Adam es un drama costumbrista dirigido por la cineasta marroquí Maryam Touzani. Un largometraje en el que se indaga las distintas caras de la maternidad, bajo un contexto extremadamente patriarcal y conservador como es el marroquí. Se trata de una coproducción entre Marruecos-Francia y Bélgica, que estuvo presente en las secciones oficiales del año pasado del Festival de Cannes y Seminci. Adam fue la cinta seleccionada por Marruecos, para competir a mejor película extranjera en los Oscars de este año; pese a que al final no fuera nominada.

La película está protagonizada por Lubna Azabal, Nisrin Erradi, Douae Belkhaouda, Aziz Hattab y Hasna Tamtaoui. Adam se estrenara en las salas de cine españolas, este próximo 6 de Noviembre.



Adam

Crítica de ‘Adam’

Ficha Técnica

Título: Adam
Título original: Adam

Reparto:
Lubna Azabal (Abla)
Nisrine Erradi (Samia)
Douae Belkhaouda (Warda)
Aziz Hattab (Slimani)
Hasnaa Tamtaoui (Rkia)

Año: 2019
Duración: 98 min.
País: Marruecos
Director: Maryam Touzani
Guion: Maryam Touzani, Nabil Ayouch
Fotografía: Virginie Surdej
Música:
Género: Drama
Distribuidor: Karma Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Adam

Sinopsis

En la Medina de Casablanca, Abla, viuda y madre de una niña de ocho años, regenta una modesta tienda de repostería tradicional marroquí. Su rutina diaria se ve interrumpida un día por la llegada de Samia, una joven embarazada que llama a su puerta buscando trabajo y un techo donde dormir. La niña acepta a la recién llegada desde el primer momento, pero su madre no quiere acoger a una extraña en su casa. Abla ni se imagina lo que este encuentro fortuito del destino puede cambiar sus vidas.



Un silencio acuciante

Lo primero que te llama la atención de este largometraje, es lo extremadamente minimalista que llega a ser. Casi en su totalidad, la cinta transcurre en una única localización (exceptuando algunas escenas cortas del principio y el intermedio). Esta decisión es realmente audaz y arriesgada, ya que puede hacer que el ritmo narrativo se tambalee por momentos. Afortunadamente, la directora ha sabido ingeniárselas para sacar lo máximo de esta localización; pese a ser una casa que intuimos que es pequeña, en ningún momento tenemos la impresión de que la trama se está viendo estancada o que no avanza. La intención desde el primer instante,  es la de dar voz a los personajes y sus mundos internos.

El primer tercio de Adam nos va introduciendo poco a poco a cada personaje. A penas cuenta con cinco actores esta cinta, por lo que se le da mucho énfasis a las escenas entre las dos protagonistas, Abla y Samia. No contiene mucho diálogo  ni se fuerza a encarrilar la acción en su comienzo, pero eso no torpedea el dramatismo y el interés que suscita hacia el espectador cada plano que vemos en pantalla. Un guion muy bien construido y sobre todo una construcción de los personajes muy elocuente e intensa.

Adam
Fotos de Karma Films

Un barroquismo atrayente

Adam es una cinta en la que la fotografía juega un papel fundamental. Se hace un uso muy dramático de la luz en cada plano, que enfatiza las tensiones que se ocasionan entre estas dos mujeres. Es increíble el manejo de luces y sombras que nos presenta la directora de fotografía polaca, Virginie Surdej; sin duda, una de las grandes virtudes que tiene este largometraje. El silencio también se pone muy de manifiesto, ya que es una cinta tremendamente cinematográfica; es muy palpable el ingenio y el conocimiento del medio, que hay detrás de esta joven directora.

Adam a medida que va transcurriendo la trama  va adquiriendo un mayor dramatismo, a la vez que vemos cómo va destensándose la relación entre estas dos mujeres. Dos personajes que muestran una continua contraposición, a causa de las experiencias vitales previas que cada una alberga. Como se puede intuir, acaban percatándose que hay más cosas que las unen de que las separan; una sucesión de acontecimientos, que muestran el insondable nexo que va originándose.

Cada una le revela a la otra, el dolor más recóndito de su ser y es de esa forma que pueden sobrellevar de mejor manera sus duelos internos. No es una pareja de personajes que caigan en el típico cliché, sino que se ve claramente el gran arco narrativo que comparte cada una.

Lubna Azabal, Nisrine Erradi
Fotos de Karma Films

Las sombras de la maternidad

Es el elemento narrativo en el que gira toda la trama y que acaba desenvolviendo de una manera profundamente humanista y sincera. El último tramo de Adam acaba siendo sofocante y dramático, confiando todo el peso narrativo al personaje  de Samia. La actriz Nisrin Erradi lleva a su personaje a otro nivel actoral, ahondando de una manera soberbia en las emociones de esta madre soltera. Sin caer en spoilers, hay que destacar una escena en particular del final de la cinta, que está tomada de una manera absolutamente  brillante.

Adam también habla de la situación de la mujer en Marruecos  y la situación de empobrecimiento que tienen que lidiar muchos ciudadanos. Es un retrato realista de la sociedad de dicho país, plasmado a través de la relación de estas dos mujeres. Una película que te encandila por sus personajes y la hermosa estética que presenta. No es una película trepidante, pero eso tampoco quiere decir que no sea accesible para el gran público. Es un tipo de cine que juega con la ambivalencia de una sosegada puesta en escena y una construcción narrativa altamente dramática. Esto provoca que Adam no acabe por perder su ritmo narrativo, ni tampoco que angustie al espectador con tanto dramatismo; dejándolo que vaya reposando, cada acontecimiento que va ocurriendo en pantalla.

Adam
Fotos de Karma Films

Conclusión de ‘Adam’

Adam es una película que ahonda en las luces y las sombras de la maternidad, bajo un manto minimalista y costumbrista. Una película que no presenta mucha acción, pero que sin embargo consigue mantener al espectador en vilo. Una de sus grandes virtudes es su fotografía profundamente barroca, digna de cualquier obra de Caravaggio. Además, cuenta con unos personajes femeninos absorbentes, que llenan la pantalla a través de esta sobrecogedora historia. Una cinta que merece mucho la pena ver, por el particular enfoque que le brinda la directora Maryam Touzani. Si te gusta el cine magrebí y las historias de mujeres auténticas, no puedes perderte a partir del próximo 6 de Noviembre, esta maravillosa película.

Reportaje de Adam en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí