Anna Alarcón nació en 1979 en Barcelona. La actriz catalana acumula un total de más de 30 obras de teatro a sus espaldas, siendo premiada en los Premios BBVA de Teatro por su trabajo en el monólogo «Psicosis de las 4.48». En el ámbito audiovisual también es reconocida por el gran público por proyectos en series como «El cor de la ciutat», «La riera», «Nit i dia» o películas como «La hija de un ladrón» o «Insensibles». Entre sus proyectos pendientes de estreno se encuentran títulos muy esperados por la audiencia. Por una parte, a nivel televisivo, se espera finalizar la serie «El inocente», dirigida por Oriol Paulo. Luego, en la industria cinematográfica tiene «A este lado del mundo», la última película de David Trueba y «La ofrenda«, film dirigido por Ventura Durall, con fecha de estreno por determinar.

En Cinemagavia hemos tenido la oportunidad de entrevistar a la actriz sobre cómo está viviendo la crisis del COVID-19. Además, nos ha dado más detalles sobre las películas y serie que tiene pendiente de estreno. Por otra parte, nos ha hablado en profundidad sobre las temáticas que envuelven a estos proyectos como las heridas emocionales que se quedan en la persona. También se ha pronunciado sobre cómo va a afectar al teatro y cómo lo vive al ser un miembro de esta familia artística. Por último, nos confiesa cuáles son sus próximos proyectos y qué previsión tiene de ellos.

Entrevista a Anna Alarcón

Anna Alarcón
Foto de Transversal Comunicación

Diego Da Costa/Cinemagavia: ¿Cómo estás viviendo la pandemia del COVID-19? ¿Te ha afectado profesionalmente?

Anna Alarcón: Mira, lo estoy viviendo bien, dentro de lo que cabe. Estoy en el Ampurdán, no estoy en la ciudad. Cuando empezó todo, me fui con un amigo que vive en el Ampurdán, es una zona de Cataluña, es más rural. Es un íntimo amigo que somos como hermanos, los dos lo estamos llevando bien. Estoy aprovechando para estudiar, leer, para ver muchas películas…

D.D./CG: Lo que no podemos hacer normalmente

A.A.: Exactamente (Risas). A un nivel más profesional, lo que más me ha afectado es que justo iba al Festival de Málaga, tenía un par de películas que se estrenaban. No pude ir al festival porque se ha aplazado, ahora dicen que será en junio, pero todo dependerá de cómo vaya el asunto. Y, luego, también estaba rodando una serie para Netflix, dirigida por Oriol Paulo. Estuvimos rodando en Barcelona, habíamos rodado más de tres cuartas partes de serie, terminábamos la primera semana de abril, pero, bueno, se ha tenido que parar con todo el confinamiento. Estoy esperando, no tenemos ni idea de nuevas fechas. Evidentemente, creo yo, el proyecto se va a acabar, porque habíamos grabado mucha parte de la historia, pero ya veremos.

Foto de Transversal Comunicación

El estado de ‘El inocente’

D.D./CG: ¿La producción de «El inocente» va a seguir adelante? ¿Está un poco en el aire?

A.A.: Sí, no nos han dicho lo contrario, sería muy raro parar. Piensa que tenemos rodadas tres cuartas partes de serie. No he hablado con producción, pero sería rarísimo, sería tirar mucho trabajo. Empezamos a rodar en noviembre del año pasado.

D.D./CG: En esta crisis mundial, ¿notas la diferencia de haber trabajado con Netflix que si hubiera sido con otro tipo de producción más pequeña?

A.A.: A nivel de gestión, la verdad, es que ha sido un poco como todo, nos avisaron cuando pudieron, no nos pudieron decir nada más porque no hay ninguna certeza en ningún ámbito. Lo que sí es que, siendo una productora como Netflix, a mi me tranquiliza más, en el sentido de que será una buena hostia, pero igual una productora pequeña la hostia sería mayor. En eso, me da más confianza, en que cuando todo pase, que espero que sea pronto, reanudaremos el proyecto. Igual en otra producción, tendría un poco más de miedo.

Anna Alarcón
Foto de Anna Alarcón en ‘A este lado del mundo’ (Buenavida producciones)

Anna Alarcón está ‘A este lado del mundo’

D.D./CG: Tienes pendiente de estreno de “A este lado del mundo”, de David Trueba. ¿Qué nos puedes contar de este proyecto? ¿Cómo ha sido la experiencia?

A.A.: La verdad es que ha sido maravilloso, de hecho, hará un año en mayo que la rodamos. Lo primero, muchísima ilusión cuando David pensó en mí para el personaje co-protagonista, digamos, junto a Vito Sanz y me contó la historia, me pareció preciosa. Después, me pasó el guion, es redondo, es una perlita, es muy humanista. Creo que en estos tiempos hacen falta estas historias. Entonces, bueno, me puse en sus manos, fuimos a rodar a Melilla. Rodar con David es una delicia, tiene las cosas clarísimas.

Era un equipo muy reducido, era producción propia de David, pero, claro, era un gusto, porque tiene las cosas tan claras, que íbamos como a tiro seguro. Entonces, ensayábamos poquito y enseguida rodábamos, y David ya la daba por buena, porque tenía claro lo que quería, entonces, era fácil acertar en este aspecto. Y, bueno, es un tío que sabe muchísimo, tiene muy claro dónde colocar la cámara y qué quiere contar con cada plano y eso para el actor es un placer.

D.D./CG: Tu personaje es una mujer que está en un mundo denominado de “hombres”. ¿Crees que llegará el día en el que las mujeres no tengan que demostrar su fuerza en esos “mundos de hombres”?

A.A.: Lo espero profundamente y espero que sí. Ahora con la hostia del coronavirus, no sé, pero estábamos yendo hacia un nuevo paradigma con todo esto, donde las mujeres no teníamos que demostrar, sino simplemente ser lo que somos, ¿no? Sin tener que demostrar nada. Vivir y ser sin sentirnos juzgadas y sentirnos libres, que esto para mí es lo más importante.

Foto de Anna Alarcón en ‘Només Una Vegada’ (Teatro Nacional)

Los personajes y su género

D.D./CG: Muchas veces vemos que para la creación de personajes femeninos protagonistas se subraya la fuerza que tiene, pero, al final, la igualdad sería realizar todo tipo de personajes sin recalcar solo la fuerza…

A.A.: Para mí lo principal es atrevernos a ser quién realmente somos, sea hombre o mujer. En el caso de los personajes, pues, igual. Si hay un personaje que pide lo que sea, dárselo, pero más allá de su género. Puede ser un hombre muy frágil igual de hermoso que una mujer muy fuerte y viceversa. Empezar a sacarnos tantas barreras y tantos prejuicios. Escribir desde la libertad, desde lugares más puros, ¿no? David en eso no se planteaba si eran hombres o mujeres, eran estos personajes y a uno lo veía con cuerpo de mujer y a otro de hombre, ¿sabes?

D.D./CG: Es bonito escribir desde la personalidad del personaje, externamente del género

A.A.: Ahí, exactamente, esto es. Y no entrar, sobre todo, en los patrones preestablecidos de que la mujer tiene que ser guapa, tiene que ser de una manera, pues no, hay miles de mujeres, igual que hay miles de hombres… ¡Qué suerte que sea así!

D.D./CG: Sino sería muy aburrido el mundo…

A.A.: Totalmente (Risas).

Foto de Anna Alarcón y Verónica Echegui en ‘La ofrenda’ (Nanouk Films)

‘La ofrenda’ de Anna Alarcón

D.D./CG: También te veremos en “La ofrenda”, de Ventura Durall, ¿cómo ha sido trabajar con Verónica Echegui, Àlex Brendemühl y Pablo Molinero?

A.A.: La verdad es que ha sido genial. Estoy muy contenta, porque son dos películas que no tienen nada que ver, están hechas desde lugares muy diferentes y cuentan historias muy distintas también. Y, bueno, la verdad es que Ventura Durall tenía un guion en el que creía mucho, es un guion muy emocional. Entonces, él nos explicó muy bien qué quería contar y, en este caso, todos sí que pusimos mucho de nuestra cosecha, digamos. Es una película que requería mucho del vínculo que generábamos entre nosotros, entre los cuatro que has comentado…

Y la verdad es que los cuatro actores fuimos a full, tuvimos la suerte de entendernos un montón. Es un poco como diría… Animales similares, de meter toda la carne en el asador. En general, es una historia que también nos exigía mucho a nivel emocional a los actores y había una red creada muy valiosa. Entonces, bueno, nos permitió saltar al vacío a nivel emocional. Es una gozada cuando sucede, no siempre pasa y cuando ocurre te permite ir muy lejos. Además, conservo ahora grandes amigos también.

D.D./CG: ¿Esos detalles más emocionales los nota el espectador?

A.A.: Ojalá traspase y espero que se estrenen ya, que esa es otra. A ver cuándo se estrenan…

D.D./CG: Todo parece en el aire…

A.A.: A ver la suerte es que están rodadas, por lo menos, están hechas y cada una son películas de diferente perfil. Entonces, va a buscar su recorrido, su casilla de salida.

Foto de Transversal Comunicación

La herida emocional, según Anna Alarcón

D.D./CG: Esperemos que esto pase pronto y poco a poco vuelva a su cauce la organización de estrenos, porque ha trastocado el calendario totalmente…

A.A.: Yo sé qué “La ofrenda” estrenábamos el 22 de mayo, pero ahora no tengo ni idea. Pero seguro que serán vistas estas películas.

D.D./CG: Con “La ofrenda”, además, hay una carga sensible importante, ¿crees que todos de alguna manera escondemos esas heridas emocionales que no terminamos de cerrar?

A.A.: ¡Qué preguntón! Menuda pregunta (Risas). Sí, claro, desde que nacemos nos suceden tantas cosas… Y, entonces, va a personas, va a momentos, pero sí que hay heridas que a veces creemos tener curadas o pasadas y no lo están del todo y que, de repente, te viene una persona o hueles un olor o ves una imagen… Y vuelve esa herida a reabrirse. Luego, claro, sí que evidentemente intentamos, o yo, por lo menos, intento trabajarme para ir sanando mis heridas. Algunas son difíciles de detectar, forman parte del humano, el claroscuro, ¿no? Igual la herida estaría más en un lado más oscuro, igual que tenemos capas claras, también tenemos las oscuras y co-existen, creo que es también bonito.

D.D./CG: Ese contraste de personalidad

A.A.: Exacto, de capas también, que tenemos y que llevamos encima. Nos hacen más complejos y más ricos a la vez, yo creo.

Anna Alarcón
Foto de Anna Alarcón en ‘Psicosis de las 4.48’ (Raimon Rius)

La crisis cultural teatral

D.D./CG: Lo que nos hace un poco humanos…

A.A.: Y también vulnerables, que también es lo más bonito. Si no tuviéramos esas heridas, igual no seríamos vulnerables y yo creo que la vulnerabilidad nos hace más bonitos. Esas tarillas que todos llevamos (Risas).

D.D./CG: Nos hemos enfocado en los proyectos de cine y series, pero también tienes un recorrido extenso en el mundo del teatro con más de 30 obras, recibiste el premio BBVA por «Psicosis de las 4:48». ¿Cómo estás viviendo la crisis teatral que está ocurriendo en la actualidad?

A.A.: La verdad es que es una situación durísima. Yo tengo fe en que vamos a salir adelante, espero que esto pase rápido y, sobre todo, pedir al Gobierno, al Estado, la máxima de ayudas, que tengan en cuenta la necesidad real que tiene la industria cultural. Realmente, va a hacer falta que nos cuiden, también a nivel económico, ¿no? Creo que la ilusión va a permanecer, las ganas, todos vamos a una… Estoy convencida de que eso va a estar, pero va a hacer falta un poquito más de ayuda.

D.D./CG: ¿El teatro ha sido el más afectado comparado con el cine y la televisión, al tener el público en vivo?

A.A.: Esto, sinceramente, evidentemente en relación a la televisión, seguro, pero cine y teatro, no sé, lo veremos cuando pase el tiempo, yo creo. El cine también ha recibido una buena batacada, porque también necesita de un público. Sí que es verdad que tenemos plataformas donde el cine puede seguir viéndose, ¿no? Sí, el teatro es el más frágil de estos tres ámbitos que me has comentado.

Foto de Anna Alarcón en ‘Desayuna conmigo’ (Teatro de La Abadía)

La petición teatral de Anna Alarcón

D.D./CG: ¿Esta crisis va ayudar para atraer a todo tipo de públicos al teatro y se cambie la imagen alejada que hay a veces erróneamente sobre el teatro?

A.A.: ¡Ojalá, sí! Y también animar a la gente joven. A veces creo que tenemos el teatro como concebido en esta cosa más antigua, ¿sabes? Y, todo lo contrario, el teatro para mí es la voz del pueblo y es muy necesaria para reivindicar y sobre todo ahora, que son momentos que más que nunca tenemos que reivindicarnos como seres humanos. Creo que es muy importante el papel que va a tener el teatro después de todo esto… Que llegue a todo tipo de público y la comunión que pasa en el teatro. El directo es algo único y esa catarsis. Los espectáculos que generan catarsis, para mí, son indispensables y cruciales. Explica también que una sociedad es sana si el teatro está latente.

D.D./CG: Cada vez se va viendo más gente joven ir al teatro, pero todavía hay cierta imagen de antigüedad o para gente que está dentro de la industria cultural

A.A.: Sí, o más elitista también, ¿sabes? Interesa que el teatro llegue a todos, a todas y a todos los ámbitos sociales y culturales. A todos, vamos. Es verdad que el teatro cada vez llega a más público.

Anna Alarcón
Foto de Transversal Comunicación

El futuro profesional de Anna Alarcón

D.D./CG: ¿Cuál es tu sueño como actriz que te gustaría cumplir?

A.A.: Hay muchos, pero hay uno grande, por ejemplo, trabajar con Carlos Marqués-Marcet, es algo que me gustaría mucho. Me gusta mucho este director. Sueños tengo un montón, seguir haciendo cine, teatro… Y, sobre todo, que me caigan proyectos como los que he tenido el año pasado, proyectos que creo que pueden llegar al público y pueden transformar. Creo que no me falten proyectos de esta índole es mi máximo sueño.

D.D./CG: Para terminar, ¿cuáles son tus próximos proyectos? ¿Cómo vas a afrontar el encierro?

A.A.: Bueno, mira, si todo va bien estaré en el Festival Grec, que se hace en Barcelona. Es un festival de teatro bastante importante, que empieza en julio. Tenía un monólogo, se llama “Una galaxia de luciérnagas”, de Aina Tur. Entonces, como empiezo, si todo va bien, a finales de mayo, lo que estoy haciendo es estudiármelo. Es un monólogo en el que tengo bastante texto que estudiar.

D.D./CG: Pues entonces, la oportunidad perfecta

A.A.: Sí (Risas), de hecho, ahora en abril me tenía que encerrar a estudiar, o sea que estoy llevando cada día un poquito, no me estoy concentrando muchísimo, pero, bueno, hago lo que puedo. Luego, tengo otro proyecto de teatro para el Teatro Nacional, para la temporada que viene, que espero que tire adelante. Claro, como se están removiendo todas las temporadas, aunque es el Teatro Nacional, no sé lo qué va a pasar. Luego, terminar la serie de Netflix. La verdad que es una serie maravillosa y Oriol Paulo ha hecho un trabajo brutal, tanto como director como guionista. Creo que es genial.

D.D./CG: Muchas gracias Anna, ha sido una entrevista muy distendida

A.A.: Gracias a ti, la verdad es que también he estado muy a gusto.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí