You Go To My Head significa para Dimitri de Clercq su debut como director y nos relata la historia de Dafne, una mujer que tras sufrir un accidente en medio del desierto y perder todo recuerdo de su pasado, es rescatada por Jake, un arquitecto mayor quien afirma ser su marido. Esta interesante propuesta que cuenta con un gran paso por festivales de cine de todo el mundo se estrenará el 14 de febrero de 2020 en las salas de cine españolas.



You Go To My Head poster

Crítica de ‘You Go To My Head’

Ficha Técnica

Título: You Go To My Head
Título original: You Go To My Head

Reparto:
Delfine Bafort (Dafne / Kitty)
Svetozar Cvetkovic (Jake)
Arend Pinoy (Ben)
Omar Sarnane (Vigilante)
Laurence Trémolet (Real Estate Agent)

Año: 2017
Duración: 116 min.
País: Bélgica
Director: Dimitri de Clercq
Guion: Dimitri de Clercq, Pierre Bourdy, Matt Steigbigel y Rosemary Ricchio
Fotografía: Stijn Grupping
Música: Hacène Larbi
Género: Intriga. Drama
Distribuidor: Con Un Pack

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘You Go To My Head’

Sinopsis

Tras sufrir un inesperado accidente de coche en el desierto, Dafne sufre de amnesia post-traumática. Jake, la primera persona que encuentra cuando recupera la conciencia le dice que es su marido. (#ConUnPack Distribución)

Premios

  • Arizona International Film Festival: Ganadora a la mejor película.
  • Salento International Film Festival: Ganadora a la mejor fotografía y nominada a mejor película, dirección, actor y actriz principal y banda sonora.
  • Twister Alley International Film Festival: Ganadora a mejor película extranjera y mejor actriz.


Lo artificial de los recuerdos

Es interesante ver cómo Dimitri de Clercq es capaz de transmitir una incertidumbre particular con respecto a lo que guarda la memoria; al ser los recuerdos algo intangible e imperceptible para los demás, el director explora la capacidad de crear reminiscencias de un pasado artificial, construyendo una vida que jamás ha sido vivida. En palabras de Jake, el personaje principal, “Creas tu propio mundo y te pierdes en él”.

Por otra parte, ubicar este mundo en medio del desierto complementa muy bien el vacío en la memoria de la protagonista, pero también crea la sensación de posibilidades. Un amplio territorio inexplorado, no sólo un paisaje, sino una tierra que puede ser recorrida, contemplada u olvidada al igual que el pasado desconocido de Dafne. Esto es, ni más ni menos, que la locación sirviendo a los propósitos narrativos y argumentales del filme.

You Go To My Head
Copyright ConUnPack Distribución

You Go To My Head es una película inquietante e interesante a partes iguales, puede jactarse de administrar de forma prolija el misterio y saber desarrollarlo durante todo el metraje. Se apoya mucho en el postulado teórico de construir sobre las ruinas de la memoria; aspecto argumental difícil de ignorar, más si a cada escena la tensión de la nueva edificación amenaza con tirar esta abajo.

Un juego de Identidades

Introduce la presencia de espejos y reflejos a lo largo de toda la cinta, elementos que no están allí por casualidad, sino que representan una estrategia premeditada a nivel de producción para que la temática de la doble identidad se exprese sin palabras.

Esta constante refracción de nuestros protagonistas sirve incluso para que ellos mismos, especialmente la mujer, pueda contemplar una imagen y dotarla de significado, una invitación para que Dafne pueda cuestionar a su propio reflejo.

You Go To My Head es una cinta cuidada al detalle, tanto que, para nunca abandonar el juego de las identidades, replantea los reflejos durante el desarrollo de la trama: Por ejemplo, pasa de mostrar un doble rostro de Dafne producto del reflejo en la idílica piscina a una sucia imagen de su cuerpo en el lodo.

Como ya lo he dicho, todo un juego malsano y mórbido el que nos propone el debutante Dimitri de Clercq a la hora de relacionar imagen, reflejo e identidad en cada uno de los protagonistas; You Go To My Head les aprisiona en un juego que jamás dejan de desarrollar, voluntaria o involuntariamente.

you go to my head portada
Copyright ConUnPack Distribución

Teñir las personalidades

El color blanco existe dentro de You Go To My Head como representación de las páginas vacías en la vida de Jake, un hombre que, a pesar de su edad, mantiene una existencia impenetrable y desierta de huellas de su propia historia. Por otra parte, esta caracterización a través del color también funciona para dotar a este personaje de un aura mesiánica, tal y cómo él se percibe en su encuentro con Dafne.

La metáfora que aporta el blanco que define a Jake en You Go To My Head, funciona además durante el inicio de la cinta para convertirlo en un antagonista visual a Dafne, un opuesto a lo único real que tenemos como presentación de la joven: Su vestimenta, cargada de rojo y colores vivos.

Delfine Bafort, Svetozar Cvetkovic
Copyright ConUnPack Distribución

Conclusión de ‘You Go To My Head’

Es una película brillante con un uso admirable de la imagen como complemento metafórico de la historia. A pesar de desarrollarse a fuego lento, encuentra los medios para siempre mostrarse como un castillo de naipes que amenaza con desmoronarse, un castillo donde el color de cada carta importa y enriquece la experiencia del espectador que se decide a entrar en un territorio donde la búsqueda de la identidad es incierta.

Reportaje de You Go To My Head en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí