“Algunas cosas salen mal incluso antes de empezar”. Con estas palabras y la imagen de un coche volcado tras un accidente comienza Wildland, una inquietante película sobre una “peculiar” familia mafiosa danesa.

Ópera prima de la directora Jeanette Nordahl, se estrenará el próximo día 23 de abril, solo en cines, gracias a Filmin. Magnífico trabajo de escaso presupuesto para mostrar una fuerte tensión bajo la apariencia de una absoluta normalidad.



Wildland

Crítica de “Wildland”

Ficha Técnica

Título: Wildland
Título original: Kød & Blod

Reparto:
Sandra Guldberg Kampp (Ida)
Sidse Babett Knudsen (Bodil)
Joachim Fjelstrup (Jonas)
Elliott Crosset Hove (David)
Besir Zeciri (Mads)
Carla Philip Røder (Anna)

Año: 2020
Duración: 88 miin.
País: Dinamarca
Director: Jeanette Nordahl
Guion: Ingeborg Topsøe
Fotografía: David Gallego
Música: Puce Mary
Género: Thriller. Drama.
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de “Wildland”

Sinopsis

Nominado a los EFA, “Wildland” es un sólido debut, presidido por una tensión en continuo aumento, que pivota alrededor de la necesidad de pertenencia y la dependencia familiar. Tras la muerte de su madre, una chica de 17 años es acogida por su tía Bodil, encarnada por una estratosférica Sidse Babett Knudsen (El Duque de Burgundy, Inferno). Bodil está al frente de una familia mafiosa en la que la violencia, el crimen y la crueldad nunca aparecen bajo el prisma de la idealización. (Filmin)

Dónde se puede ver la película



Una “mamma” danesa

¿Quién ha dicho que la mafia es sólo un “asunto” italiano? Nada más lejos de la realidad.

En una aparentemente tranquila ciudad danesa, la ya madura madre (Bodil), con sus tres hijos (Jonas, Mads y David), tienen atemorizados a una parte de la comunidad. En Wildland su “cordial” vida familiar oculta una oscura trama criminal, con extorsión y violencia.

Bodil“, magistralmente interpretada por Sidse Babett Knudseen (Premio César en la película “El juez”), representa a la enérgica y fuerte matriarca de un clan a la que todos obedecen. Su atractivo y agradable aspecto, unido a sus buenas maneras, esconden una explosiva agresividad que puede estallar en cualquier momento.

Mención aparte merece su sobrina, menor de edad, Ida (Sandra Guldberg), quien tras haber perdido a su madre en un accidente de tráfico, los “Servicios Sociales“, la obligarán a ir a vivir con su desconocida familia.

“Ida”, acatando su destino, irá conociendo de una manera que nos puede resultar pasiva, aunque en realidad es más bien observadora, la cruel y delictiva actividad que llevan a cabo todos los miembros de su nueva familia.

Wildland
Foto de Filmin

El bien y el mal

Ida no podía siquiera imaginar en el nido al que iba a ir a parar. De ello ya se había ocupado su madre, la hermana de Bodil, apartándose de todo contacto con ella y sus hijos.

Son auténticos desconocidos para la joven e inocente protagonista. Sin embargo, no tardará mucho en percatarse de lo peligrosos que podían llegar a ser todos ellos.

Sus primos encarnan diversas personalidades, desde el mayor, Jonas (Joaquim Fjelstrup), el más autoritario y padre de una preciosa bebé; pasando por el mediano, Mads (Besir Zeciri), un sujeto amoral e interesado únicamente en los vídeo juegos; hasta el pequeño, David (Elliott Crosset Hove), drogadicto y el más débil de los tres. Pero todos ellos tienen algo en común: están inevitablemente anulados por su madre, acostumbrados a seguir sus órdenes, sin posibilidad de crecer ni de opinar.

A veces, cuando se convive con la violencia soterrada en afectuosas palabras o actitudes amables, es difícil distinguir la fina línea que separa el bien del mal. Cuando el mal se convierte en un modo de vida relativamente fácil y sin grandes riesgos, puede resultar incluso atractivo.

Además, en Wildland está en juego la lealtad hacia la familia, las consecuencias pueden ser fatales, ya que se la intentará proteger con cualquier medio al alcance. Y aquí es cuando Ida tendrá que pagar un precio muy alto, al ser reconocida por una testigo en la escena de un crimen accidental.

Sandra Guldberg 
Foto de Filmin

Cuando el enemigo está dentro de casa

Wildland no se trata meramente de un thriller al uso. Hay mucho más detrás.

Por un lado, el relevante papel de la mujer en el núcleo familiar. Ya no únicamente dentro del prototipo de antaño como soporte de amor incondicional y transmisión de valores a los hijos, sino incluso como sustento de toda la familia.

Por otro, sobre las decisiones incorrectas de las instituciones. En este caso, creer sin haber investigado previamente a la tía de Ida, que su familia era el lugar idóneo para que fuera a vivir. De sobra conocemos casos de errores cometidos, incluso por jueces, en el caso de custodias de menores.

Wildland

Conclusión de ‘Wildland’

Wildland es una interesante película que va incrementando la tensión a través de sus personajes acertadamente interpretados. No deja de llamar la atención que la acción transcurra en un país tranquilo y con un alto nivel de vida como es Dinamarca. Sorprendente solamente de imaginar, que allí pueda existir una familia de esa índole.

El decisivo papel de la adolescente Ida, chivo expiatorio de la trama, nos da que pensar sobre la dificultad de salir airoso de ciertas situaciones.

También cabe destacar cierta ironía y humor negro en algunas escenas, a pesar del dramatismo implícito.

El imprevisto final, en cierto modo un acto de redención, y la llegada de un bebé no deseado al mundo, no dejarán impávido al espectador.

Reportaje de Wildland en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí