Zombi Child es una película francesa realizada en 2019 por Bertrand Bonello (Nocturama, De la guerra). Protagonizada por una debutante Wislanda Louimat y acompañada por Loise Labeque. Estreno en salas de cine españolas el 14 de agosto de 2020.



Zombi Child

Crítica de ‘Zombi Child’

Ficha Técnica

Título: Zombi Child
Título original: Zombi Child

Reparto:
Louise Labeque (Fanny)
Wislanda Louimat (Mélissa)
Adile David (Salomé)
Ninon Francois (Romy)
Mathilde Riu (Adèle)
Bijou Mackenson (Clairvius Narcisse)
Katiana Milfort (Katy)

Año: 2019
Duración: 103 min.
País: Francia
Director: Bertrand Bonello
Guion: Bertrand Bonello
Fotografía: Yves Cape
Música: Bertrand Bonello
Género: Fantástico
Distribuidor: Flamingo Films España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Zombi Child’

Sinopsis

Haití, 1962. Un hombre regresa de entre los muertos para ser enviado a las infernales plantaciones de caña de azúcar.

En París, 55 años después, en el prestigioso internado de la Legión de Honor, una adolescente haitiana revela un antiguo y oscuro secreto familiar a sus nuevas amigas, sin imaginar que esta extraña historia provocará que una de ellas cometa una atrocidad. (Flamingo Films España)



Vudú, zombis y cine

El vudú es un culto sincrético, proveniente de diversas creencias animista africanas, más concretamente de la región de la Costa de Oro con una fuerte influencia del catolicismo. De esta forma diversos espíritus elementales, conocidos como los Loa. Estos se entremezclan con simbología como imágenes marianas o el Sagrado Corazón de Jesús. Uno de los loas más importantes en la figura del Barón Samedi. Vinculada al mundo de los muertos y la ultratumba, es una deidad pícara y granuja y uno de los loas más poderosos del vudú.

El vudú siempre ha sido tratado en el cine con cierto grado de exotismo y siempre desde una óptica blanca. Tenemos ejemplos del vudú y los zombis en el cine en títulos tan reseñables como Yo anduve con un zombi de Jacques Tourneur. Aparecen también en la saga de 007 en Vive y deja morir. Por último, Wes Kraven trató de dar una perspectiva más antropológica en la película La serpiente y el arcoíris. En esta última se entremezclaba en su segunda mitad con fuertes elementos fantásticos.

En Zombi Child, Bertrand Bonello huye de la frivolización de los zombis y de las hordas babeantes descerebradas. Sí es cierto que, George Romero, con permiso de Los Pitufos Negros, fue el primero en tratar a los zombis como infectados. Pero su tratamiento suponía una crítica a la sociedad de consumo.

Antes de eso, el fenómeno zombi se vinculaba en el cine al vudú y a su origen ritual.

Louise Labeque
Copyright Playtime

El Montaje

Para lograr esta aproximación a la figura del zombi, Bonello opta por un montaje paralelo entre dos realidades muy diferentes que tienen en común el ser francoparlantes. Por un lado, la película muestra la situación de Haití y como la presencia del vudú supone un hecho importante en la configuración de su sociedad. Las imágenes se tornan etnográficas, al mostrar los diferentes ritos, cantos y bailes. Exóticos a nuestros ojos, pero comunes a los de las personas de Haití.

El otro apartado del montaje es un prestigioso internado de señoritas en Francia. Donde se promulga una educación de élite a diferentes señoritas y mostrando la vida en Europa. Aquí aparecen las tensiones y dramas propios de la adolescencia. La consolidación de la amistad, los amores y desamores y las diferentes bromas mientras se crece.

Zombi Child
Foto de IMDB

Personajes

Aquí entra en juego la amistad entre ambos personajes protagonistas. Una de ellas (Wislanda Louimat), es hija de refugiados políticos haitianos que lucharon contra la dictadura de Duvalier. Otra (Louise Labeque), es una muchacha con una relación sentimental epistolar.

Ambos mundos se funcionan, la Francia laica y europea con el Haití espiritual y caribeño. La fascinación por el otro hará llevar al personaje interpretado por Labeque a despertar una curiosidad que pueda tener consecuencias fatales.

Entre medias, se explica el origen del vudú, su idiosincrasia y sus consecuencias. La apreciación se hace siempre desde la perspectiva de los personajes haitianos, pero la fascinación que sienten los personajes europeos, la compartimos los espectadores.

Zombi Child
Copyright Playtime

Conclusión de ‘Zombi Child’

Zombi Child es un buen trabajo de terror. El que suscribe este texto no es especial fan del género de terror. Pero en esta película se hace una gran aproximación a la temática zombi y sobre todo la implicación cultural y religiosa que tiene para el culto vudú.

Su tratamiento es siempre respetuoso y su acercamiento se hace con interés de antropólogo. Totalmente recomendable.

Reportaje de Zombi Child en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí