Una de las adaptaciones en acción real más controvertidas de Disney ha sido Mulán. Por ende, se ha convertido en una de las películas más esperadas del año, pese a convertirse en un estreno directo para plataformas. De esta manera, ha dividido al público que considera que da la espalda a las salas de cines en un momento crítico para la industria cultural. A pesar de ello, se ha creado una gran expectación en torno a la cinta, lo que ha provocado una recepción llamativa en la prensa especializada, obteniendo mayoritariamente una crítica positiva generalizada para Mulán. Tras su estreno original el 27 de marzo de 2020, finalmente ha sido lanzada el 4 de septiembre de 2020 en Disney+, con una suscripción Premium de 21,99 euros para poder adquirirla.

Puedes leer nuestra otra CRÍTICA de Mulán pulsando aquí.



Crítica Mulán

Crítica de ‘Mulán’

Ficha Técnica

Título: Mulán
Título original: Mulan

Reparto:
Yifei Liu (Mulán)
Donnie Yen (Comandante Tung)
Li Gong (Xianniang)
Jet Li (Emperador)
Jason Scott Lee (Böri Khan)

Año: 2020
Duración: 120 min
País: Estados Unidos
Dirección: Niki Caro
Guion: Rick Jaffa, Amanda Silver, Lauren Hynek y Elizabeth Martin
Música: Harry Gregson-Williams
Fotografía: Mandy Walker
Género: Aventuras
Distribución: Disney

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Mulán’

Sinopsis de ‘Mulán’

La aclamada cineasta Niki Caro da vida al épico relato de la legendaria guerrera china en la nueva película de Disney, Mulán, en la que la joven intrépida lo arriesga todo por amor a su familia y a su país, y se convierte en uno de los guerreros más famosas de la historia de China. Mulán acumula una crítica positiva por parte de la prensa especializada. (DISNEY).

Donde se puede ver la película



Mulan
Foto de Disney+

La decisión de ‘Mulán’

Han pasado más de 20 años desde que llegase a los cines la versión de Mulán de Disney, de manos de Barry Cook y Tony Bancroft. En esta ocasión, ha sido Niki Caro la encargada de dirigir esta nueva visión de la famosa leyenda de la guerrera china. En primer lugar, el guion toma distancia del material original, para dar una visión más oscura, pero manteniendo el clima familiar que se busca. Sin embargo, se expone una historia donde los conflictos que se presentan se resuelven de una forma excesivamente fortuita, lo que conlleva a una falta de profundidad que termina por pasarle factura. Asimismo, esa emoción que se encontraba en los momentos claves de la historia de la protagonista, se pierde en una ligereza que apenas provoca puntos de sentimiento puro.

Por otro lado, el principal reclamo al ser un live-action de la película de Disney es poder transportar al espectador a aquel film. No obstante, el libreto ha preferido omitir la mayor parte de los detalles que hacían tan especial la cinta original. Por lo cual, no será apto para los seguidores y enamorados del film de 1998. A pesar de ello, esa oportunidad de innovar y mostrar algo nuevo, no se saca el partido suficiente. En ciertos momentos, se siente que quieren romper con la fantasía, pero a su vez mantenerla. En consecuencia, se queda en un relato tibio, que busca lo épico más en su estructura técnica, pero que, aún así, no suplen las flaquezas que se hallan desde el guion. Por último, la coherencia interna del relato no corresponde con las reacciones ante la situación de Mulán, todo es una constante sorpresa-aceptación, sin desarrollar en ello.

Niki Caro
Foto de Disney+

Flores

Yifei Liu ha sido la actriz que ha recogido el testigo como Mulán en esta nueva versión. Para comenzar, su carrera prolífica en películas de acción en el continente chino la colocaban como una apuesta segura. No se puede negar que Liu tiene una fuerza en las escenas de acción con mucha potencia. Se une cierta ingenuidad expresiva, obteniendo una interpretación con matices. A pesar de ello, las limitaciones de su papel desde el guion no le permiten ir más allá, por lo que se convierte en una heroína de acción al uso. En el espectador quedará una sensación de querer ver más de la actriz, al contrario de lo que pueda pensar de la propia historia. También sería conveniente destacar que le falta una pizca de pasión, de mayor visceralidad, dado que se queda en un plano más superficial.

Por otro lado, Li Gong interpreta a uno de los personajes nuevos de la película, Xianniang. Mientras que en las primeras secuencias muestra toda su presencia escénica, que ya demostró en “Memorias de una geisha”, después se convierte en una de las actuaciones más sensibles y con una calidad en su trabajo exquisito. A causa de ello, junto a Liu, se convierte en una de las mejores interpretaciones del film. Luego, Yoson An tiene naturalidad en sus escenas, al igual que Donnie Yen e, incluso, Jet Li. Pero, el principal problema en sus interpretaciones es la falta de tiempo para poder perfeccionarlas. Por último, mención a Jason Scott Lee como el principal villano de la cinta, dado que hay que aplaudir su vigorosidad, aunque en algunos momentos se exceda en ella. Sabe pisar fuerte en la escena.

Niki Caro
Foto de Disney+

Honra darás

Niki Caro ha apostado por un despliegue técnico que busca la espectacularidad en todo momento. Por ende, Mulán tiene una factura tremendamente profesional, donde se puede ver la maestría de las escenas de acción, con unos planos fascinantes. Por consiguiente, hay un cuidado por la imagen estupendo, a la par que se pueden percibir todos esos detalles en torno a la cultura china. El problema surge cuando el espectador percibe a la perfección que todo está hecho con el fin de impresionar, lo que hace que no fluya de la manera esperada. De modo que, termina por descubrir escenas realmente épicas, en el aspecto técnico, que pueden volverse redundantes, al hacer hincapié constante en la tecnología tridimensional. Por ese motivo, pese a que es pura acción y fuegos artificiales, tampoco se ha sabido gestionar como vehículo expresivo y de narración, solo de lucimiento técnico.

Después, el montaje realiza una función extraordinaria para mantener en todo momento un buen ritmo, que hace que no se estanque y se pueda ver de una forma bastante amena. Lo mismo ocurre con la banda sonora, que sigue una composición inspirada en la música tradicional china, si bien con ciertas referencias al film original, que se valoran positivamente. De igual forma, hay una utilización certera del maquillaje y del vestuario, donde se puede ver que hay una realización realmente bella, al igual que las alusiones a algunos de los elementos espirituales de la cultura milenaria china. Para terminar, el conglomerado visual se disfruta, aunque se produce de una forma un tanto invasiva. Como último apunte, tal vez, se hubiera disfrutado más en la gran pantalla, para poder entrar en esa vorágine de efectos y exhibición técnica, por lo que es una pena que no llegue a las salas.

Crítica Mulán
Foto de Disney+

Conclusión

Mulán es una adaptación en live-action que se aleja de la película original, pero no aprovecha la oportunidad para reinventarse y se queda en un plano excesivamente superficial. De esta forma, la principal crítica a Mulán se enfoca en su guion, que no profundiza lo suficiente y se siente que se resuelven los conflictos de una forma demasiado fácil. En consecuencia, se pierde la emoción en los momentos claves del film. Por otra parte, a nivel técnico, se muestra una calidad excelente, pese a, a veces, ser redundante.

A pesar de ello, es un espectáculo visual que se aprecia bastante, aunque se hubiera disfrutado más en la gran pantalla. Además, cuenta con unas actuaciones notables, destacando la gran labor de Li Gong y Yifei Liu, en especial, la primera. La aventura de la guerrera más famosa de China desluce entre el uso estándar de las películas de acción y la falta de personalidad de la que sí gozaba la de 1998.

También puedes leer nuestra otra CRÍTICA de Mulán pulsando aquí.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí