Carles Torras nació en Barcelona en 1974 y es guionista, director y productor de cine. Ha realizado hasta la fecha cinco largometrajes. Jóvenes (2004), Trash (2009), Open 24h (2011), Callback (2016), con la que obtuvo el premio a Mejor Película, Mejor Guión y  Mejor Actor Protagonista para Martin Bacigalupo en el Festival de Cine de Málaga 2016. Y ahora nos presenta El practicante (2020), película que se ha estrenado directamente en Netflix, el día 16 de Septiembre de 2020.

En 2007, fundó su propia productora Zabriskie Films con la que además de producir sus películas ha acometido proyectos ajenos tan interesantes como Ciudad Oculta (Andrés Bujardón, 2010), Las aventuras de Lily Ojos de Gato (Yonay Boix, 2014), American Jesus (Aram Garriga, 2014) o An American Satan (Aram Garriga, 2019), por citar algunos. Fruto de ese trabajo, Carles Torras fue escogido en 2019 como uno de los Producers on the Move por la European Film Promotion.

Cinemagavia ha tenido la oportunidad de charlar con el director catalán para que nos hable extensamente sobre su trabajo.

Entrevista a Carles Torras

Carles Torras
Foto de Carles Torras (Zabriskie Films)

Daniel Farriol/Cinemagavia: El practicante es tu quinta película como director y bien podría formar un tríptico junto a ‘Open 24H’ y ‘Callback’ en un estudio sobre la psicopatía. Te gusta confrontar siempre a tus protagonistas con su lado oscuro, llevarlos al límite de la cordura.

Carles Torras: La verdad es que sí podría considerarse una trilogía. Me había quedado un poco con la espina clavada de que mis dos películas anteriores no hubiesen llegado a un público más amplio, a pesar de haber ganado la Biznaga de Oro en el Festival de Málaga con Callback. Su distribución fue muy limitada y llegó a poca gente fuera del mundillo de los críticos o de los más cinéfilos. Entonces quise seguir explorando este tema que da para una enciclopedia. En realidad, creo que son personajes muy distintos los tres y, en este caso, quise tratar la figura del psicópata narcisista. Ponerlo en una situación límite y ver cómo reaccionaba. 

D.F./C.G.: Si en tus dos primeras películas ‘Joves’ y ‘Trash’, proponías sendos retratos generacionales filtrados por el nihilismo, en tus últimas obras tu discurso parece enfocarse más hacia el relato introspectivo, colocando a la soledad del individuo por encima de las relaciones sociales. 

C.T.: Sí, creo que estaba más presente en mis anteriores películas, sobre todo en Open 24h. En este caso, quise tratar más las relaciones tóxicas de pareja y como estos psicópatas narcisistas son depredadores que necesitan nutrirse del sufrimiento de las personas que les rodean. Son manipuladores muy hábiles provocando confusión, haciendo perder la autoestima a sus víctimas que muchas veces ni siquiera saben que lo son. Logran crear una dependencia de la víctima hacia ellos que les puede provocar con el tiempo daños psicológicos.

El Practicante
Foto de “El practicante” (Zabriskie Films)

La sociedad alienada

D.F./C.G.: ¿Crees que vivimos entonces en una sociedad individualista y asocial, en la que importa cada vez menos el dolor ajeno?

C.T.: Sí, pero no es algo nuevo. Creo que ya es así desde hace muchísimas décadas. Hoy en día es distinto por las redes sociales que generan otro tipo de problemas de adaptación a la sociedad. Está el tema del bullying y el ciberacoso, por ejemplo, que pueden crear mucha ansiedad y angustia entre la gente joven. Pero la alienación social es un tema del que ya se hablaba en películas como Taxi Driver en 1976.

D.F./C.G.: El practicante es un thriller psicológico asfixiante, de hecho, en todo tu cine puede adivinarse una pasión por el cine de género. ¿Son los autores de este estilo cinematográfico tus mayores influencias cuando abordas la puesta en escena de tus películas? 

C.T.: Es un género que me gusta, por supuesto que sí. Cineastas como Stanley Kubrick con El resplandor o La naranja mecánica, o Roman Polanski con Repulsión, La semilla del diablo o El quimérico inquilino… Hay mucho cine de los años 60-70 que me ha influenciado bastante, incluso otros clásicos más modernos tipo Misery. De todas formas, me intento distanciar todo lo posible de los referentes, no pensar mucho en ellos para buscar algo lo más genuino posible. Mis influencias son muy variadas. En esta etapa de mi vida, sí que me apetece tocar este género del thriller psicológico, pero seguro que trabajaré otros géneros en el futuro.

Carles Torras
Foto de rodaje de “El practicante” (Zabriskie Films)

La concepción del guion de Carles Torras

D.F./C.G.: El guion de El practicante está co-escrito con Héctor Hernández Vicens (El cadáver de Anna Fritz) y David Desola (El hoyo), autores de dos películas de culto en el terror español de los últimos años. 

C.T.: La colaboración con Héctor Hernández Vicens y con David Desola ya viene de mucho tiempo atrás. Somos amigos y los conozco a nivel personal desde mucho antes de que El Hoyo existiera. A Héctor lo conocí en 2015, cuándo se estrenó su peli, entablamos amistad y una colaboración que va más allá de El practicante. Tanto con él como con David, tenemos proyectos con mi productora Zabriskie Films. Vamos a producir la ópera prima de David como director. 

D.F./C.G.: ¿Y cómo se gestó el guion? ¿Fue un trabajo fácil trabajar juntos?

C.T.: Pues fue muy bien. Yo tuve la idea original y con Héctor desarrollamos la primera versión del guión. Luego continúe en solitario reescribiendo y finalmente incorporé a David al equipo. Él hizo una nueva reescritura del guion que posteriormente se volvió a revisar varias veces. Disfruté mucho el poder trabajar con ellos, porque han aportado todo su talento para darle forma al guión que yo tenía en la cabeza. A mí me gusta trabajar los guiones en equipo, no me siento cómodo escribiendo solo en mi casa, necesito a alguien con quien confrontar las ideas.

El practicante
Foto de “El practicante” (Zabriskie Films)

El ritmo del crescendo

D.F./C.G.: Otro aspecto que se ha convertido en una marca de estilo, es el tempo que tienen tus películas. Hay como un ritmo interno que se cocina a fuego lento y va in crescendo. No sé si es una idea preconcebida que trabajas con tu montador habitual, Emanuele Tiziani, o simplemente os sale así de fábrica.

C.T.: No está premeditado. Quizás tenga que ver un poco con la tensión que me gusta generar, sin efectismos ni sustos gratuitos. Me interesa mucho más crear una atmósfera perturbadora a través de los silencios o a través de una tensión que se palpa en el ambiente y luego va in crescendo a lo largo del metraje. Sí, es algo que me gusta, me parece muy cinematográfico. Ahí sí tengo grandes referentes en la historia del cine, empezando por las películas de Ingmar Bergman que me influyeron mucho en mí época de estudiante de cine. De todas formas, creo que El practicante quizás tenga más ritmo y una estructura más clásica que mis anteriores trabajos.

Carles Torras
Foto de rodaje de “El practicante” (Zabriskie Films)

Netflix y Carles Torras

D.F./C.G.: Cuando supe que tu nueva película estaría distribuida por Netflix, lo primero que pensé es si serías capaz de mantener tu identidad como creador independiente. Viendo el resultado de El practicante está claro que sí. ¿Cómo entró Netflix en el proyecto?

C.T.: A Netflix le interesó el guión y le interesó la historia y tuve libertad creativa y artística total. Fíjate que se ven películas como la de Charlie Kaufman que se acaba de estrenar y tiene un catálogo muy amplio donde caben todo tipo de propuestas. Yo presenté el proyecto bastante avanzado, con una versión del guión bastante definitiva y con Mario Casas como protagonista confirmado. Quisieron que fuera un original de Netflix. Para nosotros fue una gran noticia porqué nos va a permitir que la película se vea en todo el mundo y pueda llegar a un público mucho más amplio que Callback.

D.F./C.G.: ¿Cuán diferente ha sido tu trabajo con ellos respecto a otros proyectos?

C.T.: La verdad es que ha sido una colaboración fantástica y el proceso para mí no cambió tanto respecto a otras películas. Lo único es que vas con un equipo de gente más grande y tienes el presupuesto para poder hacer las cosas como se tienen que hacer y no con las limitaciones que tenía en Callback o Open 24h. Fue una colaboración fluida y me dejaron trabajar con total libertad.

El Practicante
Foto de “El practicante” (Zabriskie Films)

Mario Casas

D.F./C.G.: Ya que mencionabas antes a Mario Casas, es obligado a hablar de él, su personaje sorprenderá a muchos por la oscuridad que conlleva. Creo que en El practicante hace la mejor o una de las mejores interpretaciones que le recuerdo.

C.T.: Trabajar con Mario Casas fue bastante parecido, por ejemplo, a trabajar con Martin Bacigalupo, el protagonista de Callback. Mario se metió de lleno en el proyecto, estaba súper ilusionado e implicado. Para él, fue un trabajo muy duro en lo psicológico y en lo físico. Necesitaba meterse en la piel de este personaje a todas horas, vivir en primera persona el sentir que estaba parapléjico y en lo mental tener que transformarse en este ser perturbado. Estoy muy contento con el resultado.

Carles Torras
Foto de Carles Torras en el Festival de Málaga 2016 (Nosolocine)

La masculinidad tóxica

D.F./C.G.: Todas tus películas tienen en el rol principal a un hombre, las mujeres suelen ser el detonante para explorar sus debilidades y sus neurosis. Parece existir un nexo que invita a reflexionar sobre la masculinidad tóxica, en este caso, como consecuencia de los celos y la frustración. 

C.T.: Sí, ahí está el tema de la masculinidad tóxica que yo abordo aquí desde la sociopatía. Estamos ante un psicópata narcisista y manipulador. El hecho de que sea hombre es un reflejo de la sociedad, lo que no quiere decir que no hayan mujeres psicópatas. Pero es cierto que los hombres tienen una naturaleza más violenta. Me gustaría tratar un personaje de estas características desde ese otro punto de vista, aunque el personaje de la mujer psicópata no es nuevo, ya se ha llevado al cine en ocasiones como en Misery. Que mis protagonistas sean hombres no ha sido algo buscado, si no dado por las circunstancias. Tanto en Open 24h como en Callback, ya contaba con los actores en la génesis de los proyectos y se escribieron pensando en ellos. 

D.F./C.G.: Además de dirigir, tienes la productora Zabriskie Films (hay un guiño en El practicante donde aparece un bar con ese nombre). Una curiosidad mía, ¿el nombre lo sacaste de la peli de Antonioni?

C.T.: Sí, es por la película de Antonioni que me impactó mucho y me marcó en el época de estudiante de cine. Luego he tenido la oportunidad de ir a ese lugar (Valle de la Muerte en California), que es un lugar increíble y me parece muy sugestivo.

El Practicante
Foto de Carles Torras (Cine Europa)

Nuevos tiempos para el cine, con Carles Torras

D.F./C.G.: Zabriskie Films ha realizado proyectos tan destacados como los documentales ‘American Jesus’ y ‘An American Satan’ de Aram Garriga. Actualmente tiene un montón de proyectos, pero tengo que hacerte una pregunta obligada, ¿cómo está afectando y cómo crees que va a afectar a la industria del cine todo lo relacionado con la pandemia del Covid-19?

C.T.: Lo del COVID está siendo un desastre. Por suerte, parece que se están recuperando los cines y la recaudación de las películas. Esperemos que todo vuelva a la normalidad, a la antigua normalidad, porque está nueva normalidad es horrible. Netflix es una herramienta que durante el confinamiento nos ha servido para poder acceder a una gran cantidad de contenido desde casa. La experiencia de visionado en casa, si tienes un buen proyector y una buena pantalla, también puede ser muy satisfactoria. 

D.F./C.G.: El practicante, de hecho, se ha estrenado directamente en una plataforma digital, sin pasar por cines. ¿Cómo valoras la polémica que enfrenta al cine tradicional con las nuevas plataformas de televisión? ¿El auge de las plataformas acabará cerrando las salas?  

C.T.: Creo que está muy mal que haya una polémica entre el cine distribuido en salas y el de plataformas, no son enemigos y pueden convivir. Gracias a las plataformas está habiendo mucho trabajo para el sector en España, nos han ayudado mucho en tiempos de confinamiento y creo que es algo que la gente demanda cada vez más. Me encanta el cine, pero también me encanta poder ver las pelis en casa. Esperemos que las dos opciones puedan seguir siendo posibles. En lugar de buscar una confrontación, habría que apostar por la colaboración.

Carles Torras
Foto de rodaje de “El practicante” (Zabriskie Films)

Próximos proyectos de Carles Torras

D.F./C.G.: Ya para finalizar, me gustaría que me contarás algo de tu proyecto de serie de TV llamado ‘Entropy’, en el que combinas terror y ciencia-ficción. 

C.T.: No puedo hablar mucho del tema ni desvelar nada, porque todavía estamos en la primera fase de desarrollo y aún no tengo el guion terminado. En este proceso ya sabes que las cosas pueden cambiar mucho. También tengo otros dos proyectos de largo y en Zabriskie Films también estamos produciendo proyectos de otros directores, así que tenemos muchas cosas en marcha. Espero tener el proyecto de la serie más avanzado a finales de este año y por entonces, cuando quieras, volvemos a hablar de él.

D.F./C.G.: Muchas gracias, Carles Torras, por esta entrevista. Suerte y mucho éxito con El practicante.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí