La vida de los demás (There Is No Evil) es un drama iraní  escrito y dirigido por el cineasta Mohammad Rasoulof; director que actualmente se encuentra en prisión, por haber denunciado a través de sus películas las barbaries del sistema de su país. Esta película nos relata cuatro historias diferentes, que cuentan con un denominador común: el paradigma ético y moral de elegir entre la vida o la muerte. Una cinta que expone situaciones muy impactantes que se dan a nivel estatal en Irán, pero  a las cuales el director también ha sabido encontrarles  cierto halo de luz. Un film realizado sin ningún tipo de contemplación a la hora de hablar del sistema penitenciario iraní; pese a que el director, supiera que iba a ser perseguido por el poder factico de su país.

La vida de los demás está protagonizada por Mohammad Seddighimehr, Mahtab Servati, Mohammad Valizadegan o Zhila Shahi, entre muchos otros. Esta cinta ganó el Oso de Oro a Mejor Película en el Festival Internacional de Cine de  Berlín del año pasado, al igual que recibió la Mención Especial del Jurado en el Festival de Cine de Valladolid del 2020. La vida de los demás llegará a las salas de cine españolas, este próximo viernes 25 de junio.



La vida de los demás (There Is No Evil)

Crítica de 'La vida de los demás'

Ficha Técnica

Título: La vida de los demás
Título original: Sheytan vojud nadarad (There Is No Evil)

Reparto:
Ehsan Mirhosseini (Heshmat)
Shaghayegh Shoorian (Razieh)
Kaveh Ahangar (Pouya)
Alireza Zareparast (Hasan)
Salar Khamseh (Salar)
Darya Moghbeli (Tahmineh)
Mahtab Servati (Na'na)
Mohammad Valizadegan (Javad)
Mohammad Seddighimehr (Bahram)
Jila Shahi (Zaman)
Baran Rasoulof (Darya)

Año: 2020
Duración: 150 min.
País: Irán
Director: Mohammad Rasoulof
Guion: Mohammad Rasoulof
Fotografía: Ashkan Ashkani
Música: Amir Molookpour
Género: Drama
Distribuidor: BTeam Pictures

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'La vida de los demás'

Sinopsis

Ganadora del Oso de Oro en la pasada Berlinale. El conocido director iraní Mohammad Rasoulof, pendiente de sentencia por mostrar la represión del Gobierno en su cine, nos presenta cuatro historias de la vida cotidiana en Irán donde la pena de muerte no solo afecta a los condenados sino a la vida de los demás. Un poderoso viaje definido por las paradojas del pueblo iraní. (BTeam Pictures)



Un dilema moral

De primeras, lo que parece ser una película de protesta social (que lo es) se convierte en algo mucho más profundo y filosófico. Hacer el bien no se nos muestra como un acto fácil de llevar acabo, puede que sí como algo sencillo de reconocer, pero para nada como algo fácil de realizar. El director de La vida de los demás (There Is No Evil) impregna con suma inteligencia de diferentes capas narrativas al film, haciendo que se vea de manera heterogenia en vez de una película sobre el bien y el mal; es decir confluyen, desdibujando la propia concepción de ambos términos. La vida no es tan fácil y en situaciones así mucho menos, por lo cual hay que destacar la maestría de Mohammad Rasoulof, a la hora de construir las cuatro tramas de la película.

De hecho, el director coloca a los distintos protagonistas en una posición, que normalmente no les correspondería. Por ejemplo, una persona que tradicionalmente se nos mostraría  como una persona despreciable y sin ningún tipo de escrúpulos, aquí se nos intenta mostrar su lado más humano. Ojo, no es que el director pretenda blanquear los actos que llevan a cabo los diferentes personajes que están inmersos en el sistema penitenciario iraní. Más bien, quiere proyectar una visión mucho más fehaciente con la verdadera realidad, que es mucho más compleja en su análisis interno.

La vida de los demás

Buen manejo del ritmo narrativo

Una de las cosas que echan para atrás a uno antes de ver el film, es su larga duración de aproximadamente dos horas y media. Es tremendamente difícil que una película consiga aguantar en ritmo disponiendo de un metraje tan extenso y no tratándose de un musical o una película de superhéroes donde la acción está más que servida. No obstante, esta película consigue mantener la atención del espectador, debido al ingenio que demuestra en cuanto a ritmo narrativo se refiere.

La primera historia que se nos presenta, es sin duda la que cuenta con un ritmo más lento y la que nos hace indicar que este drama va a asemejarse más a un drama costumbrista, que al de un drama con toques de acción. El paso que se da entre la primera y segunda historia es absolutamente brillante, haciendo que el espectador pegue un salto desde su butaca.

A partir de la segunda y viendo su continuación con la tercera, el espectador presencia momentos de acción bastante lucidos y brillantes, generando una tensión narrativa muy absorbente de ver. Con la historia final, el ritmo del film vuelve a ralentizarse, volviéndose un film más contemplativo y poético si se me apura. Por lo cual, el manejo que tiene la película del ritmo narrativo es otra de las cosas a destacar y aplaudir.

There Is No Evil

Dar tu vida por la de otra persona

En última instancia, La vida de los demás (There Is No Evil) es un canto de optimismo hacia el ser humano. Un film que reivindica una visión pacifista ante la barbarie de nuestros días, plasmándolo con sumo tacto y veracidad. Es interesante el precio que han de pagar las personas que se niegan a ejercer de verdugos para el estado iraní, que asumen ciertas consecuencias que determinaran el devenir de sus vidas por completo. No se nos muestra el acto de hacer el bien como un acto heroico, sino como un acto que hay que llevar a cabo pese a todo.

Esto lo llegamos a ver en especial en la última historia, que por momentos podríamos pensar que el protagonista tomo una mala elección, después de haber visto las consecuencias que le trajo consigo. Es por ello, que encuentro a La vida de los demás como un film que alcanza cotas mucho más altas, que las que a priori uno espera ver. Hay un mensaje optimista y sin lamentaciones, que me entusiasma especialmente y que te deja abierto a una reflexión profunda sobre ciertas cuestiones  vitales. También me parece que es de aplaudir que este film haya tenido el recorrido que ha tenido y que haya habido una distribuidora española que haya querido exhibirla en las salas de cine de nuestro país; aún más si cabe, cuando su director se encuentra encarcelado injustamente por parte del gobierno iraní.

La vida de los demás

Conclusión de 'La vida de los demás'

La vida de los demás (There Is No Evil) es un film crudo, impactante, pero esperanzador al fin y al cabo. Dentro de la barbarie de nuestros días, este director ha querido recordarnos que también queda bondad y humanidad en el mundo. A través de sus cuatro relatos, esta película iraní nos habla de la dificultad y el precio que hay que pagar a veces por hacer el bien en esta vida. Se desdibujan las barreras del bien y el mal, haciendo un film lleno de capas y de matices que lo hacen maravilloso y emotivo. A pesar de su larga duración, el ritmo de la cinta aguanta de buena forma, no haciéndose demasiado pesada para el espectador que la está viendo. En definitiva, una película que recomendamos encarecidamente desde Cinemagavia.

Reportaje de La vida de los demás (There Is No Evil) en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí