El ángel exterminador es uno de los largometrajes más admirados de Luis Buñuel. Una asombrosa obra surrealista que, aún sin cumplir las exigencias del director aragonés, hizo sucumbir tanto al público como a la crítica. Se puede ver en Filmin.



El ángel exterminador

Crítica de ‘El ángel exterminador’

Ficha Técnica

Título: El ángel exterminador
Título original: El ángel exterminador

Reparto:
Silvia Pinal (Leticia ‘La Valkiria’)
Enrique Rambal (Edmundo Nobile)
Jacqueline Andere (Alicia de Roc)
José Baviera (Leandro Gomez)
Augusto Benedicto (Carlos Conde)
Claudio Brook (Julio)
César del Campo (Alvaro)
Antonio Bravo (Sergio Russell)

Año: 1962
Duración: 90 min.
País: México
Director: Luis Buñuel
Guion: Luis Buñuel, Luis Alcoriza
Fotografía: Gabriel Figueroa (B&W)
Música: Raúl Lavista
Género: Drama
Distribuidor: Alenda S.A.

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘El ángel exterminador’

Introducción a ‘El ángel exterminador’ – Filmoteca de Sant Joan

Donde comprar la película

Oferta
El ángel exterminador [Blu-ray]
  • Silvia Pinal, Enrique Rambal, Claudio Brook (Actors)
  • Luis Buñuel (Director)
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades
El ángel exterminador [DVD]
  • Silvia Pinal, Enrique Rambal, Claudio Brook (Actors)
  • Luis Buñuel (Director)

Sinopsis

Buñuel, que sentía horror a las multitudes, no concebía la soledad como un bien, sino como una farsa del bien y pensaba que las ideologías y las religiones.

Al finalizar una cena en la mansión de los Nóbile, un grupo de personas queda atrapado en el salón debido a una extraña fuerza que les impide salir de allí. Transcurren los días y la cortesía inicial de los invitados se transforma en el más primitivo instinto de supervivencia (Filmin).

Premios

  • Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (mejor película). 1962


Una agobiante confusión

El ángel exterminador comienza con un personaje abandonando una mansión. Se trata de un sirviente que tras mostrar su decisión de marcharse es despedido. Tras él, el resto de sirvientes muestran un extraño interés en querer alejarse de allí cuanto antes. Todo parece vaticinar que algo nefasto está a punto de ocurrir allí.

Una elegante fiesta comienza y, tras alargarse más de lo debido, los invitados expresan sus deseos de volver a casa. Por razones desconocidas, no explícitas en el filme –ni necesarias-, los invitados no pueden irse, mas no parecen estar disgustados por ello.

Los invitados se acomodan en el salón, unos en los divanes y otros en el suelo. Los dueños están convencidos de que falta poco para que se marchen, pero, ¿qué está pasando aquí? ¿Por qué nadie se va?

A la mañana siguiente todos se despiertan como si nada y conversan sobre cómo han pasado la noche. Dialogan tranquilamente sobre la situación, la cual comienza a resultar inverosímil o, tal vez, demasiado normal.

El ángel exterminador
© 1962 – Altura Films International

La repetición

Buñuel, un artista obsesionado con la repetición, crea una obra en la que constantemente se repiten secuencias idénticas. Observamos cómo los invitados entran dos veces en la mansión o vemos cómo dos invitados se presentan varias veces, como si no se conociesen. Además, la reunión termina exactamente igual que empezó.

El propio Buñuel indicó que hay como veinte repeticiones idénticas en el filme, porque qué es la vida sino una continua sucesión de hechos idénticos. Todos los días nos levantamos, nos lavamos la cara y vamos a la misma oficina, con los mismos compañeros.

Los invitados, que se mantienen encerrados en el salón, se mueven de forma cíclica y no progresiva. Pierden la noción del tiempo y se pierde la linealidad del mismo, la hora o el tiempo transcurrido pierden toda la importancia.

El ángel exterminador
© 1962 – Altura Films International

Crítica social

La esencia de El ángel exterminador es la feroz crítica social que se realiza sobre la burguesía. Buñuel, que estaba exiliado en México, quiso recrear una fiesta ostentosa, llena de suculentas comidas y trajes elegantes. Sin embargo, no quedó del todo contento, le habría encantado contar con un presupuesto mayor y poder exagerar más la vida pomposa de estos burgueses acomodados.

Cuando los invitados se despiertan, tras haber pasado la noche en el salón, se comienza a producir un efecto de contagio entre ellos. Incapaces de abandonar la casa y con razones tan absurdas como lo es la vida misma, observamos cómo nadie quiere ser el primero en marcharse, tienen miedo a ser señalados por el resto. Por tanto, todos se quedan, bajo el asombro de los dueños.

Sus problemas comienzan a aflorar, muestran sus trastornos frente a todos y se desnudan interiormente. Mientras tanto, hay un invitado que entra en coma, aparece un oso paseando por la sala contigua y unos corderos van y vienen a sus anchas por la mansión.

Silvia Pinal, Enrique Rambal
© 1962 – Altura Films International

Surrealismo

La desesperación, la falta de higiene o el hambre se va apoderando de los invitados. Asimismo, la relación entre ellos se tensa según avanza el tiempo y siguen sin encontrar una solución.

El ángel exterminador retrata constantemente la frustración de un grupo de personas que no pueden hacer lo que quieren hacer. Quienes están dentro no pueden salir y quienes están afuera no pueden entrar. Resulta inexplicable cómo un grupo de personas, a priori civilizadas, no pueden ponerse de acuerdo para salir.

De forma surrealista se acercan a la puerta de la mansión los familiares y conocidos de los invitados, ya que sus familiares llevan encerrados demasiado tiempo. Se preguntan qué estará sucediendo ahí dentro pero ninguno de ellos se atreve a entrar.

Silvia Pinal
© 1962 – Altura Films International

Conclusión de ‘El ángel exterminador’

El ángel exterminador es la obra cumbre de Buñuel. El cineasta intentó explicar la imposibilidad de dar una explicación a todo, una crítica a la decadencia de la clase alta y a un mundo corrompido. La pérdida de valores ante una situación de presión.

Para la proyección en Francia, Buñuel añadió el siguiente comentario al inicio de la película: “Si la película que van ustedes a ver les parece enigmática, la vida lo es también. El autor declara que no ha querido jugar con símbolos, al menos conscientemente. Puede ser que la mejor explicación para El ángel exterminador es que, racionalmente, no tiene ninguna…”.

Gracias a ello, el largometraje conserva su atractivo original y se presta a seguir recibiendo nuevas interpretaciones, casi tantas como personas se atrevan a verla.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí