Desde Cinemagavia, hemos tenido el inmenso placer de entrevistar a Antonio Muñoz de Mesa,  creador y protagonista del gran musical infantil titulado Beethoven #ParaElisa; si queréis, también tenéis critica de dicho musical AQUÍ. A lo largo de esta entrevista, el propio creador nos habla de los temas fundamentales que componen esta maravillosa obra musical;  como por ejemplo, como algunos padres, intentan proyectar sus sueños personales a través de sus hijos, o el afán por cosechar un legado, sacrificando de esa manera la propia felicidad de la persona.

Entrevista a Antonio Muñoz de Mesa

Antonio Muñoz de Mesa
Foto de "Beethoven #ParaElisa" (Teatro Español)

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Me gustaría empezar esta entrevista, preguntándote acerca de cuál fue la idea inicial que impulsó este musical infantil llamado Beethoven #ParaElisa.

Antonio Muñoz de Mesa: Bueno, te voy a contar un poco la arqueología que hizo esto posible. Nosotros estábamos haciendo un musical indie por nuestra cuenta, sobre el mundo de los influencers que se llama “Soy Fan”; en donde nos reunimos los integrantes que conformamos el musical Beethoven #ParaElisa. El musical sobre el mundo de los influencers,  todavía no ha salido adelante, pero ya teníamos en mente esta idea Olga Margallo y yo, de hacer un musical acerca de la figura de Beethoven. Sobre todo acerca de la relación de Beethoven con su padre y el éxito; la paternidad como la proyección de los sueños de los padres y la obsesión que a veces tienen los padres, porque sus hijos sean algo en la vida.

Me pareció muy interesante los argumentos que se anteponen en la obra entre la figura de Beethoven y la de Elisa, ya que ambos argumentos son totalmente válidos. Por lo cual ponerlos en escena, confrontarlos y que el espectador perciba donde está  el límite en cada argumento, nos pareció algo realmente interesante.

La construcción de la figura de Beethoven

Daniel Jimenez/Cinemagavia: ¿Cómo llevaste a cabo la construcción de la figura de Beethoven que vemos en el musical? ¿Qué fue lo que te ayudó a la hora de ponerlo en escena?

Antonio Muñoz de Mesa: Yo entiendo los musicales como obras, en donde los personajes tienen objetivos muy concretos. Es precisamente ese elemento de los musicales lo que le da profundidad al texto, que es lo que aprendí cuando estuve formándome en Los Ángeles. En este musical, Beethoven quiere ser feliz y escaparse junto a la que era su amor platónico; algo que es súper directo y muy fácil de que cualquier espectador lo llegue a entender. Podemos pensar que el objetivo de él es algo plano, pero la mezcla de todos esos objetivos que se van manifestando entre los personajes, hace que la historia se vea realzada por ello.

En el fondo el espectáculo trata sobre que es para uno el éxito. Elisa sí que le da una lección a Beethoven en ese sentido, ya que para ella el éxito era ir a Viena desarrollarse como arista y ser feliz; sin grandilocuencias de por medio, como la inmortalidad a la que un artista debe aspirar. Por otro lado, este fue un año idóneo, al ser el aniversario del nacimiento de Beethoven, en el que han salido numerosas biografías sobre su persona. Eso hizo que llegáramos a conformar el Beethoven que se vería en el musical. Alguien que alcanzó una gran madurez artística, pero que llegaba a ser muy inmaduro a nivel personal.

Lo que  decidí trabajar más a fondo, era el punto cómico del amor romántico que tiene Beethoven. También trabaje mucho la relación que tiene con Elisa, que al final es quien le pone los pies en la tierra, la quien humaniza a Beethoven; cosa que  es  muy tierno de  ver en pantalla. Son aquellos momentos que comparte con Elisa, los que Beethoven no llega a estar exagerado o gruñón; lo que me parece fascinante y hermoso al mismo tiempo.

Antonio Muñoz de Mesa
Foto de "Beethoven #ParaElisa" (Teatro Español)

El aspecto musical, de Antonio Muñoz de Mesa

Daniel Jimenez/Cinemagavia: A la hora de esbozar o construir el musical, ¿cuáles fueron las pistas que os llevaron a entender que teníais que seguir una dirección concreta?

Antonio Muñoz de Mesa: Desde el principio tenía muy claro que quería hacer una obertura, con la pastoral, la quinta y la séptima sinfonía. Obras que todo el mundo conoce y que se escuchasen a capela con un piano; que era una de las metáforas con las que trabajamos en este musical; dicho de otra manera, lo que vendría siendo la instrumentalización de los propios personajes a principio de la obra. Le vamos dando al público lo que viene siendo el universo de Beethoven, pero luego creamos nuestro propio universo dentro de la obra. Asimismo, queríamos que hubiera un arco en ese sentido con la obra de Beethoven, pero manteniendo una seña narrativa propia. Entonces a nivel musical, lo que queríamos era utilizar canciones para presentar personajes y conflictos, como por ejemplo el tema “Ya estoy en Viena”.

Al mismo tiempo, que sirvieran para establecer, que las canciones en vez de que fueran decorativas, fueran teatrales; digamos para que tuvieran su propio conflicto, cada una de ellas. Básicamente utilizar la canción de una forma,  a la que nos referíamos como “máquina del tiempo”; lo que tendrías que hacer en una escena de 15 minutos, que pase a llevarse a cabo en tan solo  tres minutos.

Teatro Español
Foto de Teatro Español

El mensaje de la obra

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Es curioso que ahondéis en una figura como Beethoven para crear un musical dirigido especialmente para el público infantil, aunque al final sea una obra disfrutable a cualquier edad. ¿Qué es lo que queríais trasmitirles a través de este musical a los más pequeños? Porque puede que para muchos, Beethoven sea un personaje algo lejano o que simplemente tengan unos referentes más actuales en los que fijarse.

Antonio Muñoz de Mesa: A la hora de confeccionar nuestros musicales, siempre tengo muy presente un libro sobre escritura de guiones que fue escrito por la  gente de  Pixar, que para mí  es como la biblia. Me parece fascinante porque son películas animadas que puedes pensar que son para niños exclusivamente, pero luego vamos todos a verlas. En ese sentido, este musical está  construido de la misma forma, tiene muchas capas y muchos niveles de lectura.

También nuestra intención era despertar en los más pequeños, una curiosidad por Beethoven; algo que nos han llegado a decir muchos padres, que han venido junto a sus hijos a ver el espectáculo. De verdad que estamos muy contentos en ese sentido, porque a la salida del espectáculo, se nos acercaban padres e hijos preguntándonos sobre fragmentos que habían visto en el musical y que les habían despertado la curiosidad por aquel mundo. Sin embargo, no es solo sembrar una semillita en los hijos, sobre este gran compositor musical, también es un musical para que tanto los hijos como los padres se miren mutuamente y que vean, dónde están los límites de la proyección o la imposición para el futuro de ellos. Hay que tener mucho cuidado con la definición del éxito, porque puede ocasionar una infelicidad tremenda al que vive sometido a esa presión, por brillar en algo.

Beethoven #ParaElisa
Foto de Teatro Español

La concepción del éxito de Antonio Muñoz de Mesa

Daniel Jimenez/Cinemagavia: Es un musical que considero muy necesario actualmente, por el miedo tan atroz que existe a la hora de fracasar hoy en día. El mostrar que el fracaso es parte de la vida y que todos tenemos que lidiar con él, antes o después. ¿Qué piensas tú como creador, al respecto?

Antonio Muñoz de Mesa: Estoy totalmente de acuerdo, es más Beethoven lo verbaliza en la obra claramente. Por ejemplo, hay una línea de un tema en el que llega a decir: “Quiero respirar, quiero sentirme libre para fracasar”. En ese instante, él le está  hablando al padre, precisamente sobre ello. Decidimos meterla en una canción tierna, para que adquiriera otra resonancia y calase en el espectador el mensaje.

Hay una conversación constante entre el padre y Beethoven, acerca de este tema y que llega a tener una importancia relevante en la obra. Hay un momento en el que le llega decir, si prefería ser feliz y que nadie lo recordara o ser infeliz pero que llegara a ser inmortal por su obra; aunque creo que ese no es el debate, ya que siempre va ganar el discurso del padre por lo general. Yo creo que el tema principal del que habla la obra, es del equilibrio que hay que tener entre esas dos posiciones.  Cuando se llegan a confrontar los personajes de Elisa y Beethoven, te das cuenta de que hay un sitio en medio de ellos dos, que es perfecto para trabajar y ser feliz al mismo tiempo.

Puedes leer la crítica de Beethoven #ParaElisa, obra teatral de Antonio Muñoz de Mesa, pulsando aquí.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí