supuso varias complicaciones, porque date cuenta que los equipos estaban separados uno de otro, entonces no fue una tarea fácil.

Theo Court
© Héctor Labarca en eldesconcierto.cl

Sobre el proceso de fotografía

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Viendo la película, da la sensación que estáis empleando la luz natural en gran parte de ella. ¿Qué nos puedes contar sobre el proceso de fotografía de la película?

Théo Court: Bueno, fue un trabajo que lleve a cabo junto a José Alayon, que es el director de fotografía y productor de la película. Digamos que siempre nos amparamos a la idea de usar luz natural,  sobre todo para simular las luces de cómo eran en aquella época; llámese luz de vela, de fuego o antorchas.  A su vez, la luz natural de ese lugar era realmente bella, porque en Tierra del Fuego la luz es lateral constantemente, el sol nunca está arriba,  por lo que esto te genera una luz muy suave y muy bella, a la hora de filmar. En cuanto al proceso en Canarias, hicimos que ese mundo de sombras que había incluso en los interiores de la Tierra del Fuego, pasara a ser como una explosión de luz dentro de la cinta.

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Ahora que dices esto último, la película tiene tintes de western ¿no es cierto?

Théo Court: Si, sobre todo al final de la película, más que nada tratamos que tuviera ese aspecto en la imagen. Una cosa extraña, como una mezcla rara entre el cine de Sergio Leone y el de Jodorowsky.

Daniel Jimenez/Cinemagavia: ¿Tuviste alguna referencia cinematográfica de este género en particular, a la hora de llevar a cabo este proyecto?

Théo Court: La verdad que no, pese a que me encanta el western y he visto muchas películas del género, no tuve una referencia fílmica como tal, más allá de la fotografía. Si es cierto que realicé una investigación sobre las personas que habitaban en el lugar, a partir de las fotos que tuve la oportunidad de ver. La Universidad de Magallanes en Punta Arena (Chile), me obsequió con un archivo fotográfico que mostraba fotos de estas familias de colonos, sacadas con las primeras cámaras fotográficas de inicios del pasado siglo. En muchas de ellas, aparecían indígenas que trabajaban para ellos, como también se ve reflejado en la película, por lo que mi referencia principal fue lo fotográfico.

Blanco en Blanco
EFE-EPA. Claudio Onorati

Sobre la trama de la cinta y sus personajes

Daniel Jimenez/Cinemagavia: En la película vemos como estos mercenarios que trabajan para Mr.Porter, tienen que entregar orejas de indígenas para ser remunerados. ¿Este hecho que vemos en la cinta, es un hecho verídico?

Théo Court: Si esto es completamente cierto, pagaban una libra esterlina por cada oreja que entregaban. Era una forma de verificar, la muerte de este grupo de indígenas que sufrieron esta masacre. Incluso hubo un momento, en el que los hombres que pagaban por estas matanzas, se dieron cuenta de que había muchos indígenas vivos sin oreja, a lo que decidieron exigirles también los testículos de estas personas; en el caso de las mujeres se pedían sus senos.

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Has llegado a definir a la película, como la mirada de un voyeur, dicho de otra manera, como la mirada de testigo ausente. Podemos decir, que esta faceta o esta visión que imprime la cinta, se ve representada a través del  personaje protagonista de Pedro. ¿Cómo fue la construcción de este personaje y porque vistes en Alfredo Castro, el actor idóneo para interpretarlo?

Théo Court: Alfredo es un actor que trabaja muy bien el rostro, es muy magnético, creo que eso siempre me ha fascinado de él. Para este personaje, principalmente me interesaba mucho eso, que fuera magnético en los primeros planos, que representara algo sin hacer absolutamente nada. En cuanto a la idea principal de la construcción del personaje, era la idea de un voyeur y que por otra parte necesitaba representar imágenes.

Cuando representaba imágenes, de algún modo salía su versión interior, su deseo, su motivación sobre esa realidad a la que se enfrenta. Ese era básicamente el juego, digamos que únicamente cuando él está sacando fotos, son  el único momento donde el personaje  desvela sus motivaciones reales. Esa dualidad que manifiesta el  personaje,  me atraía mucho. Por lo que este voyeur, que siempre está intentando de captar esa imagen y que termina de manipular sobre el mundo al que esta impuesto, me gustaba como vínculo del personaje.

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Hay otro personaje fascinante en la película, que es el personaje de la joven Sara. Una muchacha, que debe realizar una sesión fotográfica con el personaje de Pedro, antes de entregarse en matrimonio a Mr.Porter. Este personaje llega a ser un reflejo de la inocencia en medio de la barbarie, me gustaría que nos comentases más acerca de este personaje.

Théo Court: Sara era un personaje claro, como tú dices que representa la inocencia antes de verse corrompida por Porter. Entonces el propio gesto del personaje de Pedro, esta esa idea de capturar ese último instante de inocencia o incluso de belleza. También estaba la idea de que las instituciones de aquel entonces abalaban este tipo de matrimonios, donde una niña de 11 años como el personaje de Sara podía llegar a casarse con un hombre adulto como Porter.

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Las escenas que comparten los personajes de Sara y Pedro llegan a ser muy intensas, ¿No crees?

Théo Court: Si totalmente, que bordan lo perverso incluso de esta inocencia arrebatada que te comentaba antes. Hay cierta ambivalencia entre la inocencia y lo sexual, que de alguna forma es  un matiz de la película que lo imprime Alfredo Castro. Aunque creo que la perversión se construye más desde la mente del espectador.

Daniel Jimenez/Cinemagavia: La figura de Julio Popper (que en la cinta se hace referencia a él como Mr Porter), está presente en toda la película, pese a no salir en ningún momento. ¿Llegaste a plantearte en algún momento, que apareciera en la película?

Théo Court: Creo que el primer guion que tuve llegaba aparecer al final, pero luego decidí quitarlo. Me gustaba más la idea,  de que estuviera en todo momento omnipresente. De alguna forma, que fuera este Dios dominador de los actos, que imprimía un esquema de valores amoral.

Blanco en Blanco
Foto del perfil de facebook de Théo Court

Sobre el mensaje de la película

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Existe cierto paralelismo entre la barbarie que llegamos a presenciar en la película y el mundo actual. ¿Esto fue algo consciente por tu parte, desde el inicio de llevar a cabo este proyecto o fue algo casual?

Théo Court: Siempre fue algo muy consciente por mi parte, de esa manipulación ya partiendo del cine mismo. El cine tiene esa idea de absorber alma, de absorber momentos. En este caso trabajé con actores profesionales, pero en mi primera película como director que se titulaba Ocaso, fue una película con actores que se representaban a sí mismos. En esa cinta, ellos se mostraban como son en la vida real y luego eso pasaba a ser parte de un fin estético, de un fin artístico en mi caso. Sin embargo con esta segunda cinta, sentía que había algo que me dejaba un sentimiento de culpa. Era algo que quería cuestionar en la película, el valor digamos del acto cinematográfico, su manipulación y la consciencia de que las imágenes llegan a tener un valor muy significativo.

Daniel Jimenez/Cinemagavia: ¿Crees que estamos condenados como sociedad, a repetir este tipo de conductas represivas?

Théo Court: En algunos casos si, el poder abala ciertas atrocidades enormes en la actualidad, como llega a pasar en el periodo histórico en el que se ambienta la cinta; sin ir más lejos en Chile con el pueblo mapuche. Entonces, sí es cierto que podemos seguir observando ciertas conductas opresivas de este tipo.

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Si tuvieras que definir brevemente Blanco en blanco, para todo aquel que quiera ir a verla aquí en España a partir del 31 de Julio, ¿Cómo lo harías?

Théo Court: Es un viaje  sensorial,  como también deja consciencia de un momento en la historia, que podríamos considerarlo  incluso de universal.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí