Yoon Ga-eun, después de tres años de su primera película, vuelve al cine con Woorijb (The House of Us). El film enfocado en la infancia y en los sueños realistas y a la par ingenuos de unas niñas para arreglar su situación personal. Gracias a esta historia, Ga-eun pudo ver su película nominada en la Sección Oficial del Festival de Cine de Philadelphia. Por otro lado, obtuvo dos nominaciones, a mejor actriz revelación y mejor guion, en los Chunsa Film Art Awards. Se estrenó el 6 de noviembre de 2020 en la III Edición del Festival de Cine por Mujeres, que se celebra hasta el 15 de noviembre de 2020.



Woorijb (The House of Us)

Crítica de ‘Woorijb (The House of Us)’

Ficha Técnica

Título: The House of Us
Título original: Woorijb

Reparto:
Kim Na-Yeon (Hana)
Kim Shi-A (Yoo-Mi)
Joo Ye-Rim (Yoo-Jin)
Ahn Ji-Ho (Chan)
Choi Jung-In (Soo-Jin)

Año: 2019
Duración: 92 min
País: Corea del Sur
Dirección: Yoon Ga-eun
Guion: Yoon Ga-eun
Fotografía: Kim Ji-Hyun
Género: Drama
Producción: ATO

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Woorijb (The House of Us)’

Sinopsis de ‘Woorijb (The House of Us)’

Woorijb (The House of Us) nos presenta a Hana, de 12 años. Está inquieta porque sus padres no dejan de discutir y durante las vacaciones conoce a dos niñas que también atraviesan por malos momentos.

Hana termina 5º curso y quiere irse de vacaciones con sus padres y su hermano Chan, que estudia bachillerato. Aunque la familia discute a diario, Hana cree que todo volverá a ser como era si consigue llevarlos a todos de viaje. Un día conoce a Yoomi y a su hermana pequeña Yoojin. Los padres de ambas niñas siempre están de viaje luchando por llegar a fin de mes mientras que ellas pasan las vacaciones de verano con su tío en un pequeño apartamento. Entre su madre adicta al trabajo, su padre que es la oveja negra de la familia y su hermano rebelde, Hana luchará por reconstruir la relación familiar. Las tres amigas intentan salvar sus hogares pero por desgracia Hana oye la noticia del divorcio de sus padres y Yoomi acaba recibiendo un aviso de desahucio. (FILMIN).



Woorijb
Foto de Filmin

Los niños se enteran

Yoon Ga-eun se adentra en una historia de aventuras y luminosidad, que no por ello quita la influencia de unas situaciones difíciles de afrontar por los niños de una cierta edad. De esta forma, a través de Woorijb (The House of Us), expresa la necesidad de escuchar lo que tienen que decir esta generación sobre las problemáticas del mundo de los adultos que se conecta directamente con ellos. Con un mensaje positivo y optimista, los caminos de estas niñas se ven unidos por un sentimiento de soledad. Por un lado, muestra cómo la vida familiar disfuncional contrasta con un deseo irrefrenable de querer solucionar y volver a tiempos que fueron mejores. En ese punto, es donde el relato sabe colocar el foco desde una perspectiva infantil, que va sumergiéndose en matices más maduros.

Por otra parte, la segunda trama principal gira sobre una generación de niños acostumbrados a la autoconciencia y al cuidado el uno del otro, por una paternidad ausente en pos del desarrollo laboral. A ello se une unas circunstancias vitales realmente alarmantes, que, a pesar de exponerlas con esa dulzura particular, siguen dejando ese reflejo emotivo. Cuando las travesías confluyen entre las tres, es donde hay esa particular mirada ingenua y cándida, que deja un resultado muy fresco. No obstante, esa inocencia no es suficiente para justificar una prolongación hasta el clímax sentimental que se fragua en el colofón final. Aun así, se levanta en el viaje, literal, que conduce hacia el desenlace del largometraje. Por tanto, el final resume esa travesía personal, donde la aceptación y el cierre de una etapa se revuelven en una experiencia catalizadora.

The House of Us
Foto de Filmin

El prodigio infantil

El talento en Woorijb (The House of Us) se posa en las tres actrices infantiles principales. En primer lugar, Kim Na-Yeon resuelve su trabajo como Hana, dándole una verosimilitud exacta y esa negación personal que abruma por el gran atino que se sucede. Además, goza de una naturalidad que impacta por la profesionalidad que derrocha con tan poca edad. Incluso, el peso y nexo de unión dramático es sostenido sin ningún tipo de problema. Lo mismo sucede con Kim Shi-A, que con solo 11 años se mete totalmente en la piel de su personaje, regalando todo su torrente de energía y una alegría característica de su edad, pero dentro de la propia coherencia de la película. Solo hay una secuencia en la que agarra un carácter que difiere de su identidad interpretativa, pero es más responsabilidad del guion, que de su actuación.

Joo Ye-Rim tampoco se queda atrás, siendo puro movimiento y con un júbilo rápido y dinámico. Desde la primera secuencia, muestra toda esa hilaridad en su esplendor, que se junta con la facilidad de esparcir su ingenio ante la cámara. Se nota que está cómoda y disfruta como si se tratase de un juego. Por este motivo, se afronta desde un realismo puro y muy blanco. Con lo cual, las tres niñas se combinan a la perfección, siendo el motor principal del largometraje. Asimismo, consiguen dotarla de un alma sincera. Completando el reparto, hay que aplaudir el trabajo de Choi Jung-In y Lee Joon-Won, que permite al público visualizar sin problemas ese retrato familiar. De forma análoga, Ahn Ji-Ho transmite la rebeldía en Chan, aunque sin profundizar realmente en ello.

Yoon Ga-eun
Foto de Filmin

El verano del cambio

Desde el principio Woorijb (The House of Us) desprende una perspectiva más cercana al universo infantil y más luminoso que hay dentro de las niñas. Por lo cual, consigue que el espectador se plantee abordar la estética desde este imaginario más acorde a las edades de las protagonistas. Prueba de ello es como va colocando distintos elementos, donde navega la creatividad y el colorido. Así logran esparcir la alegría y el movimiento constante de la actividad candorosa. No obstante, no dejan apartadas esas sombras, que, pese a ello, no chirrían con el carácter más fresa del film. La razón es que encuentran la forma de armonizar ese universo visual y no exceder en el edulcorante que navega en la película. Se agradece, dado que ahí también converge la experiencia de llegar a un público más general y no tan específico.

Está claro que hay una recreación de lo que significa la niñez y la infancia, por eso está excelente que mantenga esa identidad hasta el final del film. La dirección artística dota de espacios muy vivos, llenos de energía y un ímpetu, que se presenta como una extensión de la fantasía que azota a estas niñas. Por ende, se busca que aquellos adultos que lo vean, obtengan una reflexión cómo ese universo tan blanco, se ve influenciado por un tratamiento nebloso de ellos mismos. Por otra parte, el montaje no tiene grandes sobresaltos, lo que da ese carácter liviano y más temple. Sin embargo, hay partes en las que se echa en falta que echen mano de una mayor gestión del dramatismo escénico. Prueba de ello, es la escena en la playa, que podría impresionar todavía más.

Woorijb (The House of Us)
Foto de Filmin

Conclusión

Woorijb (The House of Us) refleja la visión de la niñez con un telón de fondo más adulto. Expresa una reflexión importante sobre las influencias de las acciones de los padres en la propia experiencia vital del hijo. De igual manera, se aborda desde la creatividad e imaginación, profundizando con esa magia cándida. Kim Na-Yeon demuestra tener un gran talento, que puede valerle un potencial en crecimiento, según vaya desarrollándose interpretativamente. Kim Shi-A y Joo Ye-Rim también se mantienen a la altura. Después, la artesanía de la imagen se desvela en luminosa y llena de alegría y movimiento, equilibrándolo con un montaje liviano, donde se podría haber apostado por mayor pasión en las escenas de mayor carga emocional. Las luces y el júbilo se aderezan con los sueños y una madurez creciente.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí