El director malagueño Ezekiel Montes debuta en el largo con Hombre muerto no sabe vivir, un violento thriller sobre drogas, corrupción y el valor de la lealtad. Llega a los cines de toda España el próximo 2 de julio, después de su paso por el 24 Festival de Cine de Málaga, en el que ha participado en Sección Oficial. Puedes leer AQUÍ otra crítica realizada por Cinemagavia de esta película.



Hombre muerto no sabe vivir

Crítica de ‘Hombre muerto no sabe vivir’

Ficha Técnica

Título: Hombre muerto no sabe vivir
Título original: Hombre muerto no sabe vivir

Reparto:
Antonio Dechent (Tano)
Rubén Ochandiano (Ángel)
Jesús Castro (Trujillo)
Elena Martínez (Aitana)
Paco Tous (Eduardo)
Juanma Lara (McCoy)
Manolo Caro (Maita)

Año: 2021
Duración: 105 min.
País: España
Director: Ezekiel Montes
Guion: Ezekiel Montes
Fotografía: Nemkoff
Música: Luis Hernaiz
Género: Thriller
Distribuidor: Filmax

IMDb

Filmaffinity

Tráiler de Hombre muerto no sabe vivir

Sinopsis 

La historia gira en torno a Tano, quien ha trabajado toda su vida para Manuel, un empresario de la construcción que en épocas mejores controló toda la ciudad. Ahora, a la vejez, Tano ve como Manuel ya no puede llevar la empresa y toda la estructura se enfrenta a un cambio generacional, a nueva gente, nuevos negocios, nueva forma de llevar la empresa, pero la misma violencia de siempre. (Filmax)



Hombre muerto no sabe vivir

Vivencias personales

Ezekiel Montes ha sacado adelante, con mucho esfuerzo, una película muy personal. Se trata de una cinta incómoda y sincera, cuyo tono violento y crudo hizo que muchas productoras le cerraran la puerta, dificultando la financiación del proyecto.

Como cuenta el propio director, así era su barrio. La droga se movía sin problemas, mientras la policía hacía la vista gorda. El único requisito era no dar problemas. Por eso, los personajes suenan a auténticos y los diálogos y las relaciones entre ellos, también.

De hecho, algunos de los personajes secundarios que aparecen en la barriada de La Palmilla, como el interpretado por Jesús Rodríguez (Chule), son en realidad vecinos de la zona.

Es cierto que el guion, escrito por Montes, puede tener algunas lagunas e incongruencias. Pensamos, por ejemplo, en el personaje al que da vida Elena Martínez y su difícilmente justificable participación en el tramo final de la cinta. Sin embargo, el gran elenco actoral, con Tano (Antonio Dechent) y su némesis Ángel (Rubén Ochandiano) a la cabeza, hacen que lo pasemos por alto.

Hombre muerto no sabe vivir

Una película de personajes

Hombre muerto no sabe vivir combina ladrillo, corrupción y drogas sin el glamour o el halo de admiración por lo criminal de otras películas del género.

La historia se centra en un empresario venido a menos (Manuel de Blas), su mano derecha (Dechent), la vieja guardia (Nancho Novo, Juanma Lara y Paco Tous) y su ambicioso hijo (Ochandiano). Todos ellos navegan en una época de transición entre un pasado de lujos y excesos y un futuro poco halagüeño.

Es en este apartado donde brilla la película de Ezekiel Montes. Ha sabido rodearse de un elenco actoral de altura que sabe sacarle partido a sus personajes. La mayoría, violentos. Alguno, como Dechent, contenido. Ninguno merecedor de redención alguna.

Quizá Tous, Dechent o Nancho Novo nos despierten cierta empatía, por representar los valores más tradicionales de la lealtad y la amistad. Valores contrapuestos a unos personajes jóvenes, hedonistas y ambiciosos capaces de pasar por encima de cualquiera para conseguir sus objetivos.

Las mujeres de Hombre muerto no sabe vivir son de usar y tirar. Personajes receptores del odio y la violencia de su entorno. Meros objetos de placer o de negocio. Son las víctimas de un mundo machista, de prostitución y cosificación de lo femenino. La única capaz de sacar la cabeza de la mierda y pagar las consecuencias por ello es Aitana (Elena Martínez), la novia de un Jesús Castro que vuelve al sur y a la droga con un personaje muy diferente al que interpretó en El niño.

Ezekiel Montes

Conclusión de ‘Hombre muerto no sabe vivir’

En Hombre muerto no sabe vivir, Ezekiel Montes nos regala un thriller violento, directo e incómodo, con actuaciones notables y un desarrollo trepidante.

En su apartado negativo, algunas incoherencias de guion y clichés del género que hacen que la trama nos resulte, en ocasiones, algo predecible.

Cada uno de sus 105 minutos de metraje nos mantiene pegados a la butaca y se pasan en un suspiro. Una película sin complejos. Muy disfrutable.

Reportaje en Hombre muerto no sabe vivir Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí