Desde Cinemagavia, hemos tenido el placer de charlar con Bob Pop, con motivo de su obra teatral Los días ajenos de Bob Pop, que se ha podido disfrutar en el Teatro del Barrio de Madrid. A lo largo de esta entrevista, nos habla de las claves de esta adaptación teatral o del momento profesional y personal en el que se encuentra en la actualidad, entre otras cuestiones. Todo un privilegio el poder haber contado con este ratito, para charlar con una de las personas más fascinantes de nuestro país.

Bob Pop
Foto de ‘Los días ajenos de Bob Pop’ (El Terrat)

Entrevista a Bob Pop

Daniel Jiménez / Cinemagavia: En el monólogo comentas que para ti, la transición española acabó la noche en la que Bárbara Rey reconoció haber tenido una noche de pasión con Chelo García-Cortes. En ese sentido, ¿hubo alguna transición vital de esos “días ajenos” tuyos, o sigues inmersos en ellos?

Bob Pop: Creo que sigo inmerso en ellos. Cuando escribí Los días ajenos de Bob Pop fue como una búsqueda de mi identidad y también para demostrar mi talento como escritor. Y sigo ahí eh, pero ahora creo que la cuestión de la identidad la estoy compartiendo con mucha gente, porque he hecho mucho trabajo autobiográfico público y tengo la sensación de que hay trozos de mi identidad que ya no me pertenecen; es decir, que se ha ido construyendo a partir de otras personas, que en parte es de lo que hablaba en Los días ajenos de Bob Pop.

Es algo que me desconcierta y me hace feliz a partes iguales. En cuanto a lo que el talento se refiere, pues sigo a día de hoy pensando que soy un impostor, por lo que para relajarme con eso,  trato de trabajar muchísimo para estar muy seguro de que al menos lo que haya hecho, este bien hecho; ya si  es algo  bueno o malo no lo puedo juzgar yo. Por lo que sigo siendo muy concienzudo en eso y sigo trabajando desde el mismo lugar; igual un poquito más mayor, pero desde el mismo lugar.

Web Oficial
Foto de Bob Pop (AH)

Lidiar con nuestras contradicciones

Daniel Jiménez / Cinemagavia: En la obra vemos un proceso de cambio y de replantearte continuamente las cosas, que al final es algo que a todos nos pasa. ¿No crees que deberíamos ensalzar más esas contradicciones inherentes que todos llevamos dentro?

Bob Pop: Yo creo que estamos llenos de esas contradicciones, que además nos llevan a hacernos preguntas muy interesantes. El hecho de sorprenderte continuamente con cosas propias que no sabías que pensabas, creo que está muy bien y no debe de ser algo por lo que avergonzarse. Yo considero que hay identidades  múltiples y que probablemente la pregunta de quienes somos, no tendría la misma respuesta  en momentos vitales distintos; ya que estamos conviviendo con muchos yoes, que incluso muchos de ellos son ajenos. Por lo cual, me parece bien que no tengamos certezas porque es lo que hace que todo sea divertido y sobretodo es lo que nos obliga a pensar.

Bob Pop
Foto de ‘Los días ajenos de Bob Pop’ (El Terrat)

 

La fijación por los diarios

Daniel Jiménez / Cinemagavia: En Los días ajenos de Bob Pop ponías delante de un espejo por así decirlo, los diarios de diferentes autores de la literatura universal como Tolstoi o Kafka. ¿De dónde vino esa fijación por los diarios?

Bob Pop: Pues, mira, tenía que ver básicamente con tener una conversación con gente que admiraba y respetaba. Era una forma como de que me hablaran y yo responderles con mis complicidades. Para mí los diarios personales tienen algo muy fascinante, como puede ser el de Kafka o el de Tolstoi, porque parece que escriben un diario mientras no escriben otra cosa; aunque no es así, si no que al final es otro tipo de literatura.

Los diarios me parecen un tipo de literatura muy fascinante, porque  se encuentran entre lo público y lo privado de los autores. Me ayudó mucho el leer los diarios de gente que admiraba o a  la que aborrecía, para escucharlos y que me pudiesen guiar en mi vida; ya que en ese punto de mi vida, yo me encontraba muy perdido.

El Terrat
Foto de ‘Los días ajenos de Bob Pop’ (El Terrat)

 

Cuando alguien te pone en tu sitio

Daniel Jiménez / Cinemagavia: En el monólogo teatral hablas de las veces en las que alguien te ha puesto en tu sitio, cuando carecías del poder para llegar a él. ¿Crees que has llegado a esa posición de poder que te merecías?

Bob Pop: Yo creo que nunca se llega a ningún sitio. De hecho no tengo la certeza de que haya llegado a ningún lugar, sino que he ido asumiendo un lugar de privilegio porque ha habido gente que me lo ha ido dando  como  Andreu Buenafuente y demás personas a lo largo de mi vida. Pero no creo que haya llegado a ningún sitio, yo creo que si alguien piensa que ha llegado al lugar al que aspiraba estar en la vida, está muy equivocado; ya que la vida está llena de cambios constantes. Es por ello que tampoco crea que yo mereciera ningún lugar, sino que tiene más que ver con encontrar un lugar en donde mi voz se escuche; tanto para que me escuchen los demás, como para que me escuche a mí mismo.

Muchas veces es necesario escuchar las opiniones propias con cierta perspectiva, para poder replantearnos cosas o hacernos preguntas en todo momento. Por lo cual no, no siento que haya llegado a ningún lugar, pero sí creo que el espacio en el que estoy en la actualidad es un espacio de privilegio absoluto; espacio que quiero utilizar para hacer el bien o intentar encaminarme en esa dirección, porque uno nunca sabe. Y también quiero utilizar ese espacio de privilegio para pasármelo bien, porque estoy en un momento de la vida en donde quiero pasármelo bien con todo lo que haga.

Bob Pop
Foto de ‘Los días ajenos de Bob Pop’ (El Terrat)

El atractivo de la verdad

Daniel Jiménez / Cinemagavia: Has dicho en varias ocasiones, que tú te enorgulleces de no haber mentido nunca en televisión. Es algo que no se suele ver mucho en la actualidad, ¿no crees?

Bob Pop: Sí, para mi es algo muy importante, que tiene que ver con no reflejar una impostura; ya que considero que en la impostura uno se pierde, porque no sabes en realidad lo que estas impostando. En cambio trabajar con la verdad, te da una línea muchísimo más clara con la que trabajar.

¿Qué puedes cambiar de pensamiento? Por supuesto, pero al menos hay un trabajo desde esa verdad, que creo que la gente que la recibe la valora; ya que los filtros están muy bien para Instagram, pero en la vida real deberíamos ir sin filtros. Aunque también te digo que la verdad hay que saberla adornarla con espectáculo  dentro de esta profesión, debido a que así entra mejor. Pero sí, me interesa mucho la verdad que veo y la verdad que puedo ofrecer.

Festival de Málaga y Late Motiv
Foto de Bob Pop con Candela Peña (Festival de Málaga) y con Andreu Buenafuente (Movistar+)

Rodearte de gente afín

Daniel Jiménez / Cinemagavia: A parte de que tú trabajas desde la verdad, también te has rodeado de gente que comparte esa misma visión tuya. ¿No es así?

Bob Pop: Exacto, para mí es muy importante trabajar con gente así y que además me permita hacer lo que a mí me gusta hacer; algo que es muy marciano, todo sea dicho (Risas). Pero, el hecho de que alguien confié en lo que yo hago, ya sea Andreu en “Late Motiv”, Warner con la serie de “Maricón Perdido” o el “Terrat” con el monólogo teatral de “Los días ajenos de Bob Pop”, pues es una auténtica maravilla que haya gente que valore lo que haces y que apueste por ti de esta manera. Yo lo he dicho muchas veces y sé que puede sonar un poco pedorro, pero yo no quiero tener una carrera, a mí lo que me interesa tener es una obra.  Puede sonar algo petulante, pero quiero dejar algo que con el tiempo si lo reviso, me pueda enorgullecer del trabajo realizado.

El Terrat
Foto de ‘Los días ajenos de Bob Pop’ (El Terrat)

Su responsabilidad autoimpuesta

Daniel Jiménez / Cinemagavia: Ahora parece que hay miedo por parte de algunas figuras públicas, a la hora de querer expresar una opinión suya a través de las redes sociales. ¿Crees que todas las figuras públicas deberían tener cierta responsabilidad con respecto a la sociedad que las rodea?

Bob Pop: La responsabilidad solo me la autoimpongo a mí mismo; es decir, no le digo a nadie que responsabilidad tiene que tener. En mi caso, al tener un espacio donde se me escucha, pues hablo de cosas que para mí son importantes. Por lo que no es una cuestión de tener una responsabilidad con todo, sino con aquellas cosas que me importan y que me tocan de manera muy cercana.

Ante todo me gusta pensar sobre aquello que me interesa, para acabar hablando de ello con conocimiento de causa y después de haberlo reflexionado. Te diría que es casi como un punto de partida, para luego iniciar  un trabajo de reflexión que me divierte mucho. Y esto en concreto lo he hablado con Andreu alguna vez, de pensar que ya que me brindan un rato en la televisión, debía  hacerlo para algo que valiese la pena o en el que se consiguiese que el espectador se acabara replanteando cosas.

Los días ajenos de Bob Pop
Foto de ‘Los días ajenos de Bob Pop’ (El Terrat)

El día a día de Bob

Daniel Jiménez / Cinemagavia: ¿Cómo te encuentras en este punto vital de tu vida? ¿Cómo es el día a día de Bob?

Bob Pop: Ahora físicamente estoy más limitado, por lo que dosifico mucho mi energía pero a la vez, trabajo todo lo que puedo con cosas que me gustan y que me llenan. Entonces, combino esa necesidad de estar activo y de sentir que sigo produciendo un poco esclavizado por el capitalismo.  Y luego por momentos necesito tiempo de descanso, para cuidar de mi cuerpo y que pueda seguir haciendo lo que hago. Son días bonitos, porque estoy muy bien acompañado siempre, algo de lo que me siento tremendamente afortunado. Por lo que son días en los que casi estoy viviendo y escribiendo a la vez; algo que me parece muy reconfortante.

Daniel Jiménez / Cinemagavia: Por último, vivimos en unos tiempos difíciles en los que se percibe una tristeza y un  pesimismo latente de cara al futuro por parte de la sociedad. En ese sentido, ¿eres alguien que divisa con optimismo o pesimismo el futuro?

Bob Pop: La verdad, he perdido la perspectiva del futuro, me he afincado por así decirlo en el presente. Por lo que no puedo ser ni pesimista ni optimista, porque soy incapaz de imaginar el futuro; ya que el presente más cercano es tan lujo, que no siento que tenga herramientas solidas como para desde ahí, construir una proyección de futuro. A lo mejor soy tan pesimista, que ni tan siquiera me atrevo a imaginarlo o tan optimista que no me importa imaginarlo.

Puedes leer la crítica de Los días ajenos de Bob Pop, obra teatral de Bob Pop, pulsando aquí.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí