La corazonada se trata de un thriller de investigación policial, que supone la primera película enteramente argentina para Netflix. Se basa en la novela  La virgen de tus ojos, de Florencia Etcheves. Los papeles principales recaen en Luisana Lopilato y Joaquín Furriel. La historia constituiría, además, una precuela de Perdida, donde ya aparece el personaje de Manuela Pelari. El director de ambas películas es Alejandro Montiel. Se puede ver en Netflix desde el pasado 28 de Mayo.



La corazonada

Crítica de ‘La corazonada’

Ficha Técnica

Título: La corazonada
Título original: La corazonada

Reparto:
Luisana Lopilato (Manuela ‘Pipa’ Pelari)
Joaquín Furriel (Francisco Juanez)
Rafael Ferro
Maite Lanata
Juan Guilera
Abel Ayala
Sebastián Mogordoy
Delfina Chaves
Marita Ballesteros

Año: 2020
Duración: 116 min.
País: Argentina
Director: Alejandro Montiel
Guion: Mili Roque Pitt, Alejandro Montiel, Florencia Etcheves (Novela: Florencia Etcheves)
Fotografía: Guillermo Nieto
Música: Nico Cota
Género: Thriller
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘La corazonada’

Sinopsis

La corazonada cuenta la historia de Manuela Pelari, Pipa (Luisana Lopilato), una joven policía que está dando su primeros pasos como investigadora, y que junto con Francisco Juanez (Joaquín Furriel), un controversial inspector de la división de homicidios, tendrá que resolver el violento asesinato de una chica de 19 años cuya principal sospechosa es la mejor amiga de la víctima. En paralelo, Pipa tendrá la difícil tarea de investigar en secreto el crimen de un joven en el que Juanez parece ser culpable. (Netflix)

Donde se puede ver la película



Una noche agitada

La corazonada comienza, de forma notable por cierto, en una noche de Buenos Aires bastante abundante en crímenes. De un lado Francisco Juánez (Joaquín Furriel), destacado inspector de homicidios, persigue, localiza y elimina a un peligroso secuestrador movido por escabrosos motivos religiosos. La operación se salda con la liberación de la secuestrada y un agente herido. Todo tras una oscura y bien filmada secuencia de persecución nocturna en una tétrica arboleda.

Mientras, en otros puntos de la ciudad, hay dos sucesos más. La joven de 19 años Gloriana Márquez (Delfina Chaves) aparece asesinada en su domicilio. De otro lado, el delincuente juvenil Patricio Galván (Ignacio Hernández) es atropellado y muerto por un coche rojo. Entre estos dos últimos crímenes hay una inquietante relación: el propio inspector Juánez.

Patricio Galván asesinó en un atraco a la mujer del inspector Juánez, pero consiguió salir de presidio para furor del policía. Para el asesinato de Gloriana es requerido con urgencia el propio Juánez, tras solventar el caso del secuestrador. Sin embargo éste se retrasa extraña e injustificadamente, llegando bastante tarde a la escena del crimen. ¿Se deberá el retraso a que Juánez ha estado ocupado atropellando a Patricio Galván, el asesino de su esposa? Hay dos horas de margen sin, a priori, ninguna coartada.

La corazonada
Foto de Netflix

Una policía novata

En La corazonada hay dos líneas de investigación. La del asesinato de la joven Gloriana y la del atropello mortal de Patricio Galván. De forma un tanto insospechada la primeriza agente de policía Manuela Pelari (Luisana Lopilato), aunque suelen llamarla Pipa, tendrá un pie en cada caso. Ayudará al inspector Juánez en caso de Gloriana y, a su vez, deberá investigar al propio inspector para confirmar que no tiene nada que ver con el atropello de Patricio Galván.

He aquí un hecho curioso. La corazonada se sirve de dos historias distintas, y además así entramos en una dinámica de ambigüedad donde es difícil distinguir al héroe y al antihéroe. El problema quizá es que las dos historias no acaban ni de retroalimentarse ni de conectarse armónicamente. Cada una de ellas, con más desarrollo, podría incluso haber dado lugar a una película independiente. Al final el resultado es una ración doble de giros, sorpresas y pasos en falso que solo entusiasmará a los seguidores más fanáticos del thriller.

Pipa muestra una disposición inicial favorable al inspector Juánez. Cree en su inocencia, pero como resultado de una íntima admiración o fascinación hacia su superior. No tanto por las pruebas. Dicho esto, todos los pasos de Pipa son meticulosos y precisos. En realidad, La corazonada tiene todos los elementos de una clásica película policial. Interrogatorios, visitas al forense, superiores molestos, un policía rudo y problemático, falsos culpables, tiroteos…  Veamos si de esto surge algo interesante.

La corazonada
Foto de Netflix

Una investigación helada

En La corazonada los protagonistas tienden a estar un poco cariacontecidos y un poco hieráticos. Ven pasar el mundo como unos imperturbables espectadores. Juánez sabe que es sospechoso del atropello pero no parece importarle demasiado. Incluso rehúsa defenderse. Entretanto su investigación respecto a la muerte de Gloriana continúa. El inspector es un hombre sagaz, con una capacidad de deducción impresionante (y con corazonadas). Ojo a la escena en la que él y Pipa prácticamente humillan a un forense haciendo una auténtica ristra de deducciones.

La investigación que sigue Pipa respecto al inspector Juánez tiene un componente más personal. La agente de policía parece ser la única que cree realmente en la inocencia del inspector. Incluso parece sentir cierta conexión con él. Sin embargo, como todo en La corazonada, Pipa es cerebral, objetiva. Su caso dará vueltas y actuará en consecuencia. Sin embargo, hay un componente más que pasa inadvertido a casi todo el mundo. El Zorro, el hermano de Patricio Galván, está dispuesto a vengar su muerte.  Y cree que Juánez es el asesino.

En cualquier caso, todas las pesquisas en La corazonada adolecen de un tempo lento y una ejecución fría. La acción parece inane, desapasionada. El argumento encierra elementos trágicos, que deberían golpear y epatar al espectador. Sin embargo, asistimos más a la resolución de un problema aritmético, en el que se nos hurtan incluso algunas variables, que a una situación dramática. No obstante, hay que reconocerlo, la progresiva acumulación de incógnitas y la insolente huida adelante de la trama mantienen la atención.

Luisana Lopilato, Joaquín Furriel
Foto de Netflix

Juánez, Pipa, y los demás

Las actuaciones en La corazonada van acorde con la temperatura de la película, es decir, tirando a frías. Es obvio que Joaquín Furriel pretende meterse en el arquetipo de agente de policía hosco y desazonado. Lo consigue, pero quizá al precio de anular posibles matices en su interpretación. Su métodos contundentes y su íntimo pesar parecen un poco mecánicos, a piñón fijo. Aunque atendiendo a las exigencias de la película quizá no sería exigible mucho más.

Luisana Lopilato sigue unas características similares pero al menos aporta algo más de vidilla. Si bien nunca olvida su metódico proceder, es un personaje que por lo menos a veces se deja llevar. No es todo raciocinio o caras largas. Sin pasarse, eso sí. Su personaje también desprende un perfume robótico y serio. Otro personaje que podemos destacar es Minerva del Valle (Maite Lanata), la mejor amiga de la asesinada Gloriana y una de las principales sospechosas. Posee cierta meritoria ambigüedad y tiene un buen peso específico en la película.

La corazonada, justo es reconocerlo, sube de marcha en los últimos 15-20 minutos. Sin ser algo rematadamente adrenalítico, al menos toda la tensión que se había ido posponiendo, asoma la cabeza. La factura visual de la película es estupenda, merced a una sobria y esmerada fotografía. Particularmente interesante es la secuencia inicial de búsqueda y persecución. Atrayente y bien ejecutada.

Luisana Lopilato, Joaquín Furriel
Foto de Netflix

Conclusión de ‘La corazonada’

La corazonada adolece de la falta de algo de nervio, tensión y desasosiego. La historia a menudo se cuenta de forma mecanicista, automática. Tanto ir y venir criminal acaba resultando emocionante en contadas ocasiones. Si no le importa el tono frío, no tiene problemas con lo inverosímil, y es un apasionado estricto del thriller, quizá pueda disfrutar de la película.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

1 COMENTARIO

  1. Coincido en general pero… ¿Buenoa Aires? ¿Qué tiene de Buenos Aires una trampa para osos? ¿Qué tiene de Buenos Aires esos chicos jugando al basquet? Porsupuesto que si lo decido todo esto puede suceder. Pero eso habla de una intenciional propuesta que quiere hacer suceder la accion en un «No lugar» mas por una intencion de venta que por una propuesta artistica. Lo mismo veo en las actuaciones, en las que me parece injusto evaluarlas sin tener en cuenta que es evidente que es la propuesta de la direcciinque quiere emular estas series o peliculas «Neutras» Le falta identidad en todo y eso es totalmente adrede

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí