Ya No Estoy Aquí es el drama mexicano del momento, y la segunda película dirigida por Fernando Frías. Ganadora del premio del público y premio a mejor película en el Festival Internacional de Cine de Morelia. Desde entonces, y contando con una gran acogida por la crítica, se considera una de las mejores películas mexicanas del 2019.

Antes de la pandemia, causada por la COVID-19, esta cinta contó con numerosas nominaciones, que la hicieron muy popular internacionalmente. Fue seleccionada en varios festivales como El Cairo, Estonia, Mar del Plata y Tribeca, de Nueva York. Y ahora, desde el 27 de mayo de 2020, se ha añadido al catálogo de Netflix, contando con un gran número de seguidores, que esperaban impacientes su llegada.



Ya No Estoy Aquí

Crítica de ‘Ya No Estoy Aquí’

Ficha Técnica

Título: Ya no estoy aquí
Título original: Ya no estoy aquí

Reparto:
Juan Daniel Garcia (Ulises Sampiero)
Coral Puente (Chaparra)
Angelina Chen (Lin)
Jonathan Espinoza (Jeremy)
Leo Zapata (Isai)
Leonardo Garza (Pekesillo)
Yahir Alday (Sudadera)
Fanny Tovar (Negra)
Tania Alvarado (Wendy)
Deyanira Coronado (La Prendida)
Yesica Abigail Silvia Rios (Patricia)

Año: 2019
Duración: 112 min.
País: México
Director: Fernando Frías de la Parra
Guion: Fernando Frías de la Parra
Fotografía: Damián García
Música: ——
Género: Drama. Inmigración
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Ya no estoy aquí’

Sinopsis

Después de un malentendido con una pandilla local, el joven Ulises debe cruzar la frontera para salvar la vida. Deja atrás a su banda y la cumbia, la música que adora. (Netflix)

Premios

  • Festival de Morelia: Mejor película y Premio del público. 2019

Donde se puede ver la película



El movimiento Kolombia, como forma de vida

Ya No Estoy Aquí, nos presenta a un grupo de adolescentes marginados (interpretados por nuevos talentos) que viven como pueden en Monterrey. Su única forma de sobrellevar los problemas y las penurias de aquel ambiente tan decadente es su pasión por las Kolombias, que les sirven para traer algo de felicidad a sus tristes vidas.

A principios del 2010, surgió este movimiento, formado por grupos de jóvenes no colombianos, que mezclan su pasión por las cumbias “rebajadas” y su particular vestimenta.

En Ya No Estoy Aquí, han sabido representar la esencia de sus bailes y estilos, y en general, lo mucho que significa para los jóvenes protagonistas este mencionado movimiento. Por desgracia, acabarán comprobando que la vida golpea demasiado fuerte, como para ignorar todo lo que sucede a su alrededor. Al final, todo su mundo se ve trastocado tras un malentendido con el conocido grupo criminal de Los Zetas.

Ya No Estoy Aquí
Fotos de Netflix

Crudeza, nostalgia y emoción

Ya No Estoy Aquí es auténtica, directa y con un aire de crudeza y decadencia constante. El protagonista, Ulises (interpretado por Juan Daniel García), debe huir de su ciudad natal y abandonar a su familia, amigos y sus raíces, por culpa de un percance con los Zetas.

A partir de aquí, y a pesar de diversos saltos temporales algo salteados, pero comprensibles a la larga, el director se las apaña para hacernos sentir el mismo dolor y la tremenda nostalgia que siente el protagonista. Y es que los problemas no terminan cuando huye de Monterrey, ya que al cruzar la frontera para buscarse la vida en Jackson Heights, Nueva York, su estilo y su actitud resultan chocantes para mucha gente. Esto le obliga a tener que apañarse como puede en una sociedad que no le comprende, ni el entiende tampoco.

Por suerte, no todo son rechazos, y Ulises encontrará algunas personas en su camino, que le demostrarán que también existe la bondad y la comprensión, en una sociedad injusta y egoísta.

Juan Daniel Garcia
Fotos de Netflix

Real de principio a fin

Ya No Estoy Aquí es auténtica y atrevida. Una visión muy realista de una sociedad marginal que lucha por sobrevivir día a día, y que carecen de las oportunidades para salir de esa situación.

No se reprime, ni se corta un pelo. La historia se desarrolla con mucha sinceridad y sin exageraciones o censuras. Puede que no resulte para todo el mundo, pero desde luego, no lo necesita. Su mensaje es claro, y no trata de resolverlo con un final feliz para quitar aspereza al relato, sino con una lección muy sencilla y una estupenda crítica social.

Ya No Estoy Aquí
Foto de Netflix

Conclusión de ‘Ya No Estoy Aquí’

Ya No Estoy Aquí no es solo un estupendo tributo al desaparecido movimiento Kolombia, sino una sincera y atrevida crítica social. Puede no resultar para todos los públicos, pero con total seguridad habrá mucha gente que logre conectar con su trama, su entorno, y con las cumbias rebajadas.

El tono crudo y decadente está presente en toda la trama, provocando que el espectador acabe empatizando con el protagonista y sintiendo el mismo dolor y la nostalgia que él siente. Desde el principio hasta el final, muestra una visión realista y sin reservas, que le otorgan personalidad, y crean un gran interés por seguir la trama.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí