Cadáver es una película de terror que en su momento (2018) pasó por las salas sin pena ni gloria, pero que Netflix ha recuperado para incluirla en su catálogo. Mezcla los subgéneros de morgues y posesiones. Está dirigida por el neerlandés Diederik Van Rooijen, en el que hasta ahora es su único trabajo en EE.UU. En el reparto están Shay Mitchell (Pequeñas mentirosas, You), Stana Katic (Castle, Absentia) y Grey Damon (Aquarius, Percy Jackson en el mar de los monstruos). Se puede ver en la plataforma desde el 22 de Septiembre.



Cadáver

Crítica de Cadáver

Ficha Técnica

Título: Cadáver
Título original: The Possession of Hannah Grace

Reparto:
Shay Mitchell (Megan Reed)
Stana Katic (Lisa Roberts)
Grey Damon (Andrew Kurtz)
Louis Herthum (Hombre / Asesino / Grainger)
James A. Watson Jr. (Dr. Henry Lewis)
Larry Eudene (Doctor)
J.P. Valenti (Oficial de policía)
Lexie Roth (Miembro de la reunión de AA)
Shawn Fitzgibbon (Otro policía)
Lisa Wynn (Madre de Megan Reed)

Año: 2018
Duración: 85 min.
País: Estados Unidos
Director: Diederik Van Rooijen
Guion: Brian Sieve
Fotografía: Lennert Hillege
Música: John Frizzell
Género: Terror
Distribuidor: Sony Pictures Releasing de España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Cadáver

Donde se puede comprar la película

Cadáver [Blu-ray]
  • Shay Mitchell, Grey Damon, Kirby Johnson (Actors)
  • Diederik Van Rooijen (Director) - Broken Road Productions (Producer)

Sinopsis

Un estremecedor exorcismo se vuelve incontrolable, cobrándose la vida de una joven. Meses después, mientras Megan Reed (Shay Mitchell) trabaja en el turno de noche de la morgue, recibe un cadáver desfigurado. Sola y encerrada en los pasillos del sótano, Megan comienza a experimentar espeluznantes visiones, lo que le hace sospechar que el cuerpo que ha recibido está poseído por una despiadada fuerza demoníaca.

Donde se puede ver la película



Un nuevo inquilino

Para disfrutar de Cadáver es requisito esencial olvidarse de cualquier postulado radical que podamos tener sobre la originalidad como fuente de validez para la creación. No se nos escapa el parecido que la película tiene con La autopsia de Jane Doe (2016), e incluso con El cadáver de Ana Fritz (2015). Por otra parte, las referencias a las películas de posesiones son incontables. Debemos pensar, por lo tanto, si aceptamos el juego que nos ofrece Cadáver o si pasamos.

En realidad Cadáver empieza de forma fulgurante, con varias de las escenas más movidas e impactantes de la película. Sin embargo, a partir de ahí comienza un segmento basado en la parsimonia y en la tensa calma. No podía ser de otra forma, si la película sucede en un 95% en el turno de noche de un depósito de cadáveres de Boston. Allí comienza a trabajar Megan Reed (Shay Mitchell), que tras un incidente traumático en acto de servicio como policía decide dejar el cuerpo y empezar de cero en un trabajo tranquilo.

El paseo que nos damos por tan lúgubre entorno de trabajo pondría los pelos de punta a cualquiera, pero Megan necesita este trabajo de forma terapéutica. Tras su trauma policial ha entrado en una espiral de depresión y autodestrucción. Por algún motivo, alguien cree que es buena idea trabajar en una morgue para alcanzar la paz de espíritu. En una de sus primeras noches llega al depósito un cadáver verdaderamente singular.

Cadáver
Copyright Sony Pictures

El miedo ambiente

Cadáver gana puntos y gasta sus mejores galas en la parte que va del minuto cinco hasta poco después de los 45 minutos de metraje. El terror que usa Van Rooijten es un artificio atmosférico que no es nada desdeñable. Es un ejercicio de localización en medio de una arquitectura lúgubre y funcional donde la oscuridad de los pasillos, las luces temblorosas y el genuino mal fario latente en cualquier depósito, imponen una ominosa sensación de incomodidad.

Antes de que se desate una vorágine de sucesos paranormales compartimos con la protagonista una sensación de aislamiento que parece ser un permanente preludio a algo desconocido y peligroso. A partir de la llegada del cadáver ese algo comienza a campar a sus anchas por el depósito. Además, una pequeña colección de leves, pero inquietantes fenómenos, comienzan a suceder.

Megan no puede fotografiar el cadáver por una extraña avería y lo que es más terrorífico, el cuerpo aunque con gravísimas heridas mortales tiene una inquietante sensación de vida. Investigando por su cuenta, acaba sabiendo la identidad de la finada. Se trata de una tal Hannah Grace, que murió en un exorcismo tres meses atrás.

The Possession of Hannah Grace
Copyright Sony Pictures

Pasar a la acción

En su mayor parte Cadáver transcurre en la noche de la llegada del cuerpo de Hannah Grace. La primera perturbación cortante, viene de un ser humano corriente y moliente que parece tener un extraña relación con Hannah. Hasta entonces Van Rooijen había hecho un terror comedido que, a la larga es lo mejor de la película. Y lo hacía no solo a través de la clásica imaginería de pasillos oscuros y sustos paralizantes. Un elemento esencial es el sonido.

Todos los efectos de sonido están muy altos en la mezcla. Cualquier alarma, ruido de ascensores, o incluso el encendido de los fluorescentes del techo resuenan por encima de una banda sonora muy ambient. Todo ello sin contar con el retumbante efecto de eco que cataliza la sensación de inquietud. En este caso el ambiente de la morgue da tanto o más miedo que el propio cadáver. Poco a poco, según Megan vaya hilando fino y correlacionando los pequeños fenómenos con el cuerpo, los sucesos serán más virulentos, contundentes y peligrosos.

Y es aquí donde Cadáver pierde sutileza, encanto y personalidad. La película pasa a convertirse en un especie de slasher rodado competentemente, pero vulgar en su desarrollo. Las muertes desagradables comienzan a surgir por doquier y lo que era una película de terror de ciertos interés acaba convirtiéndose en un plato que ya hemos saboreado otra veces de mejor manera. Y es que hasta para los jumpscares hay que tener arte (véase a James Wan, por ejemplo).

Cadáver
Copyright Sony Pictures

La gente del turno de noche

Acompañando a la pobre Megan hay unos cuantos personajes que complementan la acción principal. Entre ellos Lisa Roberts (Stana Katic), amiga de Megan y la facilitadora de que ésta haya obtenido el trabajo en el depósito.  Trabaja de enfermera del turno de noche en el hospital donde está el depósito. Es quizá el rostro más conocido de la película, era la protagonista femenina de Castle, pero su presencia no se aprovecha del todo. Nos da la impresión de que dramáticamente se la podría haber sacado más juego.

También tenemos a Andrew Kurtz (Grey Damon), un policía ex novio de Megan que se pasará por la morgue cuando empiezan a pasar cosas raras. Louis Herthum da vida, por su parte, al aparentemente perturbado hombre que se mete en la morgue para susto de todos. No destaca mucho, pero al menos imprime cierta dosis de energía paranoica que no viene mal a este tipo de películas.

Dave (Max Macnamara) es el arquetipo de personaje graciosete que suele ser común en las películas que en algún momento tiran hacia el slasher. Un poco más de lucimiento, breve eso sí, es para Randy (Nick Thune), un conductor de ambulancias que confortará a Megan con sus visitas. Sin embargo el peso total de la película recae sobre Shay Mitchell, que tiene la exacta medida de vulnerabilidad y valentía. Su personaje tiene evidentes problemas emocionales, que durante algún instante dan cierto aire de ambigüedad, pero que no rehúsa su necesidad de redención. No es que sea una actuación muy remarcable, pero sí aseada.

The Possession of Hannah Grace
Copyright Sony Pictures

Conclusiones de Cadáver

Cadáver es un artefacto creado por y para los fans del cine de terror, siendo este grupo objetivo el que disfrutará realmente la película. Para los demás, dependiendo de la tolerancia a ciertos clichés podrán extraer quizá algún entretenimiento. La película acusa que cada acción y efecto esté codificado por el lenguaje más básico del cine de género. No obstante, hay que reconocer méritos que sería injusto obviar. El esfuerzo por crear atmósfera y el inteligente uso de los efectos de sonido nos harán pasar un mal rato que a veces está realmente conseguido. Pasable.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí