Cecilia Gessa, actriz, directora y productora. Nació el 22 de noviembre de 1977 en Madrid. De familia de artistas: hija del escritor Fernando Gessa, nieta de la actriz Fina Gessa y el famoso pintor Sebastián Gessa, el cual dejó su legado en los frescos del Palacio de Linares. Se ha formado en la escuela de teatro y cine Estudio Recabarren, continuando su preparación con Yayo Cáceres y la compañía de teatro Simpañía. Ha realizado formación en danza y canto de mano de Óscar Mingorance y Karen Taft, además de entrenamiento actoral con Jo Kelly, entre otros estudios en su haber.

Su vida profesional ha estado ligada al mundo de la interpretación, aunque ya desde hace varios años se dedica también a la producción y dirección con Gessas Producciones. Se ha hecho un nombre en el mundo del teatro, gracias a obras como Extafadas, la cual cerró hace poco su cuarta temporada en el Teatro Lara. También estrenó en verano «Así se escribió tu vida». En televisión, la hemos podido ver en series como «Paquita Salas» o «La embajada», mientras que en cine realizó las películas «Sequence» y «Hambre». Acaba de estrenar, recientemente, el cortometraje «Un mundo salvaje», dirigido por Rodrigo Marini y David Santamaría.

En Cinemagavia hemos tenido la oportunidad de entrevistarla por su gran labor en el teatro, tanto como actriz como productora y directora. Nos cuenta cómo surgió esta pasión por el teatro, lo que ha significado Extafadas en su vida y cómo ha llegado a tener este éxito profesional. También nos confiesa lo difícil que ha sido llegar a ser directora y productora por ser mujer y actriz. Nos desvela su visión sobre el arte en sus distintas vertientes y diversos temas relacionados con la industria, además de contarnos sus próximos proyectos.

Entrevista a Cecilia Gessa

Foto de Joan Crisol

Diego Da Costa/Cinemagavia: Se ha terminado la cuarta temporada de Extafadas en el Teatro Lara, ¿cómo viviste la última función?

Cecilia Gessa: Esta última función de esta cuarta temporada, como las anteriores temporadas, es muy raro porque es una mezcla de sentimientos que se acaba, que es la última, que la quieres disfrutar tanto… Quieres que quede tan bien, tienes tantas expectativas, que siempre, las cuatro actrices como que nos quedamos a medias. La disfrutamos, pero cuando terminamos es una mezcla rara de sensaciones. Al final, son positivas, pero sí te quedas como un poco vacía. Te acostumbras a esa dinámica de una vez por semana tener esa función y es extraño, la verdad. Es una cosa bonita, es positiva, sobre todo porque ahora toca girar un poco con ella.

Cecilia Gessa
Foto de Gessas Producciones

‘Extafadas’, por Cecilia Gessa

D.D./CG: ¿Qué ha significado para ti esta obra en tu vida profesional?

C.G.: Para mí Extafadas ha sido muy importante, porque cuando se me ocurre esta idea, lo que quería era juntar cuatro personajes femeninos, que nada tuvieran que ver la una con la otra y a partir de estos personajes, mostrar un poco la vulnerabilidad que tenemos todas las personas. En este caso, son mujeres, podrían ser hombres perfectamente, pero me apetecía más desde la visión de la mujer. Y me apetecía que fuera en tono de comedia porque es más fácil llegar al público. Dicen que es más difícil, es verdad que lo es, pero fíjate que para mí no hay dificultad. Es lo que quería y me puse a ello, sin más. Para mí, ha sido muy gratificante. Un año muy completo, en el cual he podido comprobar un poco lo que es trabajar tanto tiempo con las mismas compañeras.

Al mismo tiempo, además de actriz, tienes que gestionar como empresa: cómo tienes que coordinar todo… Cómo tienes que hacer frente a tomar decisiones en momentos determinados. No siempre fue el mismo elenco, hubo otra actriz al principio, que no pudo estar en las siguientes y cómo el hecho de que entre otra actriz… Todo eso modifica también. Lo más importante es que no sabes si va a funcionar, sí que ha sido una gran sorpresa pero tampoco me esperaba lo contrario. Cuando levantas un proyecto, pones todo el trabajo, el esfuerzo y cariño del mundo, lógicamente, claro que quieres y esperas que funcione. No me esperaba estar tantas temporadas y tanto tiempo en el Lara. Para mí, era la primera vez que trabajaba en el Lara y ya me siento parte de la familia. Estoy super agradecida por darme esta oportunidad.

Foto de Gessas Producciones

Nuevo episodio artístico: «Así se escribió tu vida»

D.D./CG: ¿Cómo viviste el proceso de “Así se escribió tu vida”, al ser tu primera en largo?

C.G.: Siempre digo que el microteatro no por ser corto es más fácil. Realmente, creo que es incluso más complejo, más complicado porque en poco tiempo tienes que demostrar mucho contando una historia y que sea “lógica”. La diferencia con el teatro es que tienes más tiempo para contar lo que realmente quieres. No tienes que acelerar el proceso, ni nada. Para mí, la diferencia es echarle más horas, básicamente. Al final es lo mismo, el proceso de montaje, de creación, de lectura, de estudio… En este caso, como estaba de producción y dirección no me tenía que estudiar el texto, pero sí trabajé en él para acomodarlo a las actrices.

Tener dos elencos es lo que voy a hacer siempre, en general, con las obras de formato largo, porque es mucho más fácil a la hora de gestionar las agendas de las actrices y todo esto, sobre todo porque es mucho más complicado cuando ya una obra está muy hecha y trabajada, meter a alguien nuevo. Necesitas un tiempo para que se acostumbren las que estaban y la que entra. No te puedes permitir el lujo de tener, por ejemplo, tres funciones consecutivas a medias. No se debe. Prefiero montarlo así, con dos elencos.

Cecilia Gessa
Foto de Gessas Producciones

El mundo entre actores

D.D./CG: ¿También por la energía que hay entre ellas, por ejemplo?

C.G.: Todo. Date cuenta que en “Así se escribió tu vida” estaban: por un lado, Belinda Washington y Yara Puebla y por otro, Sandra Cervera y Arlette Torres. Por ejemplo, es verdad que es el mismo montaje, las misma directrices, los mismos perfiles pero luego, no tenían nada que ver la una con la otra. Con unas actrices había cosas que iban bien, pero para otras no. Sí que había una pequeña diferencia en el montaje de una de las partes de la obra, que funcionaba con un elenco y con el otro no. Y con el que no funcionaba, lo quité. La diferencia básicamente es lo que te comentaba, echarle muchas más horas; cosa que me gratifica mucho, porque me encanta ese proceso. En ese sentido, yo feliz.

Me gusta más que cuando está ya hecho el proyecto, me encanta todo el proceso de creación. Me fascina, me parece maravilloso. Estaría eternamente ahí. Por eso, estoy muy emocionada ahora que Extafadas está montado y que “Así se escribió tu vida”, en principio, no lo voy a volver a montar, pero porque quiero montar otras cosas que me apetecen más. Seguramente, seguiría funcionando muy bien, porque gustó mucho, pero además, con estas actrices, tengo pendiente trabajar con ellas, pero un poquito más adelante, no me da la vida.

Foto de Joan Crisol

Cecilia Gessa como directora y productora

D.D./CG: ¿Cómo nace la idea de hacerte productora y directora?

C.G.: Lo de la producción, de alguna manera, siempre ha estado ligado a mí, porque, por ejemplo, hubo una temporada en la cual yo trabajaba como actriz, pero no ganaba lo suficiente. Mis gastos y la vida, al final no me llegaba (Risas). Por lo que, me puse a organizar eventos culturales. Antes de Gessas Producciones, fue Gessas Events. De alguna manera, siempre se me ha dado bien organizar. Siempre me han dicho que se me da bien juntar gente, aunar y levantar proyectos.

Me acuerdo que lo que hacía eran eventos culturales. Tenía mi festival de cortometrajes, que fue con el que más tiempo estuve, porque la verdad, me encantaba, pero era mucho trabajo. Yo prefería dedicarme a lo que a mi me gusta – en el mundo y el ambiente que me gusta – que trabajar poniendo copas, que ya lo he hecho, no se me caen los anillos, pero llega un momento en el cual dices: “No, yo necesito que haya algo más”.

D.D./CG: ¿En el que piensas que eso ya no te apetece?

C.G.: Claro, yo he trabajado mucho, mucho, mucho, desde que pude, enseguida. Siempre he sido muy independiente, quería mi dinerito, mis cosas… Siempre he necesitado trabajar y ya te digo, no se me caen los anillos, pero es verdad que ya llega un momento en el cual dices: “Bueno, ya. Quiero que me guste lo que hago”. Entonces, aquí es donde aprendí mucho lo que es la producción como tal. Y, de alguna manera, también diriges. Estás dirigiendo los equipos, estás dirigiendo gente, personas… Entonces, me viene mucho de allí también.

Cecilia Gessa
Foto de Danniel Rojas

El descubrimiento de la dirección

D.D./CG: ¿Cómo eres como directora?

C.G.: Ahora, por ejemplo, en la dirección como tal, de actores; la verdad, es raro decirlo, pero a mi se me da muy bien. Soy muy tímida para decir estas cosas, pero es que es verdad que se me da muy bien, porque me gusta, porque me apasiona. Es verdad que los actores a los que les gusta y dan el paso a dirigir, de verdad, que tenemos un plus: Sabemos cómo trabajamos entre nosotros. Sabemos cómo comunicarnos de manera más rápida.

Hay veces que hay directores que no saben dirigir actores, que son más técnicos. No está mal, pero no saben cómo decirte que es lo que quieren. Eso ralentiza el trabajo, porque cuesta más luego en salir. Yo, por ejemplo, he coincidido en talleres o en cursos de interpretación con directores que querían saber cómo trabajan los actores, cómo se preparan los papeles y digo: “Olé, eso está muy bien”, porque claro necesitas saber qué herramientas son las que utilizamos, cuáles son las maneras. En ese sentido, siento que me comunico muy bien, muy rápido, muy ágil con mis compañeras, porque para mí son compañeras.

Cecilia Gessa
Fotos de Cecilia Gessa

El trabajo entre compañeros

D.D./CG: ¿Tienes buena conexión con tus actores?

C.G.: Mira, siempre les digo, que me hace mucha gracia, en las dos, pero en “Así se escribió tu vida” , tanto con Belinda Washington como con todas, pero Belinda, que es muy impetuosa y tiene mucha energía, es muy curranta, todas en general, pero yo les decía: “Vosotras me podéis proponer lo que queráis y si me gusta, yo lo compro”. Y, claro, no hacían más que proponerme y era como: “No”, “Bueno” o “Sí”, pero me gusta ese juego de compartir y crear junto a, no solamente: “Esto lo quiero así y ya está”. No, porque precisamente los actores, como ellos mismos son su propia herramienta, tú nunca sabes cuánto te pueden dar. A lo mejor de lo que tú te estás imaginando, ellos, de repente, te dicen: “Me gusta esto”.

Me gusta mucho no estar cerrada en banda, hay muchos directores que están cerrados que te dicen: “Esto lo quiero así y punto”. No me parece ni mal ni bien, pero, desde luego, no es mi opción. Mi opción es trabajar en conjunto y levantarlo en equipo. Creo que siempre se sacan cosas mucho más bonitas así y creo que la profesionalidad de un actor o actriz también viene mucho por ahí, de lo que te puedan ofrecer. No como una especie de saquito vacío, que tienes que moldear, sino que te ofrezcan.

Foto de Joan Crisol

La mujer en la industria

D.D./CG: Estamos en un momento en el que el movimiento feminista, en el cine también, está siendo muy importante, pero han sido muchos años y todavía hay mucho que hacer, tú como mujer dentro de la industria, ¿te ha costado más? ¿Cómo ves la situación actual?

C.G.: Costar, cuesta mucho. Básicamente, principalmente porque es una industria muy maltratada en España, eso de entrada. El mundo de la cultura no es una industria bien cuidada y no tenemos apoyos y sientes muchas veces que vas contra natura. Cuesta mucho hacerse un hueco, eso por un lado. Luego, es verdad que, a parte de mujer que sí es cierto, que a mí me ha pasado, que en muchas ocasiones es como que tienes que estar demostrando de más por el hecho de serlo, pero luego, si además a eso le añades que eres actriz, queriendo ser productora o directora, también hay un plus de: “No sé, no sé”. Les cuesta más verte de esa manera.

Aquí en España falta ser un poquito más americano en ese sentido. Los americanos pueden dirigir, producir, actuar y no pasa absolutamente nada. Es más, incluso es bueno, es necesario. Aquí todavía como que les cuesta. Entonces, digo yo, precisamente eso es muy compatible.

Cecilia Gessa
Foto de Enrique Cidoncha

¿El machismo en la producción y dirección?

D.D./CG: ¿A ti te ha ocurrido que te tomen menos en serio por haber sido actriz antes de directora y productora?

C.G.: En mi caso en particular, he tenido situaciones muy peculiares por ser mujer frente a algún hombre en cuestión, precisamente por eso, ¿no? No te toman lo suficientemente en serio, entonces tú te tienes que poner un poco, no a la defensiva, pero sí tienes que ponerte fuerte y usar un tono más contundente. Tienes que ser un poquito más como fría, porque sino no te toman en serio y a mi sí me ha pasado. Insisto por ser mujer y por ser una actriz que quiere dirigir y producir. Aquí en vez de ser algo positivo, de evolución – hablo generalizando – en algunos ambientes, sobre todo en gente que ya está asentada, lo ven como que no te ha quedado más remedio, no es que tú hayas, naturalmente, ido hacia ello.

Soy una persona que me gusta mucho contar lo que siento o mi visión del mundo, a partir o a través de teatro, cine, televisión… Lo que sea, es lo que a mi me gusta. En una entrevista puedo decir cómo pienso o cómo no pienso, pero me gusta mucho más hacerlo a través del teatro, del arte en general. Sí siento que a mi, por ejemplo, naturalmente para poder sacar un proyecto adelante, prefiero y entiendo que, para mí, es mucho más sencillo tener la sartén por el mango si yo lo produzco, si yo elijo quién quiero que sea mi equipo, si yo elijo quiénes quiero que sean las actrices, que no estar llamando a puertas, que en principio, ni siquiera te responden.

Foto de Danniel Rojas

«Ya te llamaremos» en España

D.D./CG: ¿No se estila demasiado dar respuestas cuando no están interesados en la industria artística?

C.G.: Tu mandas un e-mail y aquí no se estila tampoco contestar a él. Si a ti no te interesa, contesta un “No, gracias”, no pasa nada. Aquí no te contestan. Como yo no quiero perder el tiempo y creo que tengo las capacidades adecuadas para poder emprender lo que me proponga, pues yo decido en un momento dado, ponerme a producir mis propios proyectos, pero porque yo quiero. Por no seguir perdiendo el tiempo, insisto. No soy una persona que esté sentada esperando. Ahí me siento como cuando era niña: “Yo quiero jugar a esto”, pues me pongo a jugar. ¿Por qué tengo que esperar a que alguien me diga: “Puedes jugar”?

Cecilia Gessa
Foto de Gessas Producciones

La carga social en la obra de Cecilia Gessa

D.D./CG: Con respecto a lo que decías que te expresas a través del teatro, escribes sobre el feminismo, la comunidad LGBT, temas sociales… ¿Hay mensajes reivindicativos en tu obra, aunque no sean el tema principal?

C.G.: Siempre. Una de las cosas que necesito, es que siempre haya un trasfondo, haya un mensaje y varios, incluso. A lo mejor es una frase, que aparentemente no es por nada, pero sí, es por algo. A partir de la comedia, entra siempre todo mucho mejor. Con el drama la gente como que se encoge y saca su coraza, ¿no? La vida es complicada y es más difícil llegar a las personas a través del drama, creo. Con la comedia es una vía muy fácil, puedes decir muchas cosas y llegar a mucha gente.

Me gusta mucho, mucho, mucho eso, que la gente se ría, se lo pase bien, pero de repente, me encanta cuando vienen espectadores y me cuentan sus propias impresiones, a partir de lo que a ellos les ha pasado, ¿no? Lo que recuerdan, lo que les viene a la cabeza, porque eso significa que realmente han estado pendientes de lo que se está diciendo, no solamente de echarse unas risas. Sí que es verdad que Extafadas tiene un humor, que hay toda una parte, que es un humor que tampoco es necesario que pienses mucho más allá. No requiere que estés super concentrado, pero sí que tienes que estarlo, porque sino te quedas solo con los cuatro chistes y ya.

Foto de Gessas Producciones

¿’Extafadas 2′?

D.D./CG: Creo que vas dejando perlas en toda Extafadas realmente. Cuando estás pendiente, luego, lo reflexionas… Y hay, por ejemplo, ese carácter fuerte femenino.

C.G.: Sí, de hecho, el final se cambió varias veces, porque pueden ser muchos finales. Se decidió que fuera así, como que realmente acabamos todas fatal las unas con las otras, pero no es porque hayamos perdido, es precisamente porque cada una al final, lucha por cada una, por una misma. Realmente, si te das cuenta, hay muchas lecturas en ese final. Para mí es muy importante y me encanta el hecho de que pueda terminar de muchas maneras diferentes. Luego, a parte, no descarto la posibilidad de ello, que haya un continuará, porque eso tiene un continuará.

D.D./CG: Me encantaría…

C.G.: Claro, lo que ocurre es que todas las personas que no hayan visto la obra, no se enterarían. No tendrían el gustazo de ver ese continuará tan completo, pero sí, la posibilidad de una segunda parte está ahí, todo puede ser.

Cecilia Gessa
Fotos de Cecilia Gessa

El arte por las venas

D.D./CG: Vienes de una familia de artistas: tu padre fue escritor, tu abuela actriz y tu bisabuelo pintor. Además, ahora tu pareja es Carlos Bardem, eres cuñada de Javier Bardem, nuera de Pilar Bardem y eres concuñada de Penélope Cruz, por lo que tu mundo personal está rodeado de un mundo artístico, ¿te influye en tu propia vida?

C.G.: Sí, lógicamente puedes elegir otra profesión, por ejemplo, mis hermanas ninguna se dedica a ello. Sí que es cierto que, en mi caso en particular, siempre ha habido como un amor especial, una sensibilidad por todo lo que es arte, más allá de lo normal. Desde muy chiquitita iba a ver zarzuelas, teatro… Me encantaba el cine, las pelis en casa, todo, la música… Todo, todo, mucho. De verdad que cuando veo algo bello, me puedo quedar ahí.

Entonces, sí que creo que a mi me ha influido mucho y me encanta que haya sido así. Luego, de alguna manera, aunque haya habido pequeñas épocas en mi vida que he estado dedicada a otras cosas, nunca me he despegado. Nunca he dejado de ir al teatro, de ir al cine… De hecho, ha habido temporadas, casi sigue siendo así, quizá por falta de tiempo, que todos los días veo algo de teatro, o voy al cine y ahora también está el ‘boom’ de las series.

Foto de Joan Crisol

La creación sensitiva

D.D./CG: ¿Se puede ver tu sensibilidad a la hora de crear?

C.G.: Sí, yo lo intento. Soy muy pejiguera, muy de buscar al detalle. Con Extafadas porque ha habido muchas etapas, he estado en la dirección como “Sí, no, sí, no” hasta que por fin, sí. Ahí se notó el crecimiento de la obra cuando yo me metí de lleno, muchísimo, porque yo soy muy de los detalles y a partir de ellos, voy construyendo. Cuando dirijo yo soy así, no pasó de la segunda página si en principio no está bien. Probamos, hacemos, vemos…

Sí que creo que es muy importante ver, no solamente lo que siempre decimos los actores de: “¿Dónde estás?”, “¿Hacia dónde vas?”, “¿De dónde vienes?”. Es un poquito más allá de eso, es un poco desde el personaje. Sí que creo que las personas como tal somos muy sensibles. Entonces, la magia para mí en teatro es poder ver más allá. Cuando a ti te llega un personaje, ya no es el texto ni la interpretación, es como los pequeños detalles lo que está interiorizado y trabajado de antes, lo que hace aflorar. Es muy interesante. Lo que hablábamos antes del teatro, para mí, por encima de todo, el teatro siempre.

Cecilia Gessa
Foto de Gessas Producciones

El teatro como la consolidación del actor

D.D./CG: Para muchos actores, el teatro es la consagración del actor, ¿tú sientes que sea así?

C.G.: Para mí es lo más puro, para mí es pureza. Es realidad, aunque por momentos pueda parecer que no es real, que estás viendo o que es un personaje, claro que lo es, claro que es un trabajo… Pero, hay un ejemplo muy peculiar, que también pasa cuando estás actuando en cine o en tele, pero en teatro es mucho más fuerte. Tú puedes estar muriéndote de dolor, con fiebre, retortijones, dolor de espalda… En la última función, me picó una avispa en el pie… Me dolía, no te haces una idea… No sentí nada mientras actuaba.

Mientras no te quedes sin voz, tú puedes actuar en unos niveles que luego, te puedes hasta desmayar después o te puedes quedar sin voz, pero cuando estás actuando te olvidas de todo. Entras en otra dimensión, pero al mismo tiempo estás ahí: estás sintiendo, estás escuchando y cuando suena un móvil, lo escuchas, cuando alguien habla, tose, abre un caramelito o cuando la gente comenta en voz alta (Risas). Todo eso, lo escuchas, pero estás en otro lugar. Es muy mágico, es maravilloso. De verdad, que no hay trampa ni cartón, lo que estás haciendo ahí, es lo que estás haciendo. A mí, insisto, me parece maravilloso y no todos los actores y actrices pueden.

Foto de Joan Crisol

La versatilidad actoral

D.D./CG: ¿El teatro es para todos?

C.G.: Bueno, de hecho, hay algunos que les da pavor subirse a un escenario y sin embargo, están luego todo el día con la cámara, son códigos totalmente diferentes. Ahora, porque cada vez está todo más mezcladito, no sé si te acuerdas años atrás que era: este es actor de televisión, éste de cine y éste de teatro. Aún así, hay actores que son incompatibles entre unos medios y otros. Eso está bien saberlo con uno mismo, porque sino luego, no es lo mismo la proyección.

Yo, de hecho, mi formación como actriz es casi toda teatral, porque yo la de televisión, de cine o tal, la tenía muy controlada, pero la teatral no tiene nada que ver. La teatral son un montón de cosas, la voz principalmente. Tú puedes estar actuando muy bien, pero si no tienes voz… Tienes que poder susurrar proyectando al de la última fila.

Cecilia Gessa
Foto de Bambú Producciones y GTRES

El cine y la televisión en Cecilia Gessa

D.D./CG: Por esta razón, junto con tu formación y pasión por el teatro, no hemos tenido tantas oportunidades de verte en televisión o en cine, ¿influye en tu decisión de enfocarte más en teatro?

C.G.: No, simplemente, son medias casualidades, a veces la suerte también. Es cierto que las últimas cosas que se me han ofrecido, no me han interesado y no las he hecho. Hay veces que dices: “Mira, si no tienes la oportunidad de que te den unos buenos papeles en los que tú te puedas lucir, pues casi es mejor no estar”. Sí que es cierto que cuando está la energía puesta en un lugar, es más complicado, porque realmente creo que va hacia eso. La gente que está muy metida en televisión y está trabajando en series, pues lógicamente está más metida en esos circuitos. Al final, son circuitos también.

Creo que tiene que ver el hecho de que esté más centrada en el teatro, inclusive también ahora estoy más centrada en la dirección, en la producción que en la actuación. Yo podría escribirme papeles para mí y que otros me dirigieran para lucirme, pero sin embargo, estoy pensando en el siguiente proyecto que quiero levantar, que es lo que quiero contar con ello, a quién quiero llegar, en qué teatro quiero. En principio, el siguiente proyecto también lo voy a presentar, por supuesto, primero al Teatro Lara. Cuando estás más en eso, es lógico que no estés tan pendiente de lo otro.

Foto de Joan Crisol

El escaparate audiovisual

D.D./CG: Estamos acostumbrados en este mundo de Twitter, Instagram… como que la televisión y el cine es dónde se os ve más a los actores. Es un escaparate…

C.G.: Es más amplio, es un escaparate más amplio y más con las plataformas. Lógicamente, lo que ha pasado con “Élite” o “La casa de papel”, que hay actores y actrices que los conocíamos solo los que estamos en este mundillo y ahora, de repente, los conocen a nivel mundial. Esa es la diferencia y es muy grande. Son distintos medios, pero que sí son muy compatibles. Por ejemplo, puedes hacer la versión en película de Extafadas o de otro montaje. Hoy en día está todo muy unido y eso es bueno.

D.D./CG: ¿Qué tiene que tener un proyecto para lanzarte?

C.G.: Básicamente, lo que te decía antes, que lo que se cuente me interese, que tenga que ver conmigo. Y luego, a partir de ahí, hacerlo más mío. Si el texto no es mío, llevarlo hacia mi. Lógicamente, tiene que tener una base muy fuerte para que me guste. Ahora, por ejemplo, sí que también caen más, por una cuestión de tiempo, no lo he hecho antes. Tengo dos proyectos, a parte del “Fahrenheit 108” que es el siguiente que voy a montar, uno que voy a co-escribir con otra chica y luego, otro que que estoy escribiendo yo sola. Necesitas mucha dedicación, muchas horas… Intento ir cumpliendo etapas, fases y conforme voy terminando, voy haciendo la siguiente. Es una manera de trabajo buena, sino no te da.

Cecilia Gessa
Foto de Gessas Producciones

El futuro profesional de Cecilia Gessa

D.D./CG: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

C.G.: Los próximos son terminar de montar este mes, si todo va bien, el cortometraje “Nuestros hijos”, que viene de un microteatro. Luego, la serie que estoy produciendo, que a ver si sale, si sale estupendo, ahí estoy con el piloto. Después, “Fahrenheit 108”, que tengo muchas ganas, que empiezo a montar ahora en noviembre y luego, estos dos otros textos. Y ahora estoy distribuyendo, que se puede ver en Microteatro Por Dinero, “Mi gran noche”. Adoro el formato microteatro, me encanta. Eso también voy a seguir haciéndolo siempre que pueda, de productora, dirigiendo, actuando no porque me quita tiempo, pero sí tengo otros dos por ahí, que igual salen. Nunca voy a salir ahí (Risas).

Luego, es verdad que también he empezado un poquito a distribuir una obra que me gusta muchísimo, que es sobre la violencia de género, se llama: “Mi historia, nuestra historia”. Estamos viendo si la vuelven a programar, es maravillosa. Por el momento, ya. Me están ofreciendo cosas como actriz también, pero si no me acaban de convencer mucho, pues digo que no. Estoy priorizando con lo que yo estoy produciendo.

Foto de Joan Crisol

Llamada internacional

D.D./CG: ¿Te atreverías a estar en programas de televisión como “MasterChef” como hizo Paz Vega? ¿Y el salto internacional?

C.G.: No me gusta mucho la idea de «MasterChef», la verdad. Soy de comer, pero no soy muy buena cocinera. Cocino, pero ahí hacen retos muy difíciles. No, fíjate que no me veo. Hace tiempo me ofrecieron “Supervivientes” y pensé: “Mosquitos, no comer” y dije: «No, gracias». La verdad, es que no me gustan mucho. Igual si me ofrecieran algo que tuviera que ver más conmigo… Nunca puedes decir que no, pero, personalmente, no me apetece nada, además.

Luego, igual me iba para México y montaba ahí Extafadas. Eso está ahí. Las posibilidades están. Es buenísimo Extafadas, desde el punto de vista de puesta en escena: son cuatro sillas, un perchero y una mesa. Los elementos que tenemos, los utilizamos y bien. Estuvimos en un bolo que funcionó muy bien en Donosti, en el principal. Directamente nos prestaron las sillas, además, preciosas, porque eran sillas antiguas de terciopelo rojo. Era más bonita que nuestra escenografía. Una mesa preciosa y un perchero monísimo, y yo estaba como: “¿Hola? Me quiero llevar esto para Madrid, ¿sabes?” (Risas). Es mucho más sencillo moverse así, con una escenografía tan minimalista.

Puedes leer la crítica de Extafadas, obra teatral protagonizada y dirigida por Cecilia Gessa, pulsando aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí