Vivir sin nosotros (Are We Lost Forever) es una película dirigida y guionizada por David Färdmar, de origen sueco. Una película que, de entrada, da buenas sensaciones, pero se desinfla rápidamente.

Causa cierto desinterés en algunas partes que se convierten en representaciones forzadas de los sentimientos de los dos protagonistas de la película. Estreno en salas de cine españolas el 14 de mayo de 2021.



Vivir sin nosotros

Crítica de ‘Vivir sin nosotros’

Ficha Técnica

Título: Vivir sin nosotros
Título original: Are We Lost Forever

Reparto:
Björn Elgerd (Adrian)
Jonathan Andersson (Hampus)
Micki Stoltt (Rasmus)
Nemanja Stojanovic (Julian)
Victor Iván (Jack)

Año: 2020
Duración: 104 min. 
País: Suecia
Director: David Färdmar 
Guion: David Färdmar
Fotografía: Robert Lipic, Johannes Stenson, Camilla Topuntoli
Música: Per-Henrik Mäenpää
Género: Drama. Romance
Distribuidor: Surtsey Films

FilmAffinity

IMDb

Tráiler de ‘Vivir sin nosotros’

Sinopsis de ‘Vivir sin nosotros’

Una joven pareja afronta su ruptura. Para Hampus es un alivio romper con su autodestructiva relación, mientras que Adrián está devastado y desconsolado. ¿Podrá Adrián podrá sobrevivir sin el amor de su vida? ¿Existe alguna posible manera de recuperar al amor de su vida?. (Surtsey Films)



Vivir sin nosotros
Foto de IMDb

La constante fragilidad e intensidad de los sentimientos

Vivir sin nosotros (Are We Lost Forever) es una película que quiere retratar en todo momento la fragilidad de la relación que han tenido los dos personajes de la trama. A veces, fatiga ver durante tanto tiempo ese continuo y visible tono amoroso. En casi todas las escenas hay una intensidad sentimental que atasca y abruma a los personajes. Se torna sin quererlo, artificioso y en ocasiones, poco empático

En general el ambiente, sin estar recargado visualmente, se siente pasteloso, artificial y poco creíble. Los silencios y el estudio sonoro del film recalcan y recogen continuamente todos y cada uno de los gestos, muecas o interacciones con el entorno de los protagonistas, enfatizando demasiado dichos sonidos. No hay descanso ni reflexión y si lo ha habido no se transmite ni plastifica con gran determinación. 

No dejar reposar es indudablemente un castigo y esto es lo que sucede en Vivir sin nosotros (Are We Lost Forever). Machaca reiteradas veces distintas situaciones de la pareja dado que suceden acontecimientos pegados uno del otro muy alejados en el tiempo y no dejan respirar la relación que hay entre estos dos personajes. No da la sensación de añoranza, fragilidad o amor y se torna burdo, torpe y cansino. 

Por ello, algunas secuencias donde se pudiera haber mostrado una curva de aprendizaje mayor para los protagonistas hubiera dado veracidad a los hechos y además tendría mucho más valor sentimental y metafórico. Call me By your Name es sin duda un buen ejemplo de un guion bien tratado y estructurado de un amor que hace mella. 

Are We Lost Forever
Foto de IMDb

Un nivel técnico bastante normalito

A nivel técnico,  Vivir sin nosotros (Are We Lost Forever), deja mucho que desear, realizando a veces una puesta en escena que no refleja lo que están siendo los personajes y te aleja de lo que quiere transmitir la secuencia en todo su conjunto. Un plano general y dos planos laterales bastan para representar una comida después de, aparentemente, tanto tiempo, sin verse estos dos tortolitos. No hay juego dramático. No hay drama ni intensidad.

Tampoco hay una ejecución inteligente por parte del equipo técnico que peca sin duda de inactivismo audiovisual y se queda en lo “normal” o “simple”. Pongo comillas porque no es nada simple poner dos planos laterales que llenen la pantalla y un plano general que tenga tanta fuerza que no haga falta más. Ejecutar dicho planteamiento es sumamente complicado y nada fácil mantener la atención del espectador

Todo se asienta en intercalar un plano y otro que de inicio ya están mal estructurados. Esto hace que en primer lugar, se pierda el interés y sea aburrido y en segundo y último lugar, que sea mediocre. Cuando ocurre esto has perdido al espectador y ya se hace difícil volver a recuperar la atención del público. Por ello, haber llegado a un lugar mucho más estructurado podría haber sido mucho mas enriquecedor en todo su conjunto y no lo que en última instancia parece vulgar. 

Vivir sin nosotros
Foto de IMDb

Esquema erróneo 

Esto se encuentra al alcance de muy pocos y grandes directores como lo son, Martin Scorsesse o Quentin Tarantino que tienen el carisma y los medios para poder representar este esquema audiovisual para cualquier tipo de escena. En esta ocasión, en Vivir sin nosotros (Are We Lost Forever), no es suficiente porque los planos son bastante mediocres y no añaden ni aportan nueva información más allá de la que ya muestran los actores a duras penas. 

Por lo tanto a esas escenas a lo largo del film con este esquema, les falta ritmo y mucho. La contemplación en el cine no se trata de poner menos o más planos sino de tener todos los elementos hacia esa misma contemplación. Hay una clara diferencia pero no es fácil ponerlo en práctica. Nuevamente en Vivir sin nosotros (Are We Lost Forever), queda demostrado. 

Are We Lost Forever
Foto de IMDB

La representación del sexo 

En Vivir sin nosotros (Are We Lost Forever), jugar con las miradas, con los gestos, con cómo comen, con su ropa, con los objetos que tienen delante suyo, etc., podría haber dado sutilezas y una representación más veraz de lo que se quiere mostrar en pantalla

En consecuencia, sí que las escenas de sexo son muy veraces y reales. La sensación, a veces, es agónica en algunas escenas, e increíblemente pasionales en otras secuencias. El tiempo que invierten en mostrar distintas escenas de sexo, es acertada, porque nos acerca un poco más a lo que viven y a los sentimientos  que tienen que manejar y resaltar en lo más intimo de una relación

En ese aspecto, los actores hacen un papel extraordinario y eso es sumamente complicado en este tipo de escenas tan vibrantes, pasionales e íntimas

Are We Lost Forever
Foto de IMDb

Conclusión de ‘Vivir sin nosotros’

En conclusión, Vivir sin nosotros (Are We Lost Forever) es una película que no transmite un mensaje claro. No está bien, pero tampoco está del todo mal. Un quiero y no puedo. Simplemente se ha quedado en la superficie sin rascar el bello y melancólico mensaje que pudiera haber tenido esta obra de David Färdmar

Reportaje de Vivir sin nosotros (Are We Lost Forever) en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí