Belle es el título internacional de Ryu to sobakabu hime, La princesa de los dragones y las pecas, el séptimo largometraje de Mamoru Hosoda. El director japonés parte de La bella y la bestia para mostrar los problemas de la adolescencia (y los traumas posteriores) relacionados con la búsqueda de una identidad propia: cómo encontrar tu voz en el mundo. La obra original se actualiza incluyendo una especie de moraleja sobre el uso de las redes sociales. Aunque los amantes del clásico de Disney reconocerán fácilmente la historia original, el maestro consigue transformarla en una metáfora sobre el amor y los vínculos afectivos. La cinta recibió una gran ovación por el público en su entreno en el Festival de Cine de Cannes de 2021 y se estrena en cines el 25 de marzo.



Belle poster

Crítica de 'Belle'

Ficha Técnica

Título: Belle
Título original: Ryū to Sobakasu no Hime

Reparto:
Kaho Nakamura (Belle/Suzu)
Ryô Narita (Shinobu Hisatake)
Shôta Sometani (Shinkiro Chikami)
Tina Tamashiro (Ruka Watanabe)
Lilas Ikuta (Hiroka Betsuyaku)
Ryôko Moriyama (Yoshitani)
Michiko Shimizu (Kita)
Fuyumi Sakamoto (Okumoto)

Año: 2021
Duración:
122 minutos
País: Japón
Dirección: Mamoru Hosoda
Guion: Mamoru Hosoda
Fotografía: Animación
Música: Taisei Iwasaki
Género: Ciencia Ficción. Animación
Distribuidora: A Contracorriente Films España

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de 'Belle'

Sinopsis de 'Belle'

Suzu es una joven de 17 años que, tras perder a su madre, se traslada a vivir con su padre a las afueras de la prefectura de Kochi. Con el corazón roto y distanciada del mundo, descubre "U", un espacio virtual en el que asume el rol de Belle. (A Contracorriente  Films)

Dónde se puede ver la película



Un homenaje al cine de animación

Mamoru Hosoda es uno de los directores japoneses más reconocidos en activo. Entre sus grandes joyas de la animación destaca La chica que saltaba a través del tiempo (2006), Los niños lobo (2012) o El niño y la bestia (2015). 

Belle quizá sea una de sus obras más ambiciosas. Como él mismo afirma, la película quiere ser un homenaje al cine más que a la historia de La bella y la bestia, abordando elementos fílmicos propios del célebre clásico de Disney de 1991 y, ante todo, de la película de 1946 dirigida por los franceses Jean Cocteau y René Clément. De ellos toma la base estructural, mostrando la soledad de un monstruo y la dulce niña que intenta salvarlo; sin embargo, con las premisas iniciales y el estilo animado que emplea, enseguida advertimos cómo Mamoru Hosoda quiere romper con esta concepción elegíaca del cine. Él prefiere transitar hacia otra forma fílmica que puede legitimarse gracias a su propia visión estilística y conceptual.

La película es, estéticamente, un derroche de color y combinaciones de diferentes tipos de animación. Si el mundo real se caracteriza por el clásico estilo de Hosoda, con tomas fotográficas del Japón rural, el mundo virtual se concibe como una representación onírica y una estética más cibernética. Esto es posible gracias al gran desarrollo de Studio Chizu de Mamoru Hosoda y a las colaboraciones internacionales de cierto calibre en el panorama de la animación. Así, Belle consigue ser una obra realmente gigantesca a nivel gráfico.

Belle película
Copyright 2021 STUDIO CHIZU

Una nueva realidad: U

U es un reino virtual hiperrealista, una megalópolis elegante y brillante, que transforma tu apariencia en un avatar. Un par de clics en una aplicación y un escaneo corporal son suficientes para ingresar al mundo de U y seguir siendo tú mismo pero convertido en As (denominado también, otro tú). De ese modo, Belle cuenta una historia ya repetida, pero tan actual que bien podría compararse con el boom de la aplicación TikTok. Los temas recurrentes de Hosoda están presentes: un joven en crisis, una dimensión paralela que fluye junto a la real y la búsqueda de la identidad. Algo similar a lo que ocurre en El niño y la bestia, en la que parte del relato transcurre en el reino del que procede la bestia. 

Esta vez, de manera más compleja, Hosoda explora esta dimensión paralela a través de la dualidad ser/aparecer que plantean las máscaras creadas por las redes sociales. No obstante, aquí utiliza internet como lugar de la forma, del continente, pero nunca de la sustancia, que siempre está relacionada con la realidad de los personajes.

De ahí que Belle sea una lectura fascinante del uso actual de internet. Hosoda no lo demoniza, sino que trata de dibujarlo como el lugar donde unos confiesan su dolor y otros tienden la mano.

Belle película
Copyright 2021 STUDIO CHIZU

Conclusiones de 'Belle'

Tal vez suene reiterativo o simplista, pero la sugerencia de Belle es siempre apreciada y bien recibida: no necesitamos sumergirnos en un mundo virtual para darle sentido a la vida y tener fuerza para comprender quiénes somos. Un cuento de hadas con una historia centenaria que encuentra una sutil declinación en una ficción, terriblemente cerca del presente, que permanece perfectamente enfocada.

Reportaje de Belle en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
9 / 10
90 %
Artículo anterior"Hoy se arregla el mundo": ¿Que tienes en el pecho?
Artículo siguiente"Emilio Prados, cazador de nubes": La revista Litoral y la Generación del 27
Escribo música; estoy en el cine. Asisto al gran concierto de todas las artes, un caos ecléctico que reconcilia realidad y ficción.
Tal vez suene reiterativo o simplista, pero la sugerencia de Belle es siempre apreciada y bien recibida: no necesitamos sumergirnos en un mundo virtual para darle sentido a la vida y tener fuerza para comprender quiénes somos. Un cuento de hadas con una historia centenaria que encuentra una sutil declinación en una ficción —terriblemente cerca del presente— que permanece perfectamente enfocada.belle-pelicula-critica-mamoru-hosoda

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí