Cristina Abad es uno de los rostros habituales de la pequeña pantalla española. Su formación teatral comenzó con el director de escena Roberto Cerdà. Por otra parte, ha estudiado interpretación con grandes profesionales como Fernando Soto y Laila Ripoll, en la escuela de Juan Codina y el actor Pedro Casablanc. La actriz se ha convertido en una de las actrices principales de la serie diaria Servir y proteger. Para el espectador, su cara le resultará familiar, dado que también realizó más de 160 episodios en la ficción televisiva «Acacias 38», convirtiéndose en la mismísima María Luisa Palacios. En teatro, ha estado al lado de figuras tan relevantes como Concha Velasco y Antonio Resines, formando los tres el reparto de «El funeral».

En Cinemagavia hemos tenido la oportunidad de entrevistarla. Hemos hablado sobre Paula, personaje que interpreta en Servir y proteger, también de la representación femenina en el ámbito policial y qué fue lo más complicado a la hora de meterse en el papel. Por otro lado, hemos recordado su etapa en «Acacias 38» y lo que supuso para ella este proyecto. Después, nos ha confesado lo que supuso «El funeral» para su carrera y cuál es la imagen que tiene de la profesión y la valoración que cree que tiene a nivel público. Por último, nos cuenta cuáles son sus próximos proyectos y cómo está viviendo la crisis del COVID-19.

Entrevista a Cristina Abad

Cristina Abad
Foto de Transversal Comunicación

Diego Da Costa/Cinemagavia: ¿Qué tal estás y cómo te encuentras con el Estado de alarma?

Cristina Abad: Pues, estoy bien, de salud me encuentro bien, en mi casa también todos estamos bien. En cuanto a estado de ánimo, va un poco a días e, incluso, a momentos en el día. Soy una persona que siempre, durante toda mi vida, he tratado de estar alegre y con energía, motivada… pero, es verdad que si estoy triste o estoy pasando por un mal momento, también lo expreso, lo digo y lo comunico, además. Entonces, ahora mismo estoy pasando por todo, todos los días. A lo mejor me levanto casi cada día con ansiedad, luego, a lo largo del día me encuentro mejor y después hay un día que estoy muy triste y otro día que quiero hacer todo el deporte que me encuentro por Instagram. Bueno, me siento un poco bipolar.

D.D./CG: Es complicada la situación, es un caso excepcional

C.A.: Claro, además, que yo soy una persona que me muevo mucho, que soy un torbellino. Entonces, me genera mucha ansiedad el no poder moverme, el no poder salir a la calle, poder ir a comprar tranquilamente, porque siento que todo el mundo me está mirando y observando por si doy un paso más allá, ¿sabes?

D.D./CG: Parece que estés haciendo un delito…

C.A.: Sí, ¡Dios mío! Todo el mundo encima (Risas).

Foto de Cristina Abad en «Servir y proteger» (TVE)

La llegada a ‘Servir y proteger’

D.D./CG: ¿Tú crees que va a haber una explosión de creatividad y va a haber una época marcada por nuevos proyectos?

C.A.: ¿De creatividad? No lo sé. Yo, por mi parte, a día de hoy, todavía no estoy experimentando mucha creatividad. Sí que es verdad que estoy mirándome mucho por dentro, escuchándome, sintiendo lo que quiero hacer con mi vida personal, profesional… Sé perfectamente lo que quiero y tampoco está en mi mano exactamente, a día de hoy, pero si se experimenta una motivación creativa y crean muchos más trabajos en todos los aspectos… A mi por lo que me toca, si se generan más producciones, bienvenidas sean. Ojalá yo las vea (Risas).

D.D./CG: Eres la oficial Paula Bremón en Servir y proteger, ¿cómo has trabajado tu personaje?

C.A.: La verdad es que con las series diarias hay veces que los personajes no están del todo definidos. De hecho, yo al principio no entendía muy bien el personaje de Paula, estaba muy perdida. Es más, veía escenas al principio en las que me veía perdida a nivel actriz, hasta que poco a poco el personaje lo vas creando tú como artista, no únicamente los guionistas y creadores de la serie. Lo más difícil para mí fue encontrar el punto de Paula: saber quién era Paula, cómo se relacionaba, qué carácter tenía… También todos los guionistas tienen un avance, pero cada uno escribe de una manera. Para mí, eso es lo más difícil, encontrar la base de la personalidad de mi personaje.

Cristina Abad
Foto de Cristina Abad en «Servir y proteger» (TVE)

Cristina Abad como policía

D.D./CG: ¿Qué es lo más difícil de interpretar a una policía?

C.A.: Me costó un poco sentirme policía, porque no nos enseñan a serlo, no vamos a la academia, como en otras producciones más grandes. Me acuerdo con «Los nuestros» que se dijo que se los llevaron a todos los actores, también en la primera temporada con los militares, que hicieron prácticas. Nosotros no tenemos tiempo de eso. Hice un casting en junio, en julio me cogieron, luego, me fui de vacaciones y ellos también y tuve la reunión con un policía durante una mañana, una tarde… Luego, otro día en la serie.

Entonces, la primera vez que salí a hacer un exterior a detener, me fui a mi casa super mal, pensando en: “No sé hacer de una policía, no sé detener, yo no puedo hacer esto”. Me sentí mal a nivel actriz. Pensaba que, personalmente, podía hacer todo tipo de personajes, que va a haber personajes que no llegue, pero siento que yo soy bastante versátil. Sin embargo, poco a poco en el rodaje me he ido haciendo a ello, a medida que iba avanzando la serie. Tengo más o menos trama, va subiendo, va bajando, me involucro más y también a nivel interpretativo. 

Con la couch, muchas veces le llamo y le pido que esté, para que me dirija un poco más allá de la cuenta, que se fije un poco más en mi trabajo, porque me importa mucho lo que yo haga y, sobre todo, como yo me vea y lo que vean los demás. Es un escaparate estar todos los días ahí. Imagínate que Rodrigo Sorogoyen, que no lo creo (Risas), se pone ahora a verla en la cuarentena.

Cristina Abad
Foto de Cristina Abad en «Servir y proteger» (TVE)

Los referentes femeninos

D.D./CG: Nunca se sabe…

C.A.: Claro, no sé, me gusta que mi trabajo esté bien hecho. Bueno, me fustigo mucho a mí misma con energías, con la fuerza… Con todo mi trabajo personal como actriz.

D.D./CG: Estás realizando una policía, rompiendo el cliché de un mundo de hombres. ¿Es importante crear referentes para romper con el cliché que pueda haber arraigado en parte de la sociedad?

C.A.: La verdad es que hace poco me dijeron que se han fijado en que casi todos los personajes de la comisaría eran mujeres en Servir y proteger y es verdad. Hay muy poquitos hombres. Creo que es algo que a mi, al principio, no me llamó la atención. Sí que es verdad que otro día yendo para casa en el coche de producción, me fijé en dos coches de policía, casualmente, que estaban conducidos por mujeres y me llamó la atención, a mí personalmente. Dije: “Están dos mujeres…”, como que siempre tenemos la visión del hombre como policía, ¿sabes? 

Creo que es importante darnos el lugar en todos los aspectos y en todos los trabajos. Ya que nuestro trabajo es tan visible, podemos darnos el lugar a todas las mujeres desde lo que hacemos. Sí que es verdad que, como te he dicho antes, para ser policía, al menos lo que yo pienso, necesitas tener mucha seguridad, mucha fuerza, energía a la hora de detener a alguien, tienes que imponer respeto y eso tienes que transmitirlo también en una pantalla. No vale solamente con ponerte el traje y decir: “Hago de policía, soy policía”. Entonces, yo, personalmente, estoy tratando de darle el lugar al mundo femenino en la policía.

Cristina Abad
Foto de Transversal Comunicación

La imagen de la mujer con Cristina Abad

D.D./CG: Al final también tenéis esa función a nivel de escaparate público de transmisión…

C.A.: Yo de verdad me alegro de que se hagan ese tipo de cosas, ahora estoy pensando en la serie de “El comisario”. Yo era pequeña, pero la veía con mi madre. Todos eran hombres, menos una o dos policías. Entonces, me alegro que a nivel ficción, al menos en esta serie, como en muchas otras, pero en esta serie se esté dando prioridad al mundo femenino. No es que pida que solamente tenga que haber solo mujeres, pero me alegro que se esté impulsando esto.

D.D./CG: ¿Ha sido orgánico, no por el hecho de ser mujer, sino que ha surgido de esta manera?

C.A.: Sí, ha surgido así. Además, yo no me había dado cuenta hasta que me lo comentaron. No es una cosa que me llame la atención desde un principio, que se haya comentado, que se haya hecho así a propósito. Ha salido así.

Foto de Cristina Abad en «Acacias 38» (TVE)

María Luisa y ‘Acacias 38’

D.D./CG: También te recordamos por tu papel de María Luisa en “Acacias 38”, pero, decidiste decirle adiós. ¿Tienes esa necesidad de buscar nuevos proyectos u otras metas?

C.A.: Tengo mucha necesidad de eso, la verdad. Para mí, ser actriz no es un trabajo como un funcionario que va todos los días a hacer el mismo trabajo sobre una silla o donde lo haga, es poder hacer muchos tipos de personajes, poder defender muchas profesiones dentro de mi profesión… Poder ponerme con un guion delante y hoy ser María Luisa y pasado ser Paula y al otro día ser un médico… Me acuerdo de un casting que hice de una española, pero que era musulmana y que su novio estaba metido en el ISIS… Eso es lo que me gusta, poder jugar, poder trabajarlo en casa, experimentar, tener diferentes sensaciones…

Soy muy ambiciosa en ese sentido, porque es muy fácil quedarse en un trabajo a día de hoy, a nivel interpretativo. Es muy fácil engancharse a una serie diaria y estar cobrando al mes un sueldo y, encima, dar las gracias constantemente porque te den trabajo. Yo agradezco siempre el trabajo que me ofrecen, y que, finalmente, me dan, pero con lo que yo sueño es poder realizar diversos personajes e ir creciendo. Para mí, eso es crecer en mi trabajo y como actriz me exijo mucho y, por eso, me exijo el poder estar con diferentes tipos de personaje.

Foto de Cristina Abad en «Servir y proteger» y «Acacias 38» (TVE)

El escaparate de la serie diaria

D.D./CG: Tanto “Acacias 38” como Servir y proteger son series diarias. Para ti, ¿es una manera de poder mostrar tu trabajo constantemente en la pantalla?

C.A.: La verdad es que, por ejemplo, con “Acacias 38” no pensaba en esto. De lo que se emitía en “Acacias 38”, de cómo se me veía en la vida real, yo cambiaba mucho y en este trabajo, como la gente normal de la calle que no trabaja en esto, no te imaginan de otra manera hasta que no te ven haciendo otra cosa. Con “Acacias 38” no me lo planteaba, pero sí es verdad que ahora sí que me viene más a la cabeza, porque ahora mismo lo que sale en la tele soy yo. Se me ve perfectamente cómo soy físicamente, mi pelo, mi cara… Y cómo trabajo. 

Además, con Servir y proteger se acerca más a la realidad. En “Acacias 38” era un texto mucho más antiguo, que había que defender y trabajarlo y con el tiempo de una serie diaria… Falta tiempo de trabajo a nivel artístico. Y en Servir y proteger, pienso que tengo más exposición, no sé por qué, la verdad, pero lo siento así. No sé si alguien lo verá, no sé si gente que me parece interesante o importante en esta profesión lo verá, no sé si me puede traer trabajo, pero estoy ahí y, mira, al menos, en estas circunstancias, pienso que todo el mundo ve más la televisión que antes, hay más tiempo y, quizás, puedan verme y pensar en mí. Ojalá.

Cristina Abad
Foto de Transversal Comunicación

La serie diaria ¿a las plataformas digitales?

D.D./CG: Otro de los elementos de exposición que están ahora en la actualidad son las plataformas digitales, ¿crees que las series diarias también pasarán a Netflix, HBO…?

C.A.: Yo, por ejemplo, a título personal, no como actriz, sino como persona de la calle, no lo consumiría, sinceramente. Son muchos capítulos, cualquier tipo de serie que te pongas en estas plataformas puedes verte un capítulo diario, dos, puedes hacerte una maratón… No descarto que se puedan poner en las plataformas las series que ya existen, pero creo que es algo que no me parece interesante, por lo que te digo, porque se puede ver una serie diaria como cualquier serie. 

Yo el otro día empecé a ver “Glee”, que no la había visto, y yo me puedo ver un capítulo cada día, porque no sé cuántas temporadas hay y no sé cuántos capítulos hay por cada temporada… Entonces, no creo que sirviera de mucho. Quizás, si ya está montada… Por ejemplo, si ahora se empieza a poner Servir y proteger en Netflix, pues ya tienen cuatro temporadas, que es la que estamos haciendo ahora. Pues, ya pueden seguir un hilo. Hay telenovelas en Netflix, por ejemplo. No sé, yo personalmente no lo veo (Risas).

Foto de Cristina Abad en «El funeral» (Pentación Espectáculos)

«El funeral» con Cristina Abad

D.D./CG: En teatro estuviste con “El funeral”, ¿cómo fue para ti subirte a las tablas con Concha Velasco y Antonio Resines?

C.A.: Pues, ya ves, imagínate en el momento en el que llama el director, Manuel Velasco, y me dice que si quiero hacer una obra de teatro con Concha y Antonio. Esto ocurrió durante un fin de semana, haciendo una jornada de deporte y fue como: “Perdón, claro, me da igual lo que me vayas a proponer, sí”. Y, nada, me dijo que me pasaba el guion y le dije que me daba igual el guion, que lo iba a hacer, que no iba a desperdiciar una oportunidad de trabajar con Concha Velasco y Antonio Resines. En un principio, personalmente, tenía una mala imagen de Antonio, pero ha desaparecido totalmente.

En el momento de la lectura del guion, estaba super nerviosa, porque leer un guion así de primeras no es tan fácil (Risas) y me daba miedo hacerlo mal delante de ellos. Pero, luego, todo fue muy bien, muy divertido y fácil. Antonio es una persona increíble, en todos los aspectos, a nivel personal, como compañero. A nivel profesional sí es verdad que se le critica mucho porque siempre hace lo mismo, que es de él mismo, pero es que lo hace bien. 

Luego, se tuvo que ir de “El funeral” por problemas de salud, porque le tuvieron que operar y los actores que vinieron después, se notaba mucho que ese personaje era Antonio Resines, la energía que tenía… Bueno, si lo hace bien, que no deje de hacerlo, a mi me hace mucha gracia verle en todos los sitios haciendo lo mismo, porque lo hace muy bien. Y, luego, como compañero y persona es increíble.

Cristina Abad
Foto de Cristina Abad con Concha Velasco en «El funeral» (Pentación Espectáculos)

Los consejos de Concha Velasco

D.D./CG: ¿Y con Concha Velasco?

C.A.: Con Concha, yo he aprendido a estar encima de un escenario, a estar sin miedo, a estar en mi casa, a pasearme por el patio de butacas, que bajábamos todos los días y a mi lo que siempre me daba miedo, ha sido el público. De hecho, en esta obra no me ha pasado, pero siempre que he hecho microteatro o teatro alternativo antes de esto, hace muchos años, me temblaban las piernas muchísimo en los estrenos, por el público, pero en esta obra no me pasó. Tenía tanta seguridad con Concha, no por tenerla a mi lado, sino con lo que ella me estaba transmitiendo, la seguridad que ella me daba para poder estar allí y hacer lo que quisiera, que eso es lo que me llevo. Ha sido una muy buena experiencia.

D.D./CG: Felicidades, porque esas experiencias son las que también te animan a seguir

C.A.: Sí, hombre, también te digo que todas las experiencias tienen su parte negativa, pero también se aprende e ello. En este caso, tanto positivo como negativo, me lo llevé todo. Terminé con ellos cuando terminamos en Madrid. Me llevo la sensación de haber pasado por tantos teatros enormes de España, tan importantes y estar todos llenos, gracias a tener a una figura como Concha en el escenario, también te lo digo. Pero, bueno, eso lo he vivido yo y ha sido muy gratificante.

Foto de Transversal Comunicación

El problema de la interpretación, según Cristina Abad

D.D./CG: ¿Es difícil que se consideren las profesiones artísticas con la misma importancia con otras carreras más convencionales para la sociedad?

C.A.: Es difícil porque, más que nada, dentro de esta profesión no se le da esa importancia. Dentro de esta profesión, hay mucho intrusismo, trabaja mucha gente que no ha estudiado interpretación en su vida, que no han hecho ni siquiera un solo curso. Trabaja gente que no sabe hablar, trabaja gente que simplemente porque tenga 300 mil seguidores en Instagram, te voy a poner esa cifra, trabajan. 

No se le da la importancia al hecho de haber estudiado en una escuela privada o en una pública, aunque pública solo está la RESAD. Entonces, si no se le da la importancia dentro de la profesión, cómo se le va a dar fuera. Creo que eso no va a ocurrir nunca.

Cristina Abad
Foto de Transversal Comunicación

El intrusismo artístico

D.D./CG: Tajante

C.A.: Sí, es lo que siento. En el teatro sí que se le da más importancia, sí que conozco a mucha gente que le interesa saber qué grado de interés tienes tú por esta profesión. Luego, es verdad que, a nivel de exposición, que es la televisión o el cine, en ese sentido, hay mucha gente que trabaja que no sabe sobre lo que va eso. Luego. trabajas con ellos y a veces es muy fácil y dices: “Esta persona no tiene ni idea, pero qué fácil lo está haciendo, lo tiene dentro”, pero es que luego hay gente que es muy difícil trabajar con ellos, porque no tienen ni idea de estudiar directamente. 

También pasa con gente que ha estudiado, también te digo, que no todos tenemos talento ni todos cuando llegamos a un set de rodaje, sabemos trabajar. Yo la primera, en el momento en el que empecé en “Acacias 38” sentí que todo lo que había estudiado, lo había perdido. Creo que, al menos, tienes unas bases.

D.D./CG: ¿No se valora la formación públicamente en los actores?

C.A.: No, es verdad que es muy difícil formarte y ser un buen actor solo con la formación. Normalmente, necesitas trabajar. Yo, por ejemplo, me he formado y lo sigo haciendo, pero es verdad que luego donde aprendo realmente es trabajando. Me aporta seguridad en mi trabajo.

Foto de Transversal Comunicación y A. Pérez Meca

Los pies en la tierra

D.D./CG: ¿Lo que aprendes lo tienes que mostrar?

C.A.: Sí, luego, por ejemplo, Patrick Criado, que creo que si ha estudiado, ha sido después de haber empezado a trabajar, es un artistazo. Yo le admiro porque todo lo que hace, lo hace bien y, la verdad, no es una persona que sea famoso, por decirlo así. No llama a las masas, no llama la atención de la prensa, no. Yo flipo con el trabajo que hace este chico. No sé si habrá estudiado, ahí me estoy colando un poco, porque no lo sé, le conozco, pero no sé si habrá estudiado antes o después. Pero, él empezó sin haber tocado una escuela de interpretación.

D.D./CG: De Patrick Criado siempre se habla de su humildad y que continúa con su vida en el barrio de toda la vida

C.A.: Sí, totalmente, es un tío que trata de pasar desapercibido, que no le da importancia al hecho de ser actor. Hay mucha gente que, por ser actor, incluso la gente que no lo es, se da esa importancia, que por ser actor parecemos extraterrestres y no. Yo también soy de barrio y sigo pensando que soy de barrio. Mi barrio es Vallecas y mis amigos siguen siendo los de Vallecas, a parte de otros más. Imagino que eso también te ayuda, el círculo con el que te mueves.

D.D./CG: Claro, a que tengas los pies en la tierra

C.A.: Sí, totalmente.

Cristina Abad
Foto de Transversal Comunicación

El futuro profesional de Cristina Abad

D.D./CG: Estamos en una situación compleja, pero, ¿tienes algún proyecto futuro? ¿Alguna propuesta durante el encierro?

C.A.: En esta cuarentena, de momento, he hecho un casting, que no sé ni para qué es, así te lo digo. No te puedo decir nada, porque no lo sé. Entonces, bueno, estoy como a la espera, pero sin esperar, ¿sabes? Ya está hecho, si viene algo, bien y yo lo recibo. Yo siempre estoy dispuesta a recibir trabajo, guiones con más visibilidad, con menos… Sueño con hacer una película más de bajo presupuesto, con cariño… Bueno, siempre estamos recibiendo propuestas, lo que nos ofrecen y dentro de ello, si nos cuadra o no. Esperando.

D.D./CG: Muchísimas gracias, ha sido una entrevista muy natural y entretenida, que todo vaya bien

C.A.: Igualmente, y muchas gracias.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí