Undergods es el inclasificable debut del madrileño Chino Moya, que llega el 1 de julio de 2022 a Filmin. A medio camino entre la ciencia ficción distópica, la comedia negra y las home invasion y con una propuesta visual más que sugerente, Chino Moya nos ofrece una narración extraña poblada por una miríada de personajes inquietantes.

La película, de producción británica, mereció dos nominaciones en los British Independent Film Awards de 2020, en las categorías de diseño de producción (Marketa Korinková, Elo Soode) y efectos (Agnes Asplund, Martin Malmqvist). Bajo esta premisa, Undergods propone al espectador una reflexión sobre el lugar del individuo en las estructuras familiares y sociales en un mundo deshumanizado que se encuentra ya en ruinas y sin salvación posible.



Undergods

Crítica de 'Undergods'

Ficha Técnica

Título: Undergods
Título original: Undergods

Reparto:
Johann Myers (K)
Géza Röhrig (Z)
Michael Gould (Ron)
Hayley Carmichael (Ruth)
Ned Dennehy (Harry)
Khalid Abdalla (Octavius)
Eric Godon (Hans)
Tanya Reynolds (María)
Tadhg Murphy (Johann)
Jan Bijvoet (El extranjero)
Kate Dickie (Rachel)
Sam Louwyck (Sam)
Adrian Rawlins (Dominic)

Año: 2020
Duración: 90 min.
País: Reino Unido
Director: Chino Moya
Guion: Chino Moya
Fotografía: David Raedeker
Música: Wojciech Golczewski
Género: Fantástico
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Undergods

Sinopsis

Un viaje sobrenatural a través de una Europa en declive, que reúne una serie de historias oscuras y fantásticas sobre una colección de personajes malditos. (Filmin)



¿Es Undergods una película distópica y futurista?

El mundo en que se desarrolla Undergods es el de una sociedad colapsada, de ciudades en ruinas llenas de mugre y herrumbre. No se trata, sin embargo, de un imaginado futuro postapocalíptico. La tecnología más avanzada que vemos es un hervidor digital de agua. La moda y el mobiliario son neutros. No hay una vigilancia estructural, ni sistemas represores, ni ninguno de los instrumentos a los que las distopías nos tienen acostumbrados.

La música de sintetizador, a cargo de Wojciech Golczewski, subraya tanto la sensación de extrañamiento como esa proyección hacia un paradójico pasado futurista. ¿Se trata Undergods de una oscura versión de los años 90 que se ha cruzado con Soylent Green? Podría ser.

Undergods película
Copyright Filmin

Más sugerir que contar

La fotografía de David Raedecker, que apuesta por una paleta de colores fríos, nos traslada a un mundo carente de emociones, lejano, onírico, deshumanizado, en el que la vida de los personajes se entrelaza de forma caótica en un flujo similar al de la bandada de pájaros que cierra el filme.

Carente de una narración lineal, las distintas historias se contienen en otras historias, lo que hace complejo el desarrollo de la trama. El guion apuesta, además, más por sugerir que por contar. Solo podemos imaginar por qué y cómo se ha llegado a tal degradación que convierte a humanos en mercancías, mientras que en la superficie de los barrios residenciales y de las empresas todo continua en una enfermiza y aparente normalidad.

En el centro de todas las historias, que se entrelazan de forma orgánica, se encuentra la estructura de la familia tradicional como último reducto de un sistema que no existe ya  y que resulta, al cabo, frágil e incapaz de ofrecer garantías y protección al individuo.

Undergods película
Copyright Filmin

Conclusión de Undergods

Undergods es una propuesta extraña y, a veces, perturbadora, que ofrece una mirada pesimista del devenir de la sociedad occidental. Con unas interpretaciones  notables y una puesta en escena hipnótica, la película  parece querer colocar en el universo estético de Jean-Pierre Jeunet a personajes sacados de la chistera de Yorgos Lanthimos. Chino Moya nos muestra así una carta de presentación más que prometedora

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí