En diciembre de 1975, no solo se estrenó una película que condicionó y atemorizó a los bañistas y veraneantes durante todo un año; vio la luz lo que a día de hoy se ha convertido en todo un clásico, en un verdadero hito del cine: Tiburón (Jaws).

La película dirigida por Steven Spielberg ha trascendido generaciones y generaciones, siendo no sólo recordada por el famoso “leitmotiv” compuesto por John Williams, sino también por muchos otros aspectos por lo que se considera una película de culto.



Tiburón (Jaws)

Crítica de ‘Tiburón (Jaws)’

Ficha Técnica

Título: Tiburón
Título original: Jaws

Reparto:
Roy Scheider (Brody)
Robert Shaw (Quint)
Richard Dreyfuss (Hooper)
Lorraine Gary (Ellen Brody)
Murray Hamilton (Vaughn)
Carl Gottlieb (Meadows)
Jeffrey C. Kramer (Hendricks)
Susan Backlinie (Chrissie)
Jonathan Filley (Cassidy)
Chris Rebello (Michael Brody)
Jay Mello (Sean Brody)
Craig Kingsbury (Ben Gardner)
Jeffrey Voorhees (Alex Kintner)

Año: 1975
Duración: 124 min.
País: Estados Unidos
Director: Steven Spielberg
Guion: Peter Benchley, Carl Gottlieb. Novela: Peter Benchley
Fotografía: Bill Butler
Música: John Williams
Género: Terror
Distribuidor: Universal Pictures International Spain

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Tiburón (Jaws)’

Dónde se puede ver la película

Donde se puede comprar la película

Tiburón (4K UHD + BD) [Blu-ray]
  • Roy Scheider, Robert Shaw, Richard Dreyfuss (Actors)
  • Steven Spielberg (Director) - Zanuck/Brown Production (Producer)
Tiburón - Edición Horizontal [Blu-ray]
159 Opiniones
Tiburón - Edición Horizontal [Blu-ray]
  • Precio mínimo ofrecido por este vendedor en los 30 días anteriores a la oferta: 9.99€
  • Roy Scheider, Robert Shaw, Richard Dreyfuss (Actors)
  • Steven Spielberg (Director) - Zanuck/Brown Productions (Producer)

Sinopsis

En la costa de un pequeño pueblo del Este de los Estados Unidos, un enorme tiburón ataca a varias personas. Por temor a los nefastos efectos que este hecho podría tener sobre el negocio turístico, el alcalde se niega a cerrar las playas y a difundir la noticia. Pero un nuevo ataque del tiburón termina con la vida de un bañista. Cuando el terror se apodera de todos, un veterano cazador de tiburones, un oceanógrafo y el jefe de la policía local se unen para intentar capturar al escualo.



Capacidad de síntesis de Spielberg

Spielberg utiliza la misma tónica dominante durante toda la película. Juega con planos largos grabados con ópticas de gran ángulo que producen un efecto casi de documental, además, utiliza movimientos de cámara libres y a mano, por lo que esa capacidad de integración del espectador en la acción aumenta.

Sin embargo, lo que realmente llama la atención de la planificación de Tiburón (Jaws) es la capacidad de sintetizar en planos largos diferentes aspectos de la trama, diferentes historias y diferentes acciones. Cada plano supone un avance en la historia con acciones que se encajan jugando con la composición del plano, es como un puzzle en constante movimiento y cambio.

Esto le aporta mucho ritmo además de que suma importancia al carácter natural y verosímil de Tiburón -y volvemos a la noción de documental-, de hecho, es bastante útil para conectar distintas acciones continuas o incluso para aportar más información empleando menos recursos. El director solo se apoya en las distintas reglas de encuadre y en la variación de la profundidad de campo.

Podemos analizar la propia escena de presentación de personajes: Spielberg, en el tercio izquierdo de la pantalla, sitúa al hijo y a la mujer de Brody, el pequeño ha sufrido un corte y quiere que su madre le vende la herida para poder darse un baño en la playa; en el tercio derecho, vemos al propio Martin Brody recibiendo la noticia de la desaparición de la chica en el mar. En este momento, y con un solo plano, Spielberg no sólo te presenta la figura de Martin Brody, o el detonante de la historia, sino que también te da una pista del “principal sospechoso” de la desaparición, a través de la sangre de la mano del niño y de su intención de bañarse en el mar. No hay que ser muy avispado para relacionar estos dos conceptos con los tiburones.

Tiburón

El mar es “la verdadera jaula” de tiburones

Este título no solo se corresponde con un “gag cómico” relacionado con uno de los diálogos del final de Tiburón, sino que está bastante conectado con la forma mediante la que Spielberg nos introduce esa sensación de angustia y pánico al tener cerca o aparecer el tiburón.

Jugando con la regla de los horizontes, Spielberg convierte el mar en un callejón sin salida para los bañistas. El director elimina el aire de la parte alta de la pantalla, de manera que podemos predecir cuándo la situación comienza a ponerse “fea” debajo del mar en el momento en el que en pantalla únicamente vemos agua.

Otro aspecto crucial a la hora de transmitir esta sensación de angustia es el uso de planos subjetivos realizados con cámara en mano desde el punto de vista del tiburón debajo del agua. Así, y acompañado por el icónico leitmotiv, mantenemos la tensión hasta el momento en el que finalmente el tiburón emerge del agua y termina devorando a su víctima. Recurso que mantiene esa tensión en el espectador hasta el momento culmen de la acción.

Jaws

Uso del rojo como señal de peligro

La paleta de colores de tiburón está compuesta principalmente por tonos “mediterráneos” con tonos azulados, verdosos, marrones y anaranjados. Tonos propios de un paisaje costero. Sin embargo, Spielberg termina introduciendo una anomalía en esta paleta de colores que termina cobrando bastante significado para la acción -que, además, llama bastante la atención-, el rojo.

Y es que el color rojo prácticamente pasa desapercibido hasta momentos previos a que aparezca el tiburón. De hecho, rojo era el bañador del chico a quien se come el tiburón en la playa y roja es la tapicería del barco Quint -quien ha visto la película sabe cómo termina-. Este color cobra protagonismo en los personajes o localizaciones principales. Sabemos que hay un peligro cercano.

Jaws

Conclusión de ‘Tiburón (Jaws)’

Tiburón (Jaws) está realizada con mucha inteligencia y con una finalidad artística e industrial a partes iguales, una joya que no ha envejecido nada mal con el transcurso del tiempo y que ha aterrorizado durante muchos años a los bañistas nada más recordar el famoso “leitmotiv”, y seguirá haciéndolo.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí