Monika Jordan-Mlodzianowska realiza su primera película, bajo el nombre de Zelazny most (The Iron Bridge). Gracias a esta cinta, ha estado presente en distintos certámenes y festivales de cine. Estuvo nominada a los Leones de Oro en el Festival de Cine de Polonia, a mejor película. También optó a la mejor ópera prima en el Festival de Cine de Miami, al igual que en el Koszalinski Festiwal Debiutow Filmowych Mlodzi i Film. Se estrenó el 13 de noviembre de 2020 en la III Edición del Festival de Cine por Mujeres, que se celebra hasta el 15 de noviembre de 2020.



Zelazny most

Crítica de ‘Zelazny most (The Iron Bridge)’

Ficha Técnica

Título: The Iron Bridge
Título original: Zelazny most

Reparto:
Julia Kijowska (Magda)
Bartlomiej Topa (Kacper)
Lukasz Simlat (Oskar)
Andrzej Konopka (Mikolaj)
Cezary Lukaszewicz (Sikora)

Año: 2019
Duración: 85 min
País: Polonia
Dirección: Monika Jordan-Młodzianowska
Guion: Monika Jordan-Młodzianowska
Música: Andrey Dergachev
Fotografía: Piotr Kukla
Género: Drama
Distribución: Filmin

IMDb

Tráiler de ‘Zelazny most (The Iron Bridge)’

Sinopsis de ‘Zelazny most (The Iron Bridge)’

Zelazny most (The Iron Bridge) es un drama romántico en el que Kacper (Bartłomiej Topa), capataz de mina, mantiene una aventura amorosa con la esposa de Oskar (Łukasz Simlat), su mejor amigo, también minero. Kacper, para poder pasar el mayor tiempo posible con su amante, asigna a Oskar las tareas y misiones más arduas y peligrosas. Un día uno de sus encuentros será perturbado por un accidente en la mina: Oskar ha sido sepultado por una viga que ha cedido. Los amantes se unen a la operación de rescate, abrumados por la culpa, sabiéndose responsables de la mala fortuna de Oskar. Incapaces de afrontar la pérdida de su amigo y marido se verán obligados a encontrar respuestas en lo más profundo de su interior. (FESTIVAL DE CINE POR MUJERES 2020).



Zelazny most
Foto de Filmin

Lo que nace como una amistad

Un thriller dramático que se ambienta en Polonia. Monika Jordan-Miodzianowska dirige y escribe Zelazny most (The Iron Bridge), un film que narra un triángulo amoroso entre Magda, su marido Oskar y su compañero de trabajo en la mina, Kacper. El punto fuerte del film se encuentra en ir dejando salir reminiscencias del thriller, con una tensión por conocer el paradero desconocido de uno de los personajes principales. De esta manera, se va creando una red de sospechas, que deja intrigado al espectador hasta la resolución del mismo. A lo largo del film se van revelando las vivencias que sucedieron previamente al suceso que marca sus vidas y la carga emocional que supone para cada uno de los personajes. Así, no se les deja en un plano más externo y se busca llegar hacia uno más íntimo.

Sin embargo, esta historia a tres no obtiene un desarrollo excesivamente profundo. Hay buenas intenciones y se gestiona positivamente el efecto del misterio en la cinta, pero las motivaciones que hay detrás son demasiado circunstanciales. Dicho de otra forma, se echa en falta una mayor expansión del microuniverso que se fabrica, para darle unas aristas más interesantes a cada uno de los personajes y desvelar las razones que los lleva a actuar de dicha forma. A pesar de esa falta de consistencia, sabe resolverlo mediante momentos realmente humanos y en los que se puede sentir la nube sentimental que les persigue. Para ser su primer libreto cinematográfico, es un debut donde se ve potencial, pero donde todavía hay que matizar la evolución y el arco evolutivo de sus personajes. Por ende, debe seguir moldeando para traer historias con todavía mayor brillantez.

The Iron Bridge
Foto de Filmin

Pero termina siendo algo más

Julia Kijowska es la encargada de dar vida a Magda, la principal protagonista de Zelazny most (The Iron Bridge), e interés amoroso de los dos co-protagonista. Desde su primera aparición, la actriz demuestra tener un talante muy efectivo. Además, es firme en su manera de interpretar. Asimismo, utiliza esa fuerza arrolladora para aprovechar más su parte expresiva corporal y facial, que el uso del diálogo, donde hay momentos que son innecesarios. Gracias a esa templanza y presencia escénica, se fomenta el magnetismo en el propio film. Sabe consolidar ese contraste de emociones, que hay dentro de su personaje, dándole unas pinceladas más diversas. Inclusive, por este tipo de concreciones dramáticas, le da mayor brío a su personaje, que no está tan bien llevado desde el enfoque narrativo. También destacar que saber ser sensual, pero sin utilizar los recursos estereotipados de las femme fatale.

Después, Bartlomiej Topa se mete en la piel de Kacper, el mejor amigo de Oskar y amante de Magda. Mientras que en las primeras escenas tiene un arranque muy tibio, va realizando una metamorfosis interpretativa muy buena. Por lo cual, se va creciendo según avanza y esto le permite explorar las distintas facetas que hay dentro de su personaje. La desesperación, la culpa, la pasión… son emociones que las ejecuta desde una sutilidad y una sensibilidad precisas. Completa el reparto Lukasz Simlat como Oskar, el marido de Magda. Al principio tiene una dureza interesante, con personalidad, pero se diluye ante las escenas que demandan una mayor atención sensitiva. Aun así, se luce en aquellas que exigen una vigorosidad por el carácter de la escena. Igualmente, muestra su buen hacer en las partes en las que aparecen los tres en pantalla, siendo un perfecto equilibrio dramático entre Kijowska y Topa.

The Iron Bridge
Foto de Filmin

No siempre acaba bien

Esta vorágine de emociones, sentimientos y misterios se concentran en Zelazny most (The Iron Bridge) con una estructura visual muy atractiva, que concentra su principal misión en mantener la calidad de la imagen y su influjo en todo el film. Así lo hace y durante la duración de la misma, se conserva ese espíritu artístico más oscuro, para acompañar al thriller que desea realizar, aunque tenga un carácter más acorde al drama. Incluso, la escena de sexo no se produce con un preciosismo, que hubiera restado efecto al film, sino que lo mantiene dentro de esa oscuridad cotidiana. Aunque se mueve más en las sombras, no indica que sea una historia que cae en la tenebrosidad, sino que da ese contraste más sincero y ejemplifica el ying y yang que sucede en el guion. Lo traslada al estilo visual para que ejerza de buen acompañante.

La fotografía, como se ha menciona previamente, es espléndida. También hay que mencionar los exteriores inmensos que se dejan caer en la película. A pesar de no ser muchos, reflejan esa riqueza y esa distancia que hay entre personajes. Aun así, se aprovechan más de los interiores, que tienen una realización artística menos desarrollada, pero mantienen la verosimilitud cotidiana. El problema es que la interacción con el espacio no guarda una justificación expresiva detrás, más que realizar la acción. En consecuencia, no obtiene la importancia en escena que podría tener, enfocándose menos en los estímulos que podría recibir el espectador de los parámetros formales. Pese a ello, el ritmo es ágil, no es de una larga duración, por lo que se disfruta y causa el suficiente interés como para apreciar el notable trabajo de montaje.

Zelazny most
Foto de Filmin

Conclusión

Zelazny most (The Iron Bridge) es un drama tirante, o un thriller dramático, que expone un triángulo amoroso peligroso. Sus buenas intenciones marcan un debut cinematográfico interesante, donde todavía falta matizar una mayor profundidad emocional en sus personajes. Aun así, hace una buena gestión de la tensión y tiene un efecto magnético de apreciar. Luego, su trío protagonista está genial, sobre todo Julia Kijowska, la cual interpreta de una forma espléndida. También a nivel técnico hay una buena realización, con un cuidado de la imagen, donde solo falta mayor expresividad perceptiva. Un misterio sin resolver que destapa el suspense y una sensación atrayente.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí