Creación Guiones

Uno de los fenómenos televisivos más importantes de los últimos diez años es el ya más que reconocido nordic noir. Hay miles de ejemplos, unos pocos son Forbydelsen, Trapped, The rain, pero hay muchos otros y varios de ellos han cosechado premios tanto nacionales como internacionales. Hoy hablaremos del fenómeno Bron (Broen); una coproducción sueco-danesa creada por Hans Rosenfeldt en 2011 para observar el crecimiento exponencial y algunas claves sobre este género.

Bron (Broen) y el crecimiento del Nordic Noir

Creación Guiones

Importancia del contexto socio-económico

El nordic noir no es algo nuevo; aun así, para el público más sureño de Europa el género ha provocado un gran boom en la última década. Sobre todo, desde 2007 cuando se estrenó Forbydelsen, que, aunque no sea el nacimiento del género, es la primera serie del “gran punto de inflexión".

El nordic noir destaca por un ritmo lento y melancólico propio de las novelas suecas. Se suele situar en un clima frío con una mezcla entre naturalismo sombrío y ubicaciones desoladas. La Jefa de Ficción de DR (televisión pública danesa), Piv Bernth, afirma que las series que producen deben tener una historia profunda por debajo de la acción entretenida. La premisa de Forbydelsen, fue: “no puedes hacer algo sin que afecte a otras personas”. Y este mensaje social viaja por debajo de una trama -normalmente- policial que mueve la acción juntamente con la joya de la corona: los personajes.

nordic noir Bron / Broen Kim Bodnia, Sofia Helin
Copyright Filmlance International AB/Carolina Romare

Saga Norén: Huyendo del clásico héroe hollywoodiense

La clave del nordic noir reside en haberse alejado del clásico héroe hollywoodense. Se profundiza en la psicología de los personajes que destacan por ser protagonistas femeninas con muchos complejos e infinitamente imperfectas que intentan lidiar con sus propios traumas mientras resuelven casos. Ejemplificando esto, Saga Norén, en el último capítulo de la serie le comenta a Henrik: “Estamos bastante bien teniendo en cuenta los problemas psicosociales que hemos sufrido”. Además, las protagonistas se caracterizan por ser mujeres fuertes, resolutivas, valientes y profesionales que se salen del canon del personaje de televisión clásico.

De esta manera, los personajes destapan los defectos de una sociedad de bienestar que los países escandinavos proyectan hacia Europa, haciendo así una crítica social sobre temáticas como la influencia de los medios de comunicación, el terrorismo o el racismo.

Sofia Helin
Copyright Jørgen Johansson / Filmlance International AB

Estructura: Historias (que parecen) inconexas

Es palpable que el género está apoyado por una gran infraestructura y una coalición entre los países que lo explotan. Los guionistas son el centro de la ecuación y disponen de tiempo y libertad para desarrollar historias alejadas de los arquetipos tradicionales. De esta forma se apuesta por nuevas narrativas, más arriesgadas e innovadoras.

Lo que más sorprende de la propuesta de Bron (Broen) –y recurrente en el género- es cómo se gestiona la dosis de información que recibe el espectador. Todas las temporadas empiezan con varias líneas narrativas que a priori parecen inconexas con la trama principal. No solo eso sino la trama principal del caso policial acaba confluyendo a la perfección con la trama personal de los personajes hasta el punto de ser esencial para resolver el caso.

Y que justamente la historia policial accione también la trama secundaria del personaje da pie a la segunda joya de esta serie: el arco de transformación.

Kim Bodnia, Magnus Krepper, Sofia Helin
Copyright Jørgen Johansson / Filmlance International AB

Arco de transformación de Bron (Broen)

Los personajes tienen una evolución psicológica muy trabajada y que fluye a la perfección con la trama principal. Saga Norén, se presenta a nivel profesional como una policía intachable que cumple las normas a rajatabla y tiene reglas de comportamiento para cada situación posible de su vida. De todas formas, a nivel personal, Norén es fría, además de que su capacidad para relacionarse con otras personas es totalmente nula. Y, aunque intente autoconvencerse de que no es suficientemente importante, sabe que es un problema.

Por otro lado, esta su Yang, Martin Rohde, un personaje sobrado de empatía social, amor y mano izquierda, que se pasa toda la temporada enseñando a Norén cómo debería comportarse según indica la sociedad.

Al final del arco de ambos personajes el antagonista hace mucho daño a Martin Rohde que pierde los papeles en un ataque de ira que puede enviarlo a prisión. Es entonces cuando Saga Norén, quien por primera vez nota una conexión con alguien que no quiere perder, realiza una catarsis rompiendo sus propias reglas e intenta salvar a su compañero y amigo. Y eso es lo bonito. Por primera vez actúa con amor tras lidiar con el complicado viaje por el que ha pasado para salir de la zona de confort.

Lo interesante es que muchas veces, en los arcos hollywoodienses, cuando un personaje aprende algo, ya nunca vuelve a dudar. Y eso no es real. Norén, aún y actuar con amor, sigue teniendo sus reglas de comportamiento y al final, eso es lo que la motiva a meter a Rohde en prisión.

Kim Bodnia, Sofia Helin
Copyright Filmlance International AB/Carolina Romare

Conclusión: El Nordic Noir va mucho más allá

Que el género Nordic Noir sea un fenómeno televisivo no es algo inesperado. En este artículo hemos repasado por encima las características narrativas, pero la industria cinematográfica de los países escandinavos, las coproducciones entre ellos, la importancia de la televisión (tanto pública como privada) y su modelo de trabajo, la importancia de la figura del guionista y un el bajo presupuesto son varios de los elementos que ha alazo este fenómeno. Por el momento, nosotros nos quedamos aquí, aunque en un futuro seguiremos indagando en este apasionante género que cada vez tiene más seguidores alrededor del globo.

Filmaffinity

IMDB

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí