Tiempo después es una secuela espiritual de Amanece, que no es poco (1989), la comedia absurda de culto de José Luis Cuerda, que también dirige y escribe esta sátira futurista. La historia, ambientada en el año 9.177, “mil años arriba, mil años abajo”, gira en torno a un gran edificio donde habita lo que queda de España y del resto de la humanidad, salvo por los parados, que moran en chabolas situadas a las afueras. La revolución llegará cuando a uno de los parados, que quiere salir de pobre, no se le permita vender limonada dentro del edificio.

Roberto Álamo (Es por tu bien), Blanca Suárez (El bar), Antonio de la Torre (El reino), Pepe Ocio (Selfie), Gabino Diego (Nuestros amantes), Carlos Areces (Cuerpo de élite), Arturo Valls (Los del túnel), Berto Romero (Algo muy gordo) y Manolo Solo (La sombra de la ley) encabezan el extenso reparto coral del film, nominado al premio Feroz a la mejor comedia. En cines españoles desde el 28 de diciembre.



Tiempo después

Crítica de Tiempo después

Ficha técnica

Título original: Tiempo después

Reparto:

Roberto Álamo (José María)
Miguel Rellán (Ray)
Blanca Suárez (Méndez)
Arturo Valls (Justo)
Carlos Areces (Eufemiano)
Manolo Solo (Alcalde)
Gabino Diego (Rey)
Miguel Herrán (Ray)
Berto Romero (Agustín)
Daniel Pérez Prada (Morris)
Antonio de la Torre (Padre Miñarro)
Joaquín Reyes (Arriondas)
Raúl Cimas (Pozueco)
Nerea Camacho (Margarita)
Pepe Ocio (Fray Vicente)
Secun De La Rosa (Pastrana)
Iñaki Ardanaz (Florián)
María Ballesteros (Sor Sacramento)
Saturnino García (Pastor)
César Sarachu (Galbarriato)
Javier Bódalo (Ángel Luis)
Joan Pera (Don Faustino)
Estefanía de los Santos (Mujer del alcalde)
Martín Caparrós (Zalduendo)
Fernando González (Pacheco)
Marcos Zan (Li)
María Caballero (Isabel)
Luis Pérezagua (Victoriano)
Nacho López (Cliente Barbería)
Andreu Buenafuente (Zumalacaguerri)
Eva Hache (Sara Gutemberg)

Año: 2018
Duración: 95 min.
País: España
Director: José Luis Cuerda
Guion: José Luis Cuerda (Novela: José Luis Cuerda)
Fotografía: Pau Esteve Birba
Música: Lucio Godoy
Género: Comedia. Fantástico
Distribuidor: Entertainment One Films Spain

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Sinopsis

En el 9177, mil años arriba, mil años abajo –que tampoco hay que pillarse los dedos con estas minucias-, el mundo entero –y según algunos autores, el universo también- se ha visto reducido a un solo Edificio Representativo y a unas afueras cochambrosas habitadas por todos los parados y hambrientos del cosmos.

Entre todos estos desgraciados, José María decide que, con las dificultades que haya que salvar y mediante la venta en el Edificio Representativo de una riquísima limonada que él manufactura, otro mundo es posible. (Entertainment One Films Spain)

Premios

  • Premios Feroz: Nominada a Mejor película (Comedia). 2018


Una ‘rara avis’ entre españoladas

El cine español no es muy dado a producir películas de culto, pero si hay que confeccionar una lista, no podría faltar Amanece que no es poco (1989). Esta comedia absurda de José Luis Cuerda fue acogida en su momento con frialdad, al nacer en el seno de una industria que tenía a las películas de Esteso y Pajares como su máximo exponente humorístico, pero con el paso de los años fue ganando más y más apasionados adeptos que la han reivindicado como lo que es: una de las mejores y más lúcidas comedias de la cinematografía patria. Casi 30 años después de su estreno, llega Tiempo después, una especie de secuela en la que Cuerda pretende recuperar el espíritu surrealista, crítico y absurdo de aquel film.

Tiempo después

Limón y circo

Lejos queda aquel pueblecito de las montañas cuyos habitantes sentían auténtica devoción por Faulker, pues nos encontramos en un distante futuro en el que toda la civilización se encuentra concentrada en un lujoso y aséptico rascacielos. Se trata de una distopía similar a la mostrada en High-Rise (2015), pero a diferencia de ésta, los pobres/parados ni siquiera habitan en las plantas más bajas, sino en un asentamiento de chabolas a las afueras. Todo sigue el curso prestablecido hasta que uno de los pobres se presenta en la recepción del edificio para intentar ganar algo de dinero vendiendo limonada, algo a lo que se oponen firmemente el rey, el alcalde, la guardia civil mundial y la iglesia, al no querer que el parado se “desnaturalice”.

Arranca así la sátira con la que Cuerda se ríe por no llorar de la lucha de clases, la coexistencia de las instituciones españolas más poderosas y de la historia del propio país, fundamentada en una lucha constante entre dos bandos.

Tiempo después

Un sindiós sin chispa

Los principales ingredientes de Amanece, que no es poco siguen formando parte de la ecuación: reparto coral, subtramas ridículas, diálogos engolados, costumbrismo surrealista… Sin embargo, hay algo por lo que no termina de funcionar. Quizás sea un elenco al que le falta espontaneidad y naturalidad, pese a contar con comediantes de largo recorrido entre sus filas, o puede que se trate de la ausencia de un repertorio de citas tan célebres y memorables como su precedente. O simple y llanamente, lo que ocurre es que Amanece, que no es poco fue un pequeño milagro incapaz de reproducirse, pero lo que está claro es que Tiempo después carece de la chispa alucinógena de aquella, y en consecuencia, no es tan brillante ni divertida.

 Cuerda

Conclusiones

Puede que Tiempo después envejezca bien, y nos encontramos ante una futura obra de culto, pues en absoluto resulta desdeñable. Pero si eso llega a ocurrir no será por la ejecución de unos chistes que no siempre logran despegar, ni por el carisma renqueante de su pareja protagonista (Roberto Álamo y Blanca Suárez), sino por la forma tan caricaturesca como acertada en la que José Luis Cuerda retrata el modus operandi de la clase política, social y religiosa de España, dentro de una parábola futurista que se aplica a la España de ayer, de hoy y, horror, de mañana, si no espabilamos de una vez por todas.

Este artículo puedes leerlo también en El Otro Fanboy

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí