Algo bello que quedó atrás (Beautiful Something Left Behind) dirigido por Katrine Philp se estrena en exclusiva en Filmin. Documental que triunfó en el festival norteamericano South By Southwest 2020, se acerca de una forma asombrosa al sufrimiento de los niños al perder a sus seres queridos. Padres que ya no están, madres que se fueron y hasta hermanos o hermanas que tuvieron que dejar este mundo mucho antes de lo previsto.

Katrine Philp directora del documental, estrena su quinto largo documental siguiendo la estela de todos los anteriores. Es conocida por The Passionate Eye (2019), False Confessions (2019), Suitable (2013) o Dans for mig (2012), además de tener otros dos cortos documentales como son, Book of Miri (2009) o Home Sweet Home (2015).

Una directora con un ojo ya bastante entrenado que sabe captar y entender las historias que le rodean para poner su pequeña reflexión de lo que sucede. En Algo bello que quedó atrás, Katrine Philp nos enseña cómo y de qué manera afrontan los niños la muerte de un ser querido. Una fatal y ardua confrontación de la realidad de nuestro mundo que deberán de gestionar a muy temprana edad. 



Algo bello que quedó atrás

Crítica de ‘Algo bello que quedó atrás’

Ficha Técnica

Título: Algo bello que quedó atrás
Título original: Beautiful Something Left Behind

Año: 2020 
Duración: 88 min.
País: Dinamarca
Director: Katrine Philp
Fotografía: Adam Philp
Productora: Good Company Pictures Aps
Género: Documental
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Algo bello que quedó atrás’

Sinopsis 

Con un acercamiento único a las emociones de los niños, este es un bello y luminoso viaje a través del duelo y todo lo que ello conlleva. En el grupo Good Grief de Nueva Jersey, los niños aprenden a entender la pérdida de un progenitor o familiar a través del juego y las manualidades, explotando en la “sala del volcán” o diciendo adiós a un osito malito que está en la “sala del hospital”.

En el transcurso de un año, seguiremos las reuniones semanales de seis niños, Kimmy, Nicky, Peter, Nora, Nolan y Mikayla y su fiel compañero: el duelo. A veces es desgarrador, pero también luminoso, escuchar sus preguntas sobre la vida y la muerte a través de sus mentes curiosas. El duelo es tan alto y escarpado como una montaña, pero te ayuda a entender qué ha pasado, y es que la muerte, por mucho que nos duela, es irreversible. (Filmin)



Algo bello que quedó atrás
Foto de Good Company Pictures Aps

El gran problema

En, Algo bello que quedó atrás (Beautiful Something Left Behind) los niños se presentan de forma oficial hablando de la muerte de su ser querido y resulta ser, arrollador sentimentalmente. Es una muestra de madurez y sensatez abrumadora por parte de los más pequeños de la casa. 

Los protagonistas de este documental son seis niños: Kimmy, Nicky, Peter, Nora, Nolan y Mikayla. Su punto en común, por desgracia, es la pérdida de un progenitor o familiar. Es en este grupo llamado Good Grief de Nueva Jersey que estos niños tienen que aprender a saber lo que es la muerte. Al estar en convivencia con otros niños que también han tenido pérdidas similares, esto se consigue con el tiempo de manera positiva dado que los seguiremos por el transcurso de un año. 

Algo bello que quedó atrás (Beautiful Something Left Behind) es un verdadero desafío para los niños que tienen que afrontar y además aprender a saber lo que es este mundo sin todavía, en algunas ocasiones, dejar su inocencia y luminosidad que les caracteriza. Es un hecho importante  y les va a marcar para el resto de su vida para bien o para mal y en cierta medida, los que quedan tienen de ayudarlos a sobrellevar sus miedos e inseguridades.

Katrine Philp nos explica: “Creo que los niños de la película nos muestran lo que necesitamos saber sobre el dolor“, Asimismo añade: “Era importante para mí hacer esta película como un viaje al dolor de los niños. El dolor no es un proceso lineal. Es mucho más fragmentado. Y a veces estás feliz y todo está bien, y al siguiente momento estás triste. Así que también quería trabajar con la estructura de la película, e inspirarme en la voz de los niños“.

Beautiful Something Left Behind
Foto de Good Company Pictures Aps

Confrontación 

A lo largo de la cinta nos encontramos con diferentes situaciones de lo más estremecedoras y también tiernas cuando lloran, se enfadan o se avergüenzan por sentir miedo o culpa. Con los diferentes niños nos encontramos distintivas emociones a flor de piel dado que cada uno, aunque sean niños, expulsa su malestar por maneras y vías alternas. 

En Algo bello que quedó atrás (Beautiful Something Left Behind), los diálogos son impactantes y verdaderamente maravillosos dado que nos muestran sus mas oscuros sentimientos de una manera increíblemente sabia y reflexiva. Ellos se sienten mal y eso les duele pero también saben el por qué. Expresar ese dolor mediante sus propias palabras no es nada fácil pero logran eficazmente decir lo que sienten, lo que quieren y lo que no y lo que les da miedo, seguridad o tristeza. ¡Muchos sentimientos que emergen a la vez! 

Katrine Philp y su marido junto con sus dos hijos, director de fotografía del documental, se desplazaron para seguir el proceso terapéutico de estos seis niños. Philp explica: “Algunas personas me han dicho que la película es como un viaje catártico”. Sin duda, es purificador para los niños y sobre todo para los más mayores que puedan disfrutar de la cinta. 

Algo bello que quedó atrás
Foto de Good Company Pictures Aps

Elementos narrativos 

A nivel técnico, Algo bello que quedó atrás (Beautiful Something Left Behind), es correcta y en algunas ocasiones adquiere una belleza sin igual ya no tanto por la cámara y la iluminación, que también, sino por el propio significado de lo que supone para un niño afrontar este tipo de situaciones. En general el film se centra mucho más en el sufrimiento de los niños y la cámara se posiciona desde el ser un mero vigía que va viendo lo que ocurre sin apenas intervenir en el proceso de creación de las distintas secuencias que se van dando a lo largo del film. 

El espacio en el que se desarrollan todos esos latentes sentimientos de los niños se usa con suma inteligencia y se opta por primeros planos y cámara en mano para sensibilizar aún mas si cabe este entristecedor tema. Con estos dos elementos visuales nos acercamos directamente a lo que ellos sienten y encontramos una profunda sensación de amargura y tristeza en sus rostros. Los elementos bien compuestos narrativamente nos hacen llegar hasta ese punto y sin duda Katrine Philp y su equipo lo logra con creces. 

Las transiciones de un niño a otro sirven para mostrarnos otro punto de vista y ponernos en otra perspectiva desde la mirada del mismo para permitir realzar el mensaje y no caer en una repetición constante. Se alejan para volver en otro punto del documental y completar entonces ya su historia y resolución de un hecho terriblemente trágico.

Beautiful Something Left Behind
Foto de Good Company Pictures Aps

Atmósfera de melancolía

En cuanto a la narrativa en el ambiente sonoro, acertado sin duda, por la sencilla razón de no endulzar la problemática y no llegar a sensacionalismos de ningún tipo. Es un gran punto a favor que tiene este film. Algo bello que quedó atrás (Beautiful Something Left Behind) es un documental crudo, intenso y especialmente duro.

A la cinta no le hace falta poner decorativos para entender por lo que esos niños están pasando y por ello, tal y cómo se ve, se transmite. En consecuencia, esto hace que el tema del que se habla en la película de Katrine Philp sea tal y cómo es, sin ningún obstáculo ni artificio de por medio.

No obstante sí que hay piezas musicales muy suaves que sirven a modo de separador entre un tema y otro y que decoran la atmósfera con una profunda melancolía y pesar.

Algo bello que quedó atrás
Foto de Good Company Pictures Aps

 Conclusiones de ‘Algo bello que quedó atrás’

Katrine Philp encuentra una historia muy dura llena de fe, misticismos, reflexiones, miedos e inseguridades sobre lo que es la vida, la muerte y el mundo que nos rodea. Por tanto, Algo bello que quedó atrás (Beautiful Something Left Behind) es un documental muy recomendable para los espectadores que quieran ver la dura confrontación de sentimientos que tienen los niños con respecto a estos temas tan cruciales de la vida. 

Algo bello que quedó atrás (Beautiful Something Left Behind) por tanto es un documental que huye de las “trampas audiovisuales” para hacer sentir al espectador y potencia con virtud y dedicación, su más sincero mensaje lleno de esperanza y luminosidad.

Beautiful Something Left Behind
Foto de Good Company Pictures Aps

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí