Filmin estrena el próximo viernes 3 de febrero 99 Moons del director suizo Jan Gassmann ("Europe, she loves"). La película, que tuvo su estreno mundial en la sección ACID del Festival de Cannes. Habla sobre la atracción sexual y la búsqueda de la libertad a través de los ojos de Bigna y Frank, dos treintañeros completamente opuestos que chocan en el camino de la vida. Inesperada e irremediablemente, su pasión les arrastra hacia una historia de sexo sadomasoquista repleta de traumas y obsesiones.



99 Moons película

Crítica de '99 Moons'

Ficha Técnica

Título: 99 Moons
Título original: 99 Moons

Reparto:
Valentina Di Pace (Bigna)
Dominik Fellmann (Frank)
Danny Exnar (Georg Huber)
Jessica Huber (Barbara)
Lia J. von Blarer (Divna)
Gregory Hari (Thaks)

Año: 2022
Duración: 110 min.
País: Suiza
Director: Jan Gassmann
Guion: Jan Gassmann
Fotografía: Yunus Roy Imer
Música: Michelle Gurevich
Género: Drama. Romance
Distribuidor: Filmin

FilmAffinity

IMDb

Tráiler de '99 Moons'

Sinopsis de '99 Moons'

El "9 Songs" de esta década. Una arrebatada historia de sexo sadomasoquista entre dos jóvenes carcomidos por los traumas existenciales de su generación. ¿Podrán entregarse al deseo y esquivar el abrazo del amor?

El control lo es todo para Bigna, una científica de 28 años, quien planea incluso sus deseos sexuales más ocultos. Frank, treintañero, busca el sentido de la vida en un mar de drogas y sexo esporádico. Cuando sus mundos tan diferentes choquen, se entrelazarán con obsesión en una arrebatada historia de sexo sadomasoquista.(Filmin)

Dónde se puede ver la película en streaming



Foto de IMDb

Me excita el contraste entre el control y el miedo

El comienzo de 99 Moons es muy visual y simbólico con las imágenes alegóricas de rebaños de ovejas, bandadas de pájaros y cardúmenes de peces, que se mueven en sus grupos respectivos bajo el manto nostálgico de la música clásica. Comienza así su discurso fílmico el director Jan Gassmann con la apertura de su nueva película, a la que sigue una muy impactante primera secuencia nocturna en un parking de coches.

A partir de aquí casi toda la película se va a mover en tonalidades oscuras, que remarcan el drama de sus dos principales protagonistas bien interpretados, Bigna, Valentina Di Pace, y su pareja Frankie, Dominik Fellmann.

Bigna es una científica vulcanóloga que vive en Suiza, dedicada al estudio de la posible predicción de los movimientos sísmicos y tsunamis mediante sensores colocados en ovejas y otros animales. Frankie se mantiene trabajando como camarero, disc jockey y otros oficios eventuales, de aquí para allá con más fortuna que constancia. Se conocen casualmente, comenzando una tórrida y turbulenta relación con altibajos en su codependencia afectiva y sexual.

A partir de éste esquema inicial 99 Moons nos irá mostrando las peculiaridades de sus relaciones y sus diferentes caracteres entre la pasión y la frustración. El guionista y también director ha sabido mostrar las subidas y bajadas de Bigna y Frankie en su tormentosa relación de pareja, con sus recidivas y relaciones paralelas.

99 Moons película

Creo que ambos queremos ser libres

La película 99 Moons, como su propio título indica, estructura sus 110 minutos en distintas partes. Organizadas según el número de lunas o noches que se van sucediendo, en torno a la pareja y otros personajes secundarios pero también importantes. A lo largo de todas esas noches lunares mantiene bien el tono dramático de la tensión entre Bigna y Frankie, en un sí pero no, de su intensa relación pasional cargada de pasión, traumas y adicciones sexuales.

Ésta pareja de treintañeros deambula por la vida con más búsquedas que certezas. Por lo que se entregan a una compulsión de prácticas sadomasoquistas en espiral creciente. La fotografía de Yunus Roy Imer retrata muy bien, con todo tipo de planos y exquisita naturalidad, sus relaciones sexuales con o sin máscaras personales, y en todo detalle sin llegar a ser escabrosas ni tampoco recurrentes.

Debajo de la tormentosa relación, plasmada en expresivos diálogos, hay mucha lectura y reflexión sobre dos seres inseguros que, mostrándose aparentemente liberados de tabúes sociales y sexuales, sin embargo no son capaces de asimilar sus transgresiones con libertad.

El ritmo y la comprensión de 99 Moons es más ágil y asequible que aquella otra ya lejana película emblemática El último tango, donde también la soledad y el desamparo fluctuaban sobre la pareja principal de protagonistas, Marlon Brando y María Schneider. En 99 Moons la banda sonora, con la música de Michelle Gurevich, acompaña discreta pero muy significativamente las oscilaciones afectivas, de Bigna y Frankie en su compleja relación.

99 Moons película

99 Moons y su buen estudio de personajes 

La historia de 99 Moons sobre las atracciones y altibajos de pareja, se apoya en una buena descripción de un hombre y una mujer jóvenes, perdidos en su búsqueda errática de la paz consigo mismos a través del encuentro equivocado en la pareja. La aparición de algunos terceros personajes, trata de llevar aire fresco y esperanzador en la historia. Thaks, Gregory Hari, Georg Huber, Danny Exnar, Sara, Ale Lindman, o Nadja, Katerina Stoykova.

Más allá de las secuencias explícitas de 99 Moons, bien rodadas de relaciones sexuales y prácticas sadomasoquistas, la película transpira casi todo el tiempo un clima de frustración y desencuentro cíclico de sus protagonistas principales. Desde debajo de las actitudes y conductas de Bigna y Frankie, transgresoras desde sus intentos de libertad personal. Acaban emergiendo comportamientos y sentimientos clásicos como los celos, la rivalidad y arquetipos tradicionales del hombre y la mujer. El trasfondo de las relaciones del trabajo científico de Bigna con sus viajes profesionales  y el reducido ambiente de los trabajos precarios de Frankie, encajan y definen muy bien sus tan distintas personalidades.

99 Moons es un rico tratamientos de personajes y un abordaje valiente en profundidad de la atracción y la pareja heterosexual con sus miedos, proyecciones, traumas, expectativas y desajustes, cuando cada miembro adolece de grandes carencias personales. El final del largometraje resuelve bien la turbulenta dinámica de éstas dos atormentadas personas. que un día se encontraron casualmente y se entregaron a un naufragio con más bajadas que subidas.

Conclusión de '99 Moons'

99 Moons es una interesante película que yendo mucho más allá de la curiosidad o el posible morbo por las escenas sadomasoquistas y sexuales es un buen estudio de personajes. La evolución de la relación de dos perfiles tan distintos como Bigna y Frankie es interesantemente mostrada a lo largo de casi dos horas, sin bajar el ritmo ni el interés de la narración.

99 Moons es una película recomendable muy de autor, fructífera para provechosas sesiones de cineforum donde las distintas visiones enriquecerán nuestra propia percepción. Quedamos expectantes para ver nuevas películas y el resto de la filmografía del director Jan Gassmann.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM