Animales sin collar es la ópera prima de Jota Linares, que adapta a la andaluza la obra dramática ‘Casa de muñecas’ de Henrik Ibsen. El director es conocido por su segunda película, ‘¿A quién te llevarías a una isla desierta?’ y por cortometrajes como ‘Rubita’ o ‘Ratas’. Es una coproducción entre España e Italia, producida por La Canica Films, Palomar, Netflix España, Movistar+ y Animales sin collar AIE. Está protagonizada por Natalia de Molina, Daniel Grao, Natalia Mateo e Ignacio Mateos. Estreno en Netflix el 1 de mayo.



Animales sin collar

Crítica de ‘Animales sin collar’

Ficha Técnica

Título: Animales sin collar

Reparto:
Natalia de Molina (Nora)
Daniel Grao (Abel)
Natalia Mateo (Virginia)
Ignacio Mateos (Félix)
Borja Luna (Félix)

Año: 2018
Duración: 96 min.
País: España
Dirección: Jota Linares
Guion: Jota Linares
Música: Pablo Trujillo, Vanessa Garde
Fotografía: Junio Díaz
Productora: La Canica Films / Palomar / Netflix España /Movistar+
Género: Thriller
Distribuidora: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Animales sin collar’

Sinopsis

Un cortijo aislado en mitad de la campiña andaluza es testigo del triunfo de Abel y Nora. Él es un político entregado a la lucha por los más desfavorecidos y acaba de hacer historia, ella su mujer y guardiana de un secreto que puede cambiarlo todo.

La promesa de una nueva vida para ambos se ve truncada por la aparición de Víctor, un alto cargo caído en desgracia, y de dos antiguos amigos de una época que prefieren olvidar, Virginia y Félix. Todos creen llevar el control de una situación donde nada es lo que parece y donde cada revelación descubre nuevos interrogantes.

Vida, amor, dolor, muerte, ambición y redención se mezclarán durante tres días tras los que nada volverá a ser igual para ninguno de ellos. (eOne Spain)

Donde se puede ver la película



Los mansos también muerden

Animales sin collar es la ópera prima de Jota Linares, estrenada en 2018. La cinta adapta al contexto social andaluz la obra ‘Casa de muñecas’ de Henrik Ibsen, lo hace tratando temas como la corrupción y el desenmascaramiento de las personas (aspectos existentes en la obra original) o el costumbrismo andaluz. Está claro que la corrupción ha dejado huella en los creadores audiovisuales actuales, dado que este tema fue tratado ese mismo año por ‘El reino’. El director trae al presente la obra de Ibsen, demostrando una inexistencia de cambio en las pretensiones del ser humano.

La película a pesar de tratar los temas anteriormente citados, se centrará en hablar sobre las segundas oportunidades y nuestra identidad como individuos. Estos en concreto son desarrollados por el personaje principal, que se encontrará entre la espada y la pared. Finalmente, la protagonista de esta historia, entiende que su marido más allá de predicar con el ejemplo de buena persona, se ha convertido en alguien con hambre de poder.

Las interpretaciones de Animales sin collar corren a cargo de Natalia de Molina, encargada de representar el papel de Nora, desgraciadamente no con la suficiente destreza como cabría esperar. Abel está encarnado por Daniel Grao, que sorprende con un acento andaluz evidentemente falso y una actuación algo deficiente. Sin lugar a dudas, Ignacio Mateos es la pieza clave de este engranaje, demostrando una capacidad innata para ejecutar personajes llenos de luces y sombras, aportando numerosos matices reseñables.

Animales sin collar
Copyright Manolo Pavón

Una casa de muñecas algo desestructurada

El guion de Animales sin collar establece ciertos puntos ya establecidos por la obra de Henrik Ibsen, como la estructura narrativa y el arco de los personajes. Sin embargo, el guion escrito por Jota Linares deja tramas sin conectar, como la aparición de Virginia. Desgraciadamente no oculta los bloques de información, lo que supone un problema de cara al espectador. Un ejemplo de esto lo observamos en el bloque inicial, cuando toda esa información es verbalizada de forma descarada por la radio del taxi.

El ritmo de la cinta es pausado pero intenso, no obstante, lo más destacado es su trepidante final, que se precipita con un clímax bastante tardío. El mejor momento se da cuando Natalia de Molina se desabotona el cuello del vestido que le ha regalado su marido.

La planificación de Jota Linares en Animales sin collar es bastante simple, por lo general emplea una estructura basada en plano, contraplano y planos detalle. Estos últimos aparecen en demasiadas ocasiones, aunque esta idea de dirección se plantee desde un inicio, son planos carentes de sentido, ya que distraen la mirada del público y no aportan gran cosa. La fotografía sí que es digna de admiración, transmite a la perfección la sensación de verano andaluz, con un etalonaje centrado en los amarillos, los pasteles y los cielos completamente sobreexpuestos.

Animales sin collar
Copyright Manolo Pavón

Conclusión de ‘Animales sin collar’

Animales sin collar es la ópera prima que estrenó en cines Jota Linares en 2018. El film realiza un gran esfuerzo por ceñirse a ‘Casa de muñecas’ de Henrik Ibsen, lo que provoca que no tenga tanto espacio para fluir narrativamente. La obra se adentra en temas clave de la sociedad actual, pero al estar tratados por un director novel no tienen la suficiente consistencia para establecer un esquema notable.

Las segundas oportunidades son algo que todo el mundo quiere que le den, pero implica un sacrificio por la otra parte. En este sentido, su director acierta con la reflexión, mostrando a Nora como una persona que hace concesiones inicialmente, pero que al final acaban pasando factura. El dolor del pasado se va con el tiempo, pero el rencor nos recuerda aquellos momentos anteriores a aquella oportunidad que le dimos a esa persona. Lo mejor es mirar hacia delante y quitarnos las correas que nos oprimen, dejando al aire libre la maravillosa personalidad que tenemos.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí