Escrita por J.K. Rowling y dirigida por David Yates, Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald es la segunda entrega de una saga que llegará a su fin en 2024. Los fans del universo Potter tienen aventuras para rato, pero ¿a qué precio? Estreno 16 de noviembre.



Grindelwald Cartel

Crítica de Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

Ficha técnica

Título: Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald
Título original: Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald

Reparto:
Johnny Depp (Grindelwald)
Eddie Redmayne (Newt Scamander)
Zoë Kravitz (Leta Lestrange)
Callum Turner (Theseus Scamander)
Jude Law (Albus Dumbledore)
Dan Fogler (Jacob Kowalski)
Alison Sudol (Queenie Goldstein)
Katherine Waterston (Tina Goldstein)
Claudia Kim (Nagini)
Ezra Miller (Credence Barebone)

Duración: 134 minutos
País: Reino Unido
Director: David Yates
Guion: J.K. Rowling
Fotografía: Philippe Rousselot
Música: James Newton Howard
Género: Fantástico, Aventuras

Distribuidora: Warner Bros. España

Filmaffinity

IMBD

Tráiler

Sinopsis

Tras escapar de prisión, Gellert Grindelwald (Johnny Depp) traza un plan para dominar a las criaturas no mágicas. Con la intención de impedirlo, Albus Dumbledore (Jude Law) acude a Newt Scamander (Eddie Reddmayne), quien unirá fuerzas con Tina (Katherin Waterston) y Jacob (Dan Fogler) para cumplir su misión.



Un trío bien avenido

Cuando David Yates se puso al frente de Harry Potter y la orden del Fénix (2007), solo un puñado de telefilms lo avalaban como director. Desde entonces, el cineasta inglés ha sido el único encargado de plasmar en pantalla las historias creadas por J.K. Rowling. La escritora, que amasa una fortuna considerable gracias a su desenfrenada imaginación, parece haber encontrado en Yates al compañero cinematográfico ideal.

Por su parte, Warner Bros. lleva 17 años construyendo un imperio que sigue creciendo. No es de extrañar, por lo tanto, que la productora firmara un acuerdo millonario con Rowling para garantizar una infinita oleada de personajes y tramas en torno al universo Potter. Como resultado de dicho contrato, nació en 2016 Animales Fantásticos, la nueva serie de películas encargada de engordar la hucha de todos los interesados. 

Entre tinieblas

Dejando atrás cualquier atisbo de liviandad y humor presente en la entrega que dio comienzo a la saga, Rowling se adentra en un mundo siniestro en el que no hay cabida para la esperanza. Yates refleja esa tenebrosidad en una primera secuencia parpadeante, oscura y aparatosa que, en vez de una aventura, anuncia un obstáculo a superar.

La pesadumbre presente en la mayoría de los planos define también al sinfín de personajes que plagan Los crímenes de Grindelwald. Con traumas que se remontan al origen de los tiempos, la tensión dramática llega a resultar una carga difícil de soportar y el poco tiempo que se les da a los personajes para hacerse querer, o aborrecer, acaba pasando factura.  

Misión imposible: Los crímenes de Grindelwald

Los crímenes de Grindelwald parece más una película de espionaje que de fantasía. Por momentos, es inevitable no establecer un vínculo de unión entre esta y cualquier entrega de Misión Imposible. Malos politizados, elaboradas fugas, luchas internas, misiones arriesgadas, identidades usurpadas, mundos subterráneos, viajes relámpago a capitales europeas… David Yates parece estar aprovechando la inagotable imaginación de J.K. Rowling para hacerse un hueco en el cine de acción.

Mucho ruido y pocas nueces

Entre los primerísimos planos de personajes hablando a cámara, las mareantes escenas de acción que giran sobre sí mismas y el constante ir y venir entre distintos planos físicos y temporales, Yates no parece dispuesto a hacer el mejor uso posible de los muchos medios a su disposición. Sorprende también el pobre manejo de la narración por parte Rowling, quien no es capaz de dotar a la historia de claridad. Terminan así por descubrir sus cartas y dejar claro que su única intención es alargar una historia que bien podría contarse en tres películas.

Aunque técnica y narrativamente deje que desear, matemáticamente, Los crímenes de Grindelwald es un gran acierto. Los 200 millones de dólares invertidos en el despliegue de efectos visuales, vestuario, reparto y localizaciones saldrán a cuenta gracias a los espectadores que devorarán la película encantados y repetidas veces, aunque solo sea por entender la trama.

Conclusión

Con una fórmula cargante y un presupuesto millonario, Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald consolidará la fidelidad de muchos seguidores y dará vida a nuevos adeptos. Serán también muchos los espectadores que, ante una historia tan enrevesada y una puesta en escena demasiado ampulosa, pierdan el interés en la saga. Estos últimos siempre podrán volver la mirada atrás y adentrarse en el entrañable mundo de fantasía con el que todo dio comienzo.

CALIFICACIÓN: 5,5/10

Nuestra valoración
Valoración de nuestros lectores
[Total: 0 Media: 0]

Me apasiona el buen cine, viajar y descubrir libros que me roben horas de sueño. La lista es larga, pero algunas de las películas que han hecho de mí una cinéfila son En el nombre del Padre, Tesis y Malditos Bastardos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here