Willy’s Wonderland es una mezcla de terror de serie b y comedia, donde un parque de atracciones guarda secretos peligrosos y terroríficos. Dirige la película Kevin Lewis, y en el reparto destacan Nicolas Cage (Mandy, Leaving Las Vegas), Emily Tosta, y Beth Grant (No es país para viejos, Jackie). En principio su estreno estaba programado en salas para el 30 de Octubre del año pasado, pero hubo de posponerse debido al influjo de la pandemia de Covid 19. Finalmente en EE.UU fue estrenada simultáneamente en VOD y en algunos cines el pasado 12 de Febrero. En España la podremos ver en Movistar a partir del 4 de Julio.



Willy's Wonderland

Crítica de ‘Willy’s Wonderland’

Ficha Técnica

Título: Willy’s Wonderland
Título original: Willy’s Wonderland

Reparto:
Nicolas Cage (El conserje)
Caylee Cowan (Kathy)
Beth Grant (Sheriff Lund)
Terayle Hill (Bob)
Emily Tosta (Liv)
Grant Cramer (Jerry Robert Willis)
Ric Reitz (Tex Macadoo)
Chris Schmidt Jr. (Tito la tortuga)
Duke Jackson (Caballero caballeroso)
David Sheftell (Evan)
Christian Delgrosso (Aaron)
Taylor Towery (Cammy el camaleón)
Jiri Stanek (Willy)

Año: 2021
Duración: 88 min.
País: Estados Unidos
Director: Kevin Lewis
Guion: G.O. Parsons
Fotografía: David Newbert
Música: Émoi
Género: Comedia de terror
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Willy’s Wonderland’

Sinopsis

Un conserje (Nicholas Cage) se ve obligado a pasar toda la noche en un perturbador parque de atracciones que se acaba convirtiendo en una auténtica pesadilla. Allí tendrá que luchar contra un monstruo tras otro para sobrevivir hasta el día siguiente.



Un tipo callado llega al pueblo

Las cosas en Willy’s Wonderland esencialmente funcionan así: nada tiene sentido, todo es delirante y hay que verla con el talante de disfrutar de un espectáculo un tanto freak. Algo a lo que Nicolas Cage nos tiene más o menos acostumbrados últimamente. Pero vayamos por partes. A Hayesville, un pueblecito de Nevada, llega en su bólido un tipo callado, hermético y, en apariencia, duro. Tiene un percance accidental con el coche (o no tan accidental) y ha de parar en el taller de la pequeña localidad para repararlo. El mecánico al cargo resulta ser un tipo avaricioso que pretende cobrarle 1000 $ por el trabajo,

Este tipo callado y con aspecto de ser un pelín peligroso está interpretado por Nicolas Cage y de él no se nos dice el nombre en ningún momento. En los créditos aparece mencionado como The Janitor. Es decir, el conserje. Y es que para saldar la deuda con el mecánico, éste le ofrece un trato. Pasar una noche en el parque de atracciones local ejerciendo de conserje. Básicamente limpiar la cochiquera que realmente resulta ser el parque, que parece abandonado desde hace algún tiempo. El Conserje, llamémosle así, acepta el trato sin, literalmente, mediar palabra.

Y todo esto es el preludio de una noche de supervivencia, dado que los muñecos animatrónicos del parque de atracciones parecen tener vida y aviesas intenciones. Con semejante premisa lo único que se puede hacer es no tomarse nada en serio y tratar de disfrutar de un espectáculo extraño y delirante. Barato y pulp. Absurdo y pasado de vueltas. Cualquier otra pretensión con Willy’s Wonderland es estéril.

Kevin Lewis
Copyright 2018 splendid film GmbH

Noche de diversión en Willy’s Wonderland

Hay algo de reminiscencias ochenteras en Willy’s Wonderland. Se nos puede venir a la La Casa de los Horrores (1981), de Tobe Hopper. Sobre todo por la adición de una caterva de adolescentes con menos luces que un suburbio, siempre predispuestos a tomar las peores decisiones. Lo cual significa que algunos tics del género slasher pululan por el metraje. La película es un canto a la serie b en toda regla. El 90 % ocurre dentro del tenebroso parque de atracciones que da nombre a la película. La acotación del tiempo a una noche para sobrevivir quizá pueda darle un aire lejano a Abierto hasta el amanecer (1996).

Solo que aquí los entes a destruir son animatrónicos y no vampiros. El origen de que estos engendros mecánicos sean tan malvados es una pirueta argumental que recuerda a la génesis de Chucky, pero de una manera mucho más peregrina si cabe. La trama secundaria de los adolescentes, por su parte, parece un poco postiza y no demasiado interesante más allá de añadir una intención paródica. Menos en el caso de Liv (Emily Tosta), una inteligente adolescente cuyo pasado está relacionado con el parque y que formará equipo con El Conserje.

Nicolas Cage está frecuentando últimamente el género de terror en su faceta más locoide y de serie b. Lo cual no quiere decir que Willy’s Wonderland esté cerca del Hellraiser psicodélico que fue Mandy (2018), o la plasmación de Lovecraft de Color out of space (2019). El tono está más próximo a Mamá y papá (2017) en tanto en cuanto hay mezcla de  terror y comedia. Además Willy’s Wonderland  está favorecida por su corta duración, apenas hora y media, así que las gracias no se repiten demasiado.

Kevin Lewis
Copyright 2018 splendid film GmbH

El show de Nicholas Cage

Willy’s Wonderland está programada para la proverbial sobreactuación de Nicolas Cage. Su desempeño no hace prisioneros. Cage interpreta a un ser más delirante y peligroso que los propios monstruos, y abandona cualquier recato para ser la excesiva prima donna de este freak show. A veces cansa, es cierto, y quizá el actor se está convirtiendo en un arquetipo. Llevando además su carrera un ritmo realmente estajanovista, en parte quizá motivado por el gigantesco gasto en bienes inmuebles del pasado (unas quince mansiones).

En cualquier caso Cage oscurece todo el reparto a su alrededor, y a ratos resulta cargante, pero en ocasiones también, para qué negarlo, muy divertido. ¿Cómo explicar que su personaje tiene un orden de prioridades donde equipara beber bebida energética con cargarse a los robots animatrónicos asesinos? Sencillamente a veces no se puede bregar contra los elementos y la carcajada surge. Los momentos de terror evidentemente no son espectaculares; la baratura de la serie b es la que es. Pero la mezcla de robots de aspecto achuchable y sus tendencias homicidas sí resulta sugestiva dentro de los cánones del terror.

Incluso el argumento daba para un nivel de desmadre hemoglobínico mayor, y aunque hay algunas escenas gore, no hay tantas muestras de ese cariz como podría esperarse. En realidad, el argumento de la película cabe en dos folios, pero siendo consciente de lo que uno va a ver y siendo un fan del cine barato de terror, Willy’s Wonderland se acaba disfrutando.

Nicolas Cage
Copyright 2018 splendid film GmbH

Conclusiones de ‘Willy’s Wonderland’

Willy’s Wonderland incide en la faceta más descabellada y excesiva de Nicolas Cage, encuadrándose esta vez en una comedia de terror sin ningún aprecio por el rigor o la lógica. Como espectáculo pulp tiene evidentes virtudes, y la premisa es tan constante que obligadamente nos lleva al febril rechazo o a la diversión extravagante. Véanla los fans del terror de serie b sin mayores pretensiones, mientras El Conserje lucha contra robots en forma de animal y, de paso, deja el parque de atracciones como los chorros del oro.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí