La amabilidad de los extraños es un drama danés escrito y dirigido por Lone Scherfig (An Education, Wilbur se quiere suicidar). Cuenta una historia coral en la que una mujer que huye con sus dos hijos de un esposo maltratador, encuentra el apoyo que necesita en la bondad de gente con la que se cruza en Nueva York. Fue la película inaugural del Festival de Berlín.

Está protagonizada por Zoe Kazan (Ruby Sparks, La balada de Buster Scruggs), Tahar Rahim (The Eddy, Le secret de la chambre noire), Andrea Riseborough (Mandy, Nancy), Caleb Landry Jones, Jay Baruchel, Bill Nighy, David Dencik y Lisa Codrington. La película no ha llegado a estrenarse en salas de cine en España y nos llega a través de las plataformas VOD de Movistar+, Filmin y Rakuten TV, el día 17 de julio de 2020.



La amabilidad de los extraños

Crítica de ‘La amabilidad de los extraños’

Ficha Técnica

Título: La amabilidad de los extraños
Título original: The Kindness of Strangers

Reparto:
Zoe Kasdan (Clara)
Esben Smed (Richard)
Jack Fulton (Anthony)
Finlay Fojtak-Hissong (Jude)
Andrea Risenborough (Alice)
Caleb Landry Jones (Jeff)
Bill Nighy (Timofey)

Año: 2019
Duración: 112 min.
País: Dinamarca
Dirección: Lone Scherfig
Guion: Lone Scherfig
Música: Andrew Lockington
Fotografía: Sebastian Blenkov
Productora: Creative Alliance / Svenska Filminstituet / Nordisk Film & TV Fond / Nadcon Film / Film I Väst / WDR/Arte Grand Accord / Arte France Cinéma / Det Danske Filminstitut
Género: Drama
Distribuidora: B Team Pictures

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘La amabilidad de los extraños’ en versión original

Sinopsis de ‘La amabilidad de los extraños

Clara llega a la ciudad de Nueva York acompañada de sus dos hijos escapando de su abusivo marido policía. Cuando confiscan su coche, Clara y su familia se enfrentan a la dura realidad de vivir en la calle.



Una fábula bienintencionada y edulcorada

Resulta complicado hacer una crítica amable sobre La amabilidad de los extraños. Es una película tan bienintencionada como vacía. Busca profundizar en el melodrama más ñoño con la única intención de emocionar al público, pero en realidad cuesta muchísimo sentirse identificado con la historia y cualquiera de sus personajes. El realismo se siente impostado y te distancia hacia la completa apatía.

Hay un retrato tan cordial sobre la ciudad de Nueva York y su acogida a los inmigrantes, que pareciera estamos ante un spot publicitario subvencionado por alguna entidad municipal. Como película, dista mucho de mostrar la realidad de las calles de una ciudad mucho menos amable de lo que se refleja en pantalla.

Todos los personajes de La amabilidad de los extraños son seres solitarios que huyen de sí mismos o de su pasado. La película los presenta en formato coral con un estilo de vidas cruzadas. Poco a poco, va combinando sus caminos para terminar juntando sus destinos. Se convierte, entonces, en una especie de fábula capriana de poco fuste que se excede con el edulcorante.

La amabilidad de los extraños
Copyright Alamode Film

Esteticismo académico para retratar miserias humanas

Sorprende encontrarse con un producto tan telefilmero e inofensivo en La amabilidad de los extraños, dirigida por la casi siempre interesante directora danesa Lone Scherfig. La autora de obras notables como An Education (2009), One Day (2011) o Wilbur se quiere suicidar (2002), mantiene el estilo clásico y académico de sus últimas obras. Sin embargo, el contraste de un esteticismo visual exacerbado con la miseria por la que pasan sus personajes, acaba por atragantar el desarrollo de una historia que nunca logra despegar.

Suerte tiene la película de contar con un reparto de rostros conocidos que hacen más llevadero el visionado. La protagonista, Zoe Kazan, está estupenda, pero actores tan brillantes como Andrea Riseborough o Tahar Rahim, realizan un trabajo menos inspirado. La culpa la tienen sus insípidos personajes y la previsibilidad absoluta de todos sus actos. El único personaje que se salva de la quema es el interpretado por un divertido Bill Nighy con su fingido acento ruso, pero es un secundario sin apenas peso en la trama.

La amabilidad de los extraños
Copyright Alamode Film

Conclusión de ‘La amabilidad de los extraños’

La amabilidad de los extraños es un melodrama naïf escrito y dirigido por la directora danesa Lone Scherfig. Es el retrato coral de un grupo de personas que arrastran sus propias cargas emocionales, pero que salen adelante ayudándose unos a otros. Una historia tan bienintencionada y bonita, como poco creíble. Es casi como un cuento de hadas sobre la vida en Nueva York.

La directora cuida mucho la ambientación y la presentación estética de la propuesta, pero solo consigue distanciarnos aún más del sufrimiento inicial de los personajes. Nunca sentimos que el guion fluya como algo orgánico y la introducción de los elementos melodramáticos se fuerza sin mesura. En estos tiempos violentos donde el individualismo y el sarcasmo se imponen sobre la bondad y los buenos modales, se agradece encontrar una propuesta que ponga en valor los buenos sentimientos. Por desgracia, la película nunca logra emocionarnos ni hacer creíble tanta amabilidad por parte de esos extraños.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí