Blanco en blanco es un drama histórico, dirigido por el director hispano Théo Court. La cinta está ambientada en la Isla Grande de Tierra del Fuego a principios del siglo XX, cuando un grupo de colonos liderados por Julio Popper, perpetraron un genocidio contra el pueblo Selknam. La película es un acercamiento a dicha barbarie, desde el prisma de un voyeur que contempla el horror en la lejanía. Es una película tremendamente envolvente y sensorial,  en donde el espectador se verá inmerso en una historia inquietante. El film es una coproducción entre España y Chile, donde a su vez, fueron los dos países donde se llevó a cabo el rodaje de la película. Por un lado fue rodada en la parte chilena de la Tierra del Fuego y por otra parte, en la isla de Tenerife.

Blanco en blanco está protagonizada por Alfredo Castro, Ignacio Ceruti, David Pantaleón, Esther Vega Perz, Lola Rubio y Lars Rudolph. La película fue galardonada en la pasada edición de la Mostra de Venecia, con el premio Fipresci. El director y coguionista de la película Théo Court, ganó a su vez el premio a mejor director en dicho festival. Hemos tenido el placer de entrevistarle recientemente; entrevista que podéis encontrar AQUÍ. Blanco en Blanco, se estrenara en los cines españoles el próximo 31 de Julio.



Blanco en Blanco

Crítica en ‘Blanco en Blanco’

Ficha Técnica

Título: Blanco en blanco
Título original: Blanco en blanco / White on White

Reparto:
Alfredo Castro
Lars Rudolph
Lola Rubio (Aurora)
David Pantaleón (Arturo)

Año: 2019
Duración: 100 min.
País: Chile
Director: Theo Court
Guion: Theo Court, Samuel M. Delgado
Fotografía: José Ángel Alayón
Música: Jonay Armas
Género: Drama
Distribuidor: Elamedia

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Blanco en blanco’

Sinopsis

En el preludio del siglo XX, Tierra del Fuego es un territorio hostil y violento, donde llega Pedro para fotografiar el matrimonio del poderoso latifundista Mr Porter. La futura esposa, apenas una niña, se convertirá en su obsesión. Tratando de capturar la belleza, traicionará al poder que domina el territorio y será despojado de sus privilegios. Pedro no podrá escapar, y acabará siendo partícipe de una sociedad que convive con el genocidio de los nativos Selknam. (Elamedia)

Premios

  • Festival de Venecia: Premio FIPRESCI (Sección Orizzonti) y mejor director. 2019
  • Festival de Gijón: Sección oficial. 2019
  • Festival de La Habana: Premio FIPRESCI. 2019


Un Viaje Sensorial

Uno de los aspectos que más destacan nada más empezar a ver Blanco en blanco,  es lo absorbente que llega a ser en todo momento. Es una experiencia visual y sensorial única, donde el paraje donde transcurre la trama, es un personaje más del film. La dirección de fotografía de José Ángel Alayón es magistral, creando una atmósfera que funciona a la perfección con la historia que se está contando. La luz juega un papel fundamental en la película, donde el director de fotografía ha sabido plasmar con exquisitez una puesta natural, en cada encuadre que vemos.

Es muy interesante lo bien que han sabido congeniar ambas localizaciones, donde han rodado. Por una parte, tenemos el frío y clima hostil de la Patagonia, que brinda una imagen grisácea pero a su vez, unos amaneceres realmente absorbentes. Por otro lado, tenemos el clima cálido de Canarias, que ofrece una imagen árida y desértica, dando la impresión de estar viendo un Western de John Ford.

Sin embargo, Blanco en blanco no consigue atraparte únicamente por su impresionante fotografía, también el sonido juega un papel notorio. Llegamos a escuchar hasta el mínimo ruido, desde el crujir del suelo hasta como oscila el fuego de una antorcha. Son elementos que sirven de apoyo en la trama, ya que la convierte aún más inquietante si cabe. Es como si el sonido chirriara, en medio de tanto silencio.  Blanco en blanco apenas tiene diálogos, lo que hace que el espectador se deje llevar por la experiencia envolvente que el director nos propone.

Blanco en blanco
Copyright El Viaje Films

La indiferencia ante el dolor ajeno

Blanco en blanco sigue los pasos de Pedro, un fotógrafo profesional que ha sido contratado por Mr. Porter. Pedro deberá realizar una sesión fotográfica a la joven Sara, una niña que está comprometida para casarse con dicho hombre. Este fotógrafo interpretado por el gran actor chileno Alfredo Castro, será testigo de sucesos realmente demenciales, de los que de alguna manera llegará a ser cómplice. Vemos como pretende ilustrar en sus fotografías la inocencia de Sara, antes de que sea arrebatada por su matrimonio. Es como si de alguna manera, el personaje pasara de sentirse horrorizado por lo que está presenciando, a simplemente aceptar la realidad normalizándola.

Este viaje emocional de Pedro, que en gran medida forma parte de la narrativa de la cinta, no podría haberse plasmado con tanta excelencia sin la gran actuación de Alfredo Castro.  Es un actor que trasmite simplemente con la mirada, no necesita de grandes diálogos para destacar. El actor congenia a la perfección, con este personaje de pocas palabras, que se ve perturbado desde su llegada a la Tierra del Fuego.

En cuanto al resto del reparto, también cabe destacar varios personajes que llegan a ser relevantes durante la trama. En especial dos personajes, el de Sara interpretado por Esther Vega Perz y el del excéntrico colono anglosajón, interpretado por el actor Lars Rudolph. El papel de la joven Sara resulta tan misterioso como fascinante, ofreciendo varias de las escenas más extraordinarias de toda la película. Respecto al personaje interpretado por Lars Rudolph, destaca por lo delirante e impredecible que llega a ser, siendo en todo momento un personaje completamente inestable.

White on White
Copyright El Viaje Films

Condenados a lo mismo

Otro de los aspectos interesantes de la película, es el paralelismo que se llega a apreciar entre el mundo que Théo Court nos muestra y el mundo actual. Más allá de reflejar un abuso de poder hacia un segmento de la sociedad (en este caso el pueblo indígena Selknam), la cinta indaga sobre como actuamos ante la barbarie.

Al igual que a principios del siglo XX, la sociedad actual vive indiferente ante la tragedia del día a día. Nos desligamos como individuos de lo que no nos afecta de primera mano, lo que de alguna manera nos hace cómplices de ello.  Nos llega a parecer incomodo hacer frente a ciertas realidades ajenas a nosotros, por lo que es más fácil ignorarlas para poder vivir más cómodamente. El personaje de Pedro representa a una sociedad entera, que llega a normalizar ciertas conductas terribles  únicamente para salvaguardar su propio interés.

En definitiva, Blanco en blanco no es solo una obra maestra en el plano artístico, sino que llega a ser una cinta totalmente contestaría. Elementos tan presentes en la sociedad actual como la xenofobia, la violencia machista o el ultra patriotismo, se ponen de manifiesto en Blanco en blanco. Es muy acertado el enfoque que le ha querido dar el director, ya que si se hubiera limitado exclusivamente a mostrar el hecho trágico de por sí, la película no hubiera provocado tanto impacto. Al mostrarnos la barbarie desde la lejanía, somos capaces de acercarnos más de lleno en la historia como espectadores, ya que estamos viendo dicho suceso a través de los ojos del protagonista.

Blanco en blanco
Copyright El Viaje Films

Conclusión de ‘Blanco en blanco’

Blanco en blanco, es una de las razones por la que la gente debe de asistir con más asiduidad a los cines españoles, este verano.  Es una película que transportara al público, a un mundo inquietante del que no podrán apartar la vista. Es una experiencia visual y sensorial, que a su vez se ve reforzada por su increíble historia. Alfredo Castro está en uno de sus papeles más soberbios, sin necesidad de valerse del dialogo para trasmitir todas los sentimientos encontrados, a los que se deberá enfrentar su personaje. Una de las mejores películas del 2020, que sorprenderá a más de un espectador que vaya a verla.

Reportaje de Blanco en blanco en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí