Voces de muerte (Sorry, Wrong Number), es una mezcla cinematográfica de cine negro y thriller psicológico estrenada en 1948. El guion tiene su fundamento en un serial radiofónico escrito por Lucille Fletcher, llamado Suspense. El director es el ucraniano, luego nacionalizado estadounidense, Anatole Litvak (La noche de los generales, Anastasia). En el reparto destacan Barbara Stanwyck (Perdición, Juan Nadie), Burt Lancaster (De aquí a la eternidad, El gatopardo) y Ann Richards (Un sueño americano, Cartas a mi amada). Aunque la película gozó de éxito en su estreno, es una obra relativamente olvidada que merece reivindicación. Barbara Stanwyck fue nominada al Oscar a la mejor actriz en 1948, en base a su estupenda interpretación en esta cinta.



Voces de muerte (Sorry, Wrong Number)

Crítica de 'Voces de muerte' 

Ficha Técnica

Título: Voces de muerte
Título original: Sorry, Wrong Number

Reparto:
Barbara Stanwyck (Leona Stevenson)
Burt Lancaster (Henry J. Stevenson)
Ann Richards (Sally Hunt Lord)
Wendell Corey (Dr. Philip Alexander)
Harold Vermilyea (Waldo Evans)
Ed Begley (James 'J.B.' Cotterell)
Leif Erickson (Fred Lord)
William Conrad (Morano)
John Bromfield (Joe - Detective)
Jimmy Hunt (Peter Lord)
Dorothy Neumann (Elizabeth Jennings)

Año: 1949
Duración: 89 min.
País: Estados Unidos
Director: Anatole Litvak
Guion: Lucille Fletcher
Fotografía: Sol Polito (B&W)
Música: Franz Waxman
Género: Cine negro. Thriller
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Voces de muerte'

Dónde se puede comprar la película

Voces De Muerte [DVD]
  • Barbara Stanwyck, Burt Lancaster, Ann Richards (Actors)
  • Anatole Litvak (Director) - Anatole Litvak (Producer)
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades

Sinopsis

Leona Stevenson (Barbara Stanwyck) es la hija de un rico fabricante de productos químicos, hipocondríaca y que se cree inválida, por lo que está postrada en la cama a causa de una dolencia psicosomática. Cualquier lazo de unión con el mundo exterior debe estar basado en el hilo telefónico. Un día, Leona llama a su marido Henry (Burt Lancaster), un hombre ambicioso de origen modesto que se casó con Leona por dinero, y se produce un cruce de líneas que le permite escuchar una conversación entre dos personas desconocidas. De lo oído se deduce que los dos interlocutores tratan de asesinar a una mujer en la próxima hora. Asustada, avisa a la policía, que no la cree. Así Leona, sola y en casa, se entretiene en considerar la conversación que ha oído y llega al convencimiento de que la persona que puede ser asesinada es ella misma.. (Filmin)

Premios

  • Nominada al Oscar: Mejor actriz (Barbara Stanwyck). 1948
  • Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a Mejor guion drama. 1948

Dónde se puede ver la película



Voces de muerte

El futuro a través del teléfono

Voces de muerte (Sorry, Wrong Number), no invierte mucho tiempo en preliminares y, como espectadores, somos lanzados de lleno a la acción. Si bien la premisa principal debuta casi desde el inicio, progresivamente se irán dibujando los personajes como si fueran piezas de un rompecabezas. Porque Voces de muerte (Sorry, Wrong Number), es un intrincado rompecabezas, meticulosamente armado para mantenernos pegados frente a la pantalla hasta el mismo final. Leona Stevenson (Barbara Stanwyck) es la hija del presidente de una compañía de productos químicos, con un elevado tren de vida, que desde hace un tiempo, tiene que guardar cama continuamente debido a una dolencia que apenas la permite andar.

Mientras está, como acostumbra, en su doloroso lecho, hace una llamada, y por error se conecta a otra línea donde están manteniendo una extraña conversación. Dos voces hablan de asesinar a una persona esa misma noche a las 23:15. Leona, que ya de por sí tiene cierta inestabilidad emocional, está absolutamente sola en casa, y su accidental descubrimiento la llena de terror. Al no poder moverse de la cama, intentará conectar, vía teléfono, con su padre, la policía, etc. Pero nadie parece tomarse su historia en serio. Otro extraño acontecimiento preocupa adicionalmente a Leona. Su marido, Henry (Burt Lancaster) , debería de estar en casa hace horas, pero no hay ni rastro de él.

Al tratar de localizarle, vía telefónica también, Leona, cada vez más consternada, comprueba que tanto la misteriosa conversación sobre el asesinato, como la ausencia de su marido están conectadas. El misterio se hace cada vez más angustiante, sobre todo porque las 23:15 se acercan de forma inexorable.

Voces de muerte

La narrativa de la inquietud

Voces de muerte (Sorry, Wrong Number) está perfectamente diseñada para inquietar al espectador. De un lado tenemos a la protagonista, Leona, postrada continuamente en la cama, de modo que su dormitorio acaba pareciendo una prisión. A ello ayuda la fotografía de Sol Polito (Robin de los Bosques, Ángeles con caras sucias), de un carácter fuertemente expresionista, que se exacerba en las escena del dormitorio y la casa de Leona. Anatole Litvak, por su parte, mientras se llevan a cabo las conversaciones telefónicas recorre en certeros planos secuencia las estancias de los personajes, dando una sensación de intriga añadida.

El guion de Voces de muerte (Sorry, Wrong Number) es en apariencia simple, pero se estructura de una manera relativamente compleja. Esencialmente se compone de flashbacks. Leona, desesperada, llama a varios conocidos para comunicar su dilema y pedir ayuda. Tirando del hilo, llega a hablar con gente realmente inesperada. Cada uno de sus interlocutores le contará una historia a modo de flashback, que constituirá una pieza del rompecabezas. Tanto Leona como nosotros, tendremos que armar estas piezas para saber qué está pasando.

Por si fuera poco los flashbacks nos llevan en dos direcciones. De un lado, hacia la narración de cómo se conocieron y se casaron Leona y Henry. Lo cual acerca la historia al drama. Del otro, hacia la resolución del asesinato que está por cometerse. En este último caso la historia se zambulle en aguas cada vez más profundas. La conexión entre ambas ramas narrativas añade un aliciente misterioso, y será el motor por el cual los personajes progresen.

Sorry, Wrong Number

El elenco de 'Voces de muerte'

Si miramos el reparto de Voces de muerte (Sorry, Wrong Number), vemos dos estrellas descollantes. Burt Lancaster, en una de sus primeras películas, da vida a un personaje siniestramente ambiguo. A través de los flashbacks conoceremos que su extracción social es baja, y que el hecho de casarse con la adinerada Leona, le da un aspecto de trepa social. De amar al dinero más que a su esposa. Sin embargo, el matrimonio acaba siendo un lastre para él. Es un hombre ambicioso, con sus propios planes, pero que tiene que trabajar bajos los dictados de su exitoso y tiránico suegro. Burt Lancaster se mete cómodamente en la piel de un personaje turbio y hermético. Más bien antipático. Un papel de genuino cine negro.

La actuación de Barbara Stanwyck es más compleja. Hay una especie de desdoblamiento en el comportamiento y en la actitud de Leona. La Leona del tiempo de presente es enfermiza, neurótica (juicio clínico confirmado por un médico durante la película) e insegura. Sin embargo, la Leona que aparece en las analepsis es altiva, ambiciosa y caprichosa. Las circunstancias de esta metamorfosis vienen dadas en algunos flashbacks, el perfecto escaparate para la evolución de los personajes. Barbara Stanwyck borda las dos facetas de su personaje, siendo particularmente digna de aplauso su recreación de la sensación de pánico e indefensión. 

Los secundarios de Voces de muerte (Sorry, Wrong Number) tienen una importancia nada desdeñable. Aunque no es que luzcan en pantalla con mucho fulgor, sí que son relevantes para contar la verdadera faz de la historia. Desde el punto de vista del guion, cada uno aporta una información vital, y algunas actuaciones como la de Harold Vermilyea son sobradamente solventes.

Voces de muerte

Capacidad de síntesis

Voces de muerte (Sorry, Wrong Number) tiene un argumento de largo recorrido, pero bastan menos de 90 minutos para desarrollarlo a la perfección. Mérito tanto del guion, que proviene de un serial radiofónico, como del director Anatole Litvak, que es capaz de transformar en imágenes una historia en principio muy lejana del cine. El propio Litvak ayuda a que el ritmo se aligere mostrando una gran capacidad de síntesis. Así por ejemplo, los planos dedicados a recorrer las estancias de los protagonistas no son gratuitos. También nos ayudan a conformar un perfil bastante completo de su catadura y personalidad, gastando apenas unos segundos.

Con un guion asentado en conversaciones telefónicas se corre el riesgo de recurrir demasiado frecuentemente al sistema del plano/contraplano. Sin embargo, Litvak aprovecha los flashbacks para airearnos, salir de habitación de Leona y romper una hipotética monotonía. Y es en estos momentos cuando la cámara se suelta. Litvak ofrece algunos planos interesantes, como el del baile donde se conocen Henry y Leona, filmado a través de un estupendo travelling.

La habitación de Leona, sin embargo, es el epicentro de todos enigmas. Funciona como una especie de corazón de las tinieblas, donde la oscuridad de la fotografía es como una somatización de la angustia del personaje de Barbara Stanwyck. Incluso un elemento que debería ser liberador, como la ventana abierta, acaba teniendo un sentido angustiante. Afuera vemos el tráfico de la ciudad de Nueva York, pero es un recordatorio de que el tiempo no se detiene. Las 23:15 están al caer, y con él el asesinato. Funciona como un figurado reloj de arena que señala un clímax final apabullante.

Sorry, Wrong Number

Conclusiones de 'Voces de muerte'

Voces de muerte (Sorry, Wrong Number) es una muestra modélica del cine negro clásico, en perfecta combinación con un thriller psicológico que va incrementando implacablemente la sensación de angustia. El ingenioso y ágil guion estructurado en flashbacks, nos propone las suficientes incógnitas como para captar de sobra nuestra atención. Al final, más allá de la trama criminal, Voces de muerte (Sorry, Wrong Number) es también una estupenda descripción de la dependencia emocional, y de la ambición desmedida; auténtico catalizador del cine negro. Burt Lancaster y Barbara Stanwyck añaden encanto y talento a un thriller que debe ser justamente recordado.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí