Crímenes de familia (2020), o como a mí me gusta llamarla Hijo de Caín, es un magnífico drama judicial combinado con un excelente thriller psicológico, de nacionalidad argentina, co-escrito y dirigido por el cada vez más portentoso Sebastián Schindel.

Con los exquisitos Cecilia Roth y Miguel Ángel Solá, a la cabeza de un elenco más que correcto, Crímenes de familia no deja de ser más que la historia de tres madres; Sus secretos, sus miedos e inevitablemente, sus actos y repercusiones.

Producción de Bufalo Films//Magoya Films//INCAA//Directv y Tieless Media.

Adquirida por la plataforma de streaming Netflix (aprovechando, y muy bien esta vez, su ausencia en las salas de cines por el maldito COVID-19), para su distribución mundial el 20 de agosto de 2020.

Inspirada en hechos reales.



Crímenes de familia

Crítica de ‘Crímenes de familia’

Ficha Técnica

Título: Crímenes de familia
Título original: Crímenes de familia

Reparto:
Cecilia Roth (Alicia)
Miguel Ángel Solá (Ignacio)
Sofía Gala (Marcela)
Benjamín Amadeo (Daniel)
Yanina Ávila (Gladys)

Año: 2020
Duración: 99 min
País: Argentina
Dirección: Sebastián Schindel
Guion: Sebastián Schindel y Pablo Del Teso
Música: Sebastián Escofet
Fotografía: Julián Apezteguia
Género: Thriller
Distribución: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Crímenes de familia’

Sinopsis de ‘Crímenes de familia’

Alicia (Cecilia Roth) e Ignacio (Miguel Ángel Solá), son un matrimonio pudiente, que viven en uno de los barrios más lujosos de Buenos Aires.

Con ellos viven Gladys (Yanina Ávila), su mucama (empleada doméstica) y su hijo de tres años.

En un timeline narrativo que, cuando menos al comienzo es difícil de captar (hecho a conciencia, no me cabe duda, por el director) asistiremos a dos historias casi paralelas.

Su único hijo Daniel, de treinta y cinco años, está en prisión acusado de violación e intento de homicidio de su ex esposa. Su empleada doméstica también, por un crimen que no recuerda haber cometido.

Donde se puede ver la película



Crímenes de familia 
Foto de Netflix

El entorno familiar

Comienza Crímenes de familia con una escena que se repite y adquirirá más relevancia a medida que avance la cinta. Una mujer llena de sangre en un cuarto de baño, que conecta con un pasillo largo, que a modo de metáfora podría significar el final de un túnel.

Alicia e Ignacio (ya jubilado), lo hemos comentado en la sinopsis, matrimonio casi rico, muy pudiente y envuelto en la superficialidad del mundo que les rodea, afín al suyo.

Reuniones vespertinas de tartas y cotilleos, fiestas nocturnas y un nieto al que hacen más de un año que no ven.

Alicia, con sus defectos o su intuición, siempre ha tratado al hijo sin padre de su empleada doméstica como si fuera suyo, cosa que alguna vez le reprocha Ignacio.

Cuando la empleada doméstica es detenida, el pequeño queda a cargo del matrimonio y su relación con Alicia, llega a un punto en el que no se percibe la diferencia entre una madre real y la actitud de la misma.

Miguel Ángel Solá
Foto de Netflix

The judicial plot

Voy a intentar hilar lo más fino posible para no deshilar más de la cuenta.

La declaración de Daniel como imputado en su causa (no entraré en detalles ahora), haría llorar a cualquier individuo más que al profeta Jeremías. Evidentemente Alicia lo cree a pie juntillas y le achaca toda la culpa a su ex esposa, que lo ha engañado y lo acusa falsamente, con el único objeto de que el padre no vea a su hijo. Por cierto, es una chica de pocos recursos económicos.

La preparación de la empleada doméstica para el juicio, tanto con su abogado de oficio como con una psicóloga, tiene menos futuro que Pablo Iglesias en el ejército.

Criada como Tarzán, casi ni habla, casi analfabeta, con retraso de maduración por no molestar a nadie con otro apelativo, hija incestuada y con una infancia que convertiría la de Oliver Twist en un viaje a Disneyland París.

La declaración de la ex esposa, Marcela (Sofía Gala), para darle ideas a Stephen King.

Ahí llevan el regalito sobre Daniel; Vago, flojo, drogadicto, celoso maltratador, embustero patológico, despilfarrador, violador y casi homicida. Y lo peor, con pruebas. Lo de la orden de alejamiento que tenía, ¿para qué ni nombrarla? No se libra ni pidiendo tiempo muerto.

Cecilia Roth
Foto de Netflix

Dinero, culpa y redención

La condena de Daniel va a ser clara y contundente, casi como la de la empleada doméstica.

Ambos procesos judiciales tambalean el mundo del matrimonio porque ponen en jaque tanto su status social como su propia moral.

Pero he aquí, que un famoso abogado, por una ¿módica? cantidad (¿Bendito/maldito dinero?) puede conseguir la corrupta absolución de Daniel. Lo que para Alicia es una señal divina, aunque tengan que vender su maravilloso piso para ello, se convierte en una pesadilla para Ignacio, cuyas dudas van aumentando por segundos.

Y hasta aquí puedo contar sobre Crímenes de familia, mis queridos navegantes. Un pequeño apunte como siempre en la conclusión y que cada palo aguante su vela.

Crímenes de familia
Foto de Netflix

Roth/Solá en ‘Crímenes de familia’

Alicia (Cecilia Roth), ¿Qué puedo decir de esta maravillosa actriz?. Argentina, curtida en cine, teatro y televisión. Con dos premios Goya en su haber y un premio del Cine Europeo.

Ponerme a enumerar sus películas, como que no y decir que es una chica Almodóvar es innegable, aunque me cueste horrores el transcribirlo.

Perfecta en Crímenes de familia de principio a fin. De rica acomodada con hijo problemático a casi madre del niño de la sirvienta, a casi madre de la sirvienta, ¿Por qué no decirlo ya, no descubrimos nada?.

Que su hijo es un angelito, pues como para la mayoría de las madres, y con dinero más.

Pero cuando le surge un nuevo mundo emocional y geográfico, que lleva implícito abandonar su situación de mujer privilegiada y abrirse a una nueva realidad que nada tiene que ver con su mundo de tartas y fiestas, se da cuenta que la violencia de género ni siquiera respeta a los barrios más lujosos de la ciudad de Buenos Aires.

¿Dinero, culpa o redención, querida Roth? Decisión compleja pero intransferible.

Ignacio (Miguel Ángel Solá), es un calco de Cecilia, actor argentino de cine, teatro y televisión. Con una carrera internacional multipremiada, especialmente en Argentina y España.

No voy a enumerar sus películas, pero van a permitirme un pequeño Kit Kat, Sé quién eres (2000), junto a Ana Fernández, excelente cinta.

Pues Ignacio no es Alicia y además parece que Alicia ya no vive aquí.

Hombre serio, recto, ingeniero jubilado que sigue yendo al trabajo, pero que las mil y una cochinadas que le ha hecho su angelito, han colmado el vaso de su paciencia.

El matrimonio está casi roto, Ignacio se ha rendido, decide Alicia y déjame dormir.

Bien Yanina Ávila como la peculiar empleada doméstica, dentro de las limitaciones de su papel, que casi la obliga tanto al silencio como a la inexpresividad.

Y excelente Sofía Gala como la ex esposa, en un parlamento corto, pero claro y rotundo que hace tambalear los cimientos de todo Buenos Aires.

Sebastían Schindel
Foto de Netflix

El juez

El director (Sebastían Schindel), les remitiría a mi crítica de El hijo (2019) y es más, les volvería a recomendar el visionado de esa excelente cinta que seguirá en Netflix hasta el final de los tiempos o eso espero.

Hombre orquesta, hace de todo y todo lo hace bien, incluso imparte clases como profesor de cine.

Conocido por muchos como el autor de esa obra maestra que es El patrón: radiografía de un crimen (2014), ahora entiendo que también por otra cinta excelente como es El hijo (2019) y a partir de hoy, ojalá sea reconocido por esta maravillosa película que es Crímenes de familia (2020).

La película tiene una puesta en escena casi mágica, muy rigurosa y engranada. Camina lenta pero segura, paso a paso. Esos 99 minutos se nos pueden hacer segundos, a poco que pongamos un buen cebo.

No es fácil combinar violencia de género, investigación judicial y personajes muy, muy complejos, para hacer una mezcla perfecta entre un drama judicial y un thriller psicológico.

El guion de Pablo del Teso y él, es un guion muy absorbente pero ambicioso y raramente inteligente.

Sigo en la conclusión, pienso sinceramente que Crímenes de familia es la culminación de una fascinante trilogía fílmica ya citada (no me refiero en cuestión de temas, sino de progresión) y estoy completamente seguro de que la llamada de Hollywood está al caer.

Ojo, que cada vez que se encuentra la respuesta, la vida suele cambiar la pregunta.

Crímenes de familia
Foto de Netflix

Conclusión

Netflixnianos y acoplados, por primera vez en bastante tiempo, triple B (bueno, bonito y barato).

Hoy no habrá Spoiler, no será necesario.

Eso sí, recomiendo fervorosamente el visionado de Crímenes de familia porque no va a dejar a casi nadie indiferente, y además el final viene como los huevos Kinder Sorpresa, con regalo incluido.

Quizás piensen que la película es más obvia de lo que la pinto y seguramente están en lo cierto, esto no es El sexto sentido (1999) ni creo que lo pretendiese. Pero un par de palabras, dos miradas, una duda metódica y un acto de redención inusual, harán que el mundo, aunque solo durante 99 minutos, sea un poco mejor.

  • Nota: Coger, en el glosario de jergas y modismos argentinos es tener sexo, fornicar, hacer uso el hombre de la mujer para realizar el acto sexual.

Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí