Crítica de Mañana empieza Todo dirigida por Hugo Gélin

Este viernes 31 de marzo se estrena Mañana empieza Todo, segundo largometraje del director Hugo Gélin tras Comme des frères (2012) y protagonizada por Omar Sy. Llega a nuestras carteleras precedida de un gran éxito en Francia, convirtiéndose en la película francesa más taquillera de las pasadas Navidades al superar los 3 millones de espectadores. Además, su estreno en Alemania ha logrado más de 900.000 espectadores y 7 millones de euros.



Mañana empieza todo

Crítica de Mañana empieza todo

Ficha Técnica

Título: Mañana empieza todo
Título original: Demain tout commence

Reparto:
Omar Sy (Samuel)
Clémence Poésy (Kristin)
Antoine Bertrand (Bernie)
Ashley Walters (Lowell)
Gloria Colston (Gloria)
Clémentine Célarié (Samantha)
Anna Cottis (Miss Appleton)
Raphael von Blumenthal (Tom)
Ben Homewood (Asistente)
Alice David (Mujer)
Mona Walravens (Mujer)
Raquel Cassidy (Gloria)
Howard Crossley (Juge)
Anabel Lopez (Jenny)
Cécile Cassel (Hotelero)

Año: 2016
Duración: 115 min.
País: Francia
Director: Hugo Gélin
Guion: Hugo Gélin, Mathieu Oullion, Jean-André Yerles (Historia: Guillermo Ríos, Leticia López Margalli, Eugenio Derbez)
Fotografía: Nicolas Massart
Música: Rob Simonsen
Género: Comedia. Drama
Distribuidor:  A Contracorriente Films

Tráiler

Donde comprar la película

Mañana empieza todo [Blu-ray]
  • Karma Films (08/29/2017)
  • Blu-ray, Control parental recomendado
  • Tiempo de ejecución: 115 minutos
  • Omar Sy, Clémence Poésy, Gloria Colston, Antoine Bertrand, Karl Farrer
  • Español, Catalán, Francés

Sinopsis

Samuel es un joven soltero y conquistador que vive en la costa francesa. Un día una antigua aventura se presenta con un bebé en brazos, le comunica que es su hija y desaparece. Incapaz de llevar una vida con un bebé intenta encontrar a la madre sin éxito. Pasa el tiempo y mientras la niña va creciendo llevan una vida divertida y maravillosa. 8 años más tarde la madre regresa para recuperar a su hija. (A Contracorriente Films)



Situemos la acción

El protagonista de esta historia, Samuel, interpretado por la estrella francesa Omar Sy que saltó a la fama gracias a su papel en Intocable (2011), es un joven despreocupado y amante de la diversión, un auténtico vividor y conquistador que vive sin apegos ni responsabilidades en la Costa Azul. De repente, un día se le aparece una antigua conquista amorosa con un bebé en los brazos, le comunica que es su hija y desaparece. El ritmo de vida de Samuel es incompatible con el cuidado de un bebé, por lo que intenta buscar desesperadamente a la madre.

Tras el fracaso de su incesante búsqueda, que lo lleva a Londres sin saber hablar nada de inglés. Se desarrolla rápidamente un fuerte instinto paterno en Samuel, consiguiendo fabricar una divertida y hermosa vida para su hija Gloría. Pasa el tiempo, y ocho años más tarde aparece la madre con la intención de recuperar a su hija.

Samuel ha tenido que aprender rápido a ser padre, y no siempre ha sido muy responsable; para compensar la ausencia de la madre ha inventado e ideado para su hija un mundo imaginario lleno de emociones y diversión, pero, tarde o temprano, a medida que Gloría se hace mayor esa fantasía amenaza con desmoronarse. Samuel trabaja como especialista de cine sustituyendo a los actores en escenas peligrosas, es un héroe para su hija, con muchas similitudes al de Roberto Benigni que en La Vida es Bella (1997) hacía la existencia más fácil y feliz a su hijo a través de ilusiones y fantasías.

Primera parte

Este segundo largometraje de Hugo Gélin, que toca la fibra sensible y llega al corazón del espectador, es un remake de la película mexicana “No se aceptan devoluciones” (2013) protagonizada y dirigida por Eugenio Derbez. La acción en Mañana empieza Todo se desarrolla en un periodo largo de tiempo donde hay cabida tanto para la comedia como para el drama.

Comienza como una hilarante y divertida comedia gracias a las comprometidas y divertidas situaciones generadas por el mentiroso, cínico e irresponsable personaje interpretado por Omar Sy, debido a su peculiar y frenético ritmo de vida sin ningún tipo de responsabilidades.

La segunda parte

Pero los momentos más brillantes de la película se encuentran en la segunda parte, cuando Samuel asume definitivamente el papel de padre. A partir de este momento, Omar Sy, despliega todo su talento, da lo mejor de si mismo como actor, para mostrar su amplio repertorio de gestos y recursos interpretativos y conseguir transmitir al espectador a través de su torpe personaje, una mezcolanza de ternura y humor, al tiempo que una serie de valores como la tolerancia, solidaridad y comprensión, las cuales, son características claves de la película para alcanzar un equilibrio entre el melodrama y la comedia.

La interacción y la compenetración existente entre Omar Sy y, Gloria Colston, en el papel de su hija Gloria, es muy buena y fundamental para que la historia resulte divertida, creíble al mismo tiempo que dolorosa en el tramo final.

Tercera parte

La tercera y última parte de la historia se inicia con la llegada de la madre, Kristin (Clémence Poésy). Aquí la trama toma un giro dramático muy drástico, debido a la batalla judicial por la custodia de la hija. Esta parte naufraga considerablemente, y no es por la actuación de Clémence Poésy, que hace todo lo que puede, más bien, la culpa es del guion de Hugo Gélin, que no desarrolla por completo el personaje y, al que, por consiguiente, le falta credibilidad.

Es como si estuviera creado de forma forzada para originar una situación dramática poco natural. No quedan claros (y nunca sabemos) los motivos por los que deja a su bebé, y luego resurge, al cabo de ocho años. Aparece de repente como una madre cariñosa y comprensiva, sin necesidad de justificar su larga ausencia. El tramo final se convierte en un drama amargo al estilo de Kramer contra Kramer (1979).

Conclusión

Clémence Poésy tiene una papeleta bastante complicada para conseguir transmitir aprecio y cariño a un personaje, que de por sí resulta bastante desagradable y antipático. Incluso el giro emocional inesperado del final se siente como impostado, transmite falta de homogeneidad y uniformidad, y llega demasiado tarde como para lograr algo más que una entretenida, agradable y, en ocasiones, divertida comedia familiar. El resultado final del film es similar al personaje de Omar Sy, torpe, tierno y encantador a la vez.

CALIFICACIÓN: 6,5/10

Nuestra puntuación

 

Puntuación de los usuarios
[Total: 1 Average: 2]

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Eduargil

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *