Creación Guiones

Nominado en dos ocasiones a los Premios Goya al mejor documental, Hernán Zin vuelve a este género con el documental 2020, película que narra los acontecimientos sucedidos por la crisis sanitaria de la COVID-19. Además, el realizador coloca la cámara justo días previos a la declaración del Estado de Alarma en marzo. Así se puede ver la evolución que supuso la llamada "primera ola". Sin duda, el argentino vuelve a sorprender por su gran labor como realizador. Capta uno de los momentos históricos más difíciles para la población española y mundial. Además, Madrid ha sido la ciudad elegida para mostrar las consecuencias que siguen vigentes por la pandemia mundial. Llega a los cines españoles este 27 de noviembre de 2020.



2020 documental

Crítica de '2020'

Ficha Técnica

Título: 2020
Título original: 2020

Año: 2020
Duración: 94 min
País: España
Dirección: Hernán Zin
Guion: Hernán Zin
Fotografía: Raúl Peña
Género: Documental
Distribución: Caramel Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de '2020'

Sinopsis de '2020'

El documental 2020 nos lleva a Madrid, una de las regiones más afectadas del mundo por la pandemia de la COVID-19. Al declararse el estado de alarma, Hernán Zin salió con su cámara a retratarla desde todos los frentes. Desde hospitales, ambulancias, residencias, morgues, funerarias, controles policiales hasta hospitales de campaña. Un trabajo de más de cuatro meses de rodaje en primera línea de la pandemia. (CARAMEL FILMS).



2020 Documental
Foto de Caramel Films

De obligatorio visionado

Tras el éxito de documentales como “Nacido en Gaza” o “Nacido en Siria”, Hernán Zin llega a tierras madrileñas para abordar 2020. Este documental narra, en primera persona, las vivencias suscitada antes de la crisis sanitaria de la COVID-19 hasta su mayor auge y posterior comienzo de la desescalada. Lejos de buscar el sensacionalismo, Zin se mete de lleno en distintas visiones, que van desgranando desde dentro el dolor de sufrir una pandemia mundial. De esta forma, el espectador no puede evitar emocionarse por las imágenes tan potentes que ve en pantalla. No necesita caer en el morbo ni en relatos explícitos. Es más, gracias a esa sensibilidad y ese tacto, es lo que hace que se comprenda el mensaje humano que hay detrás. Por lo que, hay que aplaudir el enfoque tan empático que se muestra en todo momento.

Zin da voz a las personas de a pie, ya sean médicos, policías, familiares de enfermos de COVID, ancianos en residencias… Permite poner un altavoz a aquellas personas que puedan dar mayor amplitud al punto de vista y expresar esa comunidad que tanto unió a los españoles durante el confinamiento. No obstante, el argentino también demuestra lo necesario que sería ver este documental, para entender la gravedad de un asunto que todavía sigue estando vigente en los últimos meses de 2020 y que no tiene todavía una fecha fija para su final. Gracias a ello, remueve conciencias, lo que hace que se descubra la buena labor como narrador de realidades del cineasta. Sin duda, debería ser de obligado visionado para poder concienciar a una sociedad que, en ocasiones, no ha observado la importancia de lo que está pasando.

Hernán Zin
Foto de Caramel Films

Los verdaderos héroes

A lo largo de toda la duración del documental 2020 se van dando distintos relatos, donde cada persona obtiene su importancia y se convierte en el capitán para dar mayor luz y diversidad. En primer lugar, el primero de ellos es un médico del Hospital de Torrejón. La razón no es otra que fue el lugar donde la pandemia dio comienzo, uno de los focos que mayor atención captó al iniciarse una vorágine de infectados, que después se replicaría en el resto de España. A través de un diálogo cercano, sin dramatismos, ni adornos, se enmarca dentro de lo que realmente se busca, que es contar y transmitir la sinceridad que hay en ellos. De igual manera, el resto de profesionales de la medicina, o de hospitales, presentan el mismo compromiso de completar sus vivencias y expresar cómo ha sido ese proceso tan complicado para ellos.

Por otra parte, tampoco se olvida de otros profesionales como bomberos, policías, funerarias, técnicos de ambulancias… En sus declaraciones se presenta esa naturalidad, que se ve engrandecida por la fuerza con la que relatan lo sucedido. Ahí es donde reside la fuerza del propio documental, en impactar sin necesidad de ir más allá de la propia humanidad de los presentes. Lo mismo sucede con aquellas personas que han sido víctimas de la COVID-19, o familiares que lo han vivido en sus carnes. Solamente con expresar toda ese huracán de emociones y sentimientos, hacen que la conexión sea instantánea y se agradezca la entereza de dar luminosidad al propio documental y al mensaje que transmite hacia fuera. Por ello, se toma en valor que hayan apostado por esa concienciación, pero siempre desde un prisma esperanzador y no de derrota.

Hernán Zin
Foto de Caramel Films

La lucha continúa

El género del documental tiene un factor a su favor que es la capacidad de representar la realidad lo más verosímil que se pueda. Aun así, como es lógico, siempre hay una perspectiva, la cual elige el realizador. Sin embargo, en 2020, Hernán Zin ha preferido que sea la propia ciudad de Madrid la que hable, la que sienta y la que acompañe al espectador en todo momento. Por lo cual, hay una estructura visual que bebe de ese naturalismo, que posa la cámara como si fuera un objeto más del lugar donde se encuentra. Mediante este método, la imagen obtiene ese poder que habla por sí solo, siendo un vehículo expresivo preciso. El retrato que hace de la ciudad de Madrid es un fenómeno que se ha expresado durante estos meses, pero verlo de esa manera tan artística y directa, le da todavía mayor peso.

Luego, se compensan esos exteriores con los interiores donde transcurre la acción. Se respeta el ambiente de agobio, de nerviosismo, de miedo, pero a la par se compensa con secuencias que obtienen un efecto sensitivo positivo, y así permite dar respiro al espectador. Con lo cual, no se ve aturdido por toda la información que se desarrolla. Por tanto, el montaje culmina un trabajo visual con un ritmo muy bien llevado. Deja tiempo tanto a la emoción, disparándose las lágrimas sin pensarlo y, al mismo tiempo, hace que se reflexione y asimile sin prisas. Asimismo, también deja salir esa ola de fuerza y de optimismo. Por último, recalcar el buen uso de la música, que sabe envolver la imagen y ambos fabrican una relación sinérgica muy delicada y apropiada, siendo un perfecto acompañamiento.

2020 Documental
Foto de Caramel Films

Conclusión

2020 es un documental que debería ser de obligado visionado, por la manera de abordar la crisis de la COVID-19 desde la humanidad, el aprendizaje y el respeto. Gracias a la manera de expresarlo, completa un trabajo totalmente sensible y con una complejidad narrativa muy bien desarrollada. Hernán Zin vuelve a demostrar el talento que tiene para este género. Obtiene momentos verdaderamente emotivos, sin forzarlos y, a la par, compensa con ese optimismo para seguir luchando. Un reflejo del camino recorrido, que sobrecoge por su realismo necesario y ayuda a continuarlo desde la lucha responsable.

Reportaje de 2020 en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones
CINEMAGAVIA
8'5/10
85 %
Artículo anterior"Érase una vez...": Mezclar churras con merinas
Artículo siguiente"Elena Universo": Nos despierta la luz
Comunicólogo audiovisual por la UCM. Proyecto de director de cine. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí