El inconfundible actor argentino Héctor Alterio, regresa junto al músico José Luis Merlín, para seguir rindiendo su conmovedor tributo a los textos del poeta León Felipe. Tras los estragos culturales que ha dejado esta pandemia, el actor se presenta en el Teatro Infanta Isabel de Madrid para tres únicas funciones. Como hace 3000 años es un relato sincero de la historia del pueblo español contada a través de la prosa de León Felipe. Un intento de abismarse a las venas abiertas de la historia de España, contando únicamente con el poder de la lírica y la melodía. Como se manifiesta en el preludio de esta obra, la fuerza del relato pretende sostenerse de la misma forma que lo hacía la obra de Homero hace más de 3000 años; de cuando la poesía nacía de la melodía.



Como hace 3000 años 

Crítica de ‘Como hace 3000 años’

Ficha Técnica

Título: Como hace 3000 años
Título original: Como hace 3000 años

Reparto:
Héctor Alterio

Duración: 70 min. apróx.
Dirección: Héctor Alterio
Dramaturgia: Héctor Alterio
Música original: José Luis Merlín
Producción: Producciones Lastra S.L.

Tráiler de ‘Como hace 3000 años’

Sinopsis de ‘Como hace 3000 años’

Como hace 3000 años es la culminación de un deseo personal de Alterio por interpretar una selección de textos que no tienen un denominador común, sin embargo resaltan la manifestación de unos sentimientos compartidos entre el autor y el intérprete, coincidencias que existen debido a la implicación emocional de Héctor con el espectáculo.

La propuesta es sumamente original ya que no dice los poemas de una forma clásica sino que los interpreta, de esta forma no es la métrica o la melodía la que marcan su camino sino la interpretación, no busca solo la esencia sino la actuación.

El repertorio de este soberbio espectáculo representa la perfecta armonía entre los textos de León Felipe y las composiciones originales de José Luis Merlín. El acompañamiento de Merlín se sostiene, inevitablemente, por la improvisación a partir de la inflexión y modulación del intérprete. Emplea una técnica similar a la de los guitarristas flamencos pero apoyada por piezas propias de inconfundible raíz sudamericana y perfilada por la voz de Alterio. (TEATRO INFANTA ISABEL).



Como hace 3000 años
Foto de Teatro Infanta Isabel

El virtuoso verá la cara de Dios

El primer acto de este relato, se infunda en una brisa contenida a lo largo de decenas de siglos de este país, pero que pocas veces hemos sido capaces de encararla de frente. Habido momentos históricos que han marcado al mundo hispano y que con el tiempo se han intentado desvirtuar o engalanar con otros significados. Los orígenes de una nación se deben de medir por sus triunfos, pero sobre todo por sus fracasos. No vanagloriarse de las conquistas o sometimiento hacia otro pueblo o nación; es precisamente esas heridas, las que examinaba León Felipe en su obra poética.

A veces sirviéndose de un tono cómico, Héctor Alterio pone de manifiesto todas las veces que el pueblo español pudo alzar la voz y no lo hizo. Lo que nuestra parte ególatra nos quitó de las manos y que hizo de nuestra historia un continuo viaje sin retorno. La melodía que desprende la guitarra de  José Luis Merlín, embellece de una forma armoniosa los versos de León Felipe, personificados e interpretados bajo la figura del maestro Héctor Alterio. Lo que surge del escenario, transporta al espectador a un lugar carente de espacio o de tiempo, de ritma o métrica… Como hace 3000 años, alcanza unas cotas de pureza artística sin igual, sin valerse de ningún artificio.

Héctor Alterio
Foto de Teatro Infanta Isabel

La ventana del poeta

A medida que va transcurriendo el tiempo, la obra va adquiriendo un mayor intimismo. Al fin y al cabo es la voz de un poeta, la que nos está relatando su particular visión de la historia. Aunque lo que acaba siendo una honda reflexión sobre las raíces de una nación, acaba siendo una bella alegoría del sentir más profundo del poeta. La conclusión de que nada de estas nimiedades importan, que nada de lo que endiosemos o demonicemos tendrá valor alguno, ya que todo acabara siendo arrastrado por el incesante viento vital. ¿Qué es lo que hace grande a una nación o a un país? ¿Qué es lo que significa ser patriota? Cuestiones que van asaltando al actor, pero que desde la poética de León Felipe, acaban no siendo respondidas.

Héctor Alterio hace suyos esos versos, empapándose de toda la alegría y desdicha contenida en ellos. Como público, solo puedes quedarte obnubilado ante la presencia y fuerza que desprende el actor, a la hora de contar este relato. Cuando alguien siente lo que dice con todo su ser, es imposible no llegar a trasmitir nada al espectador o dejarles indiferentes; en ese sentido, Héctor Alterio consigue emocionar a su audiencia en Como hace 3000 años, embriagándose de toda la poesía que venera.

Héctor Alterio
Foto de Teatro Infanta Isabel

La vida de un paria

En el último tramo de Como hace 3000 años se indaga en el sentido de pertenencia del propio poeta, que acaba describiéndose a sí mismo como un paria. Si algo bueno tiene el patriotismo es la certeza de pertenecer y sentir un lugar como propio. Ello nos identifica y nos marca como individuos para el resto de nuestros días; por tanto carecer de ello, puede llevar a un cierto vacío interno de aquel que no disponga de ello. Ese anhelo de pertenecer algún lugar, es algo inherente en el ser humano y es lo que el actor trasmite a lo largo del último acto de la obra.

Un vagar por la historia del pueblo español, que se infunde en la propia existencia de dicho poeta. Esta última parte acaba siendo muy intensa y tremendamente pasional, que te deja al borde del llanto. No sabes porque, pero encuentras semejanzas con el sentir y la voz de este poeta, que en gran parte no sería posible sin la gran interpretación del actor argentino. Una experiencia poética y sonora apabullante, que envuelve al espectador a lo largo de más de una hora. Una sencilla puesta en escena, que pone todo el peso de la obra en los dos artistas presentes en ella.

Como hace 3000 años
Foto de Teatro Infanta Isabel

Conclusión

Como hace 3000 años es una conmovedora propuesta teatral, valiéndose única y exclusivamente en el poder de la poesía y la música. Una experiencia artística sin igual, que reinventa la manera de llevar a cabo un recital de poesía. Héctor Alterio demuestra el profundo respeto y admiración por la obra de León Felipe, sirviéndose de sus magníficos dotes actorales. La música de José Luis Merlín no se queda atrás, reforzando y embelleciendo aún más si cabe, los versos de este gran poeta. A sus 90 años, Héctor Alterio sigue subiéndose a los escenarios, llenando los corazones de los espectadores de poesía y de  mucha luz.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí