Crítica de Perdido dirigida por Christian Carion

Christian Carion (“Feliz Navidad”, “La chica de Paris”) dirige la película Perdido (Mon garçon), un thiller de montaña protagonizado por dos de las figuras más representativas del cine francés actual: Guillaume Canet (“Cezanne y yo”, “Rock and Roll”) y Mélanie Laurent (“Malditos Bastardos”, “Beginners”). La película narra la búsqueda infatigable de un padre por recuperar a su hijo de 7 años desaparecido durante la noche en un campamento para niños en los Alpes.

Rodada en 2 semanas, Canet aceptó el papel sin conocer el guion antes de rodar teniendo que sumergirse realmente en la historia para descubrir cuál era el siguiente paso a seguir. Estreno el 16 de marzo.



Perdido

Crítica de Perdido

Ficha Técnica

Título: Perdido
Título original: Mon garçon

Reparto:
Guillaume Canet (Julien Perrin)
Mélanie Laurent (Marie Blanchard)
Olivier de Benoist (Grégoire Rochas)
Marc Robert (Jefe de ravisseurs)
Mohamed Brikat (Teniente Verrier)
Antoine Hamel (El conductor del jeep)
Lino Papa (Mathys)

Año: 2017
Duración: 84 min.
País: Francia
Director: Christian Carion
Guion: Christian Carion
Fotografía: Eric Dumont
Música: Laurent Perez del Mar
Género: Drama. Thriller
Distribuidor:  BTeam Pictures

Tráiler

 Sinopsis

 Julien (Guillaume Canet) viaja constantemente por trabajo y esta ausencia ha hecho que su matrimonio se resquebraje. Un día recibe un mensaje de su ex-mujer (Mélanie Laurent): Mathys, su hijo de 7 años, ha desaparecido. Un terrible sentimiento de culpa le invade, y decide encontrar a su hijo, cueste lo que cueste…



A contrarreloj

La trama comienza con la llamada angustiada de Marie a su ex marido Julien para decirle que Mathys, el hijo de ambos, ha desaparecido durante la noche sin dejar rastro. Todas sus cosas están allí salvo su saco de dormir. La madre preocupada cree que el niño se ha fugado porque piensa que le quiere dar una lección por el divorcio. Sin embargo, la policía le saca de su error y le comunica que el niño no ha huido sino ha sido secuestrado.

Marie, cada vez más intranquila, le dice a Julien que el niño parecía estar disgustado cuando lo dejaron en el campamento porque ni siquiera se despidió de ella. El padre corrobora la historia cuando, buscando fotos de Mathys para la policía, descubre en una serie de vídeos caseros la disconformidad del niño que prácticamente es obligado a ir.

Perdido

Marie, y su actual pareja Grégoire (Olivier de Benoist), habían mandado al chico a aquel campamento para poder tener tiempo para ellos y hablar de su futuro. Pero pronto Julien empieza a sospechar de Grégoire que parece más preocupado por su nueva casa que por encontrar al chaval, dándole razones para pensar que Mathys le estorba en la creación de su nueva familia.

Además, desde el trabajo de geólogo que tantas horas le ha robado para estar con su familia, le comunican que la policía ha estado investigando sus archivos, y que por seguridad le instan a que no tenga contacto con ellos para evitar posibles investigaciones sobre las excavaciones que la empresa ha estado llevando a cabo.

A partir de aquí, Julien comienza un viaje en solitario para tratar de averiguar quién o quiénes son los responsables del secuestro y dónde se han llevado a su hijo antes de que sea demasiado tarde.

Personajes

Salvo en contadas ocasiones en las que aparecen el resto de actores: una madre que solloza nerviosa y desconsolada, pues ya han pasado muchas horas desde la desaparición de su hijo; un compañero sentimental al que parece importarle poco el estado del niño; o un teniente de policía que trata de calmar a un Julien cada vez más perturbado y violento; el peso de la película termina recayendo casi por completo en la interpretación de Canet.

Perdido

Como si de una etapa del Tour de Francia se tratara, Perdido sigue en todo momento el camino que Julien emprende para dar con el paradero de su hijo. A falta de una mayor intervención del reparto, el paisaje montañoso se nos muestra como un personaje silencioso que añade dramatismo a su búsqueda. Julien, como buen ‘tête de la course’, nos adentra en todos esos caminos a través del bosque, esas montañas nevadas y ese paisaje invernal que los Alpes franceses nos ofrecen incrementando la angustia y el desconcierto del protagonista.

“Mi chico”

“Mon garçon” es el título original de la cinta que aquí se ha traducido por Perdido. La película retrata la obstinada lucha de su padre por recuperar a “su chico”. Un niño que acaba de desaparecer en la montaña pero que hace años perdió por estar ausente de una vida familiar que ahora se afana por reconquistar.

Las imágenes de las cintas caseras se entremezclan constantemente en la cabeza del padre, y poco a poco le irán recordando todos los momentos que ha dejado de disfrutar con su hijo. Su desaparición le demuestra que no ha valorado lo que tenía hasta que lo ha perdido.

Perdido

La búsqueda decidida de Julien por encontrar a su hijo encarna no solo el amor de un padre y su deseo de volver a tenerlo entre sus brazos, sino la angustia de alguien que se siente culpable por haber abandonado a su familia. La tensión por recuperar a ‘son garçon’ se va haciendo cada vez más palpable, y se refleja en una actitud que se torna más violenta a medida que pasan las horas.

Una búsqueda real

Con la confianza de haber trabajado ya con Chistian Carion, Guilleme Canet se puso en manos del director con una fe ciega, el cual tan solo le proporcionó una información básica para la realización del personaje, dejando que fuera el propio Canet el que se desenvolviera por sí mismo a medida que iban sucediendo los distintos acontecimientos. De esta forma, se mantenía la tensión viva para crear un mayor realismo en el comportamiento de Julien que va descubriendo a cada paso cuál es el siguiente a seguir.

Un auténtico desafío interpretativo para Canet que le permite otorgar a su personaje respuestas reales ante la empresa que está llevando a cabo.

Conclusión

Perdido es un thriller que se centra en la culpabilidad de un padre que ahora trata de resarcirse de sus errores emprendiendo por su cuenta una investigación que le ayude a encontrar el paradero de su hijo.

Chistian Carion apuesta por la improvisación de su personaje principal para darle mayor realismo a una búsqueda frenética donde la tensión por recuperar a su hijo sano y salvo pronto se transformará en furia y violencia. Una cinta de suspense que juega con la urgencia de la situación mostrándonos hasta dónde somos capaces de llegar por recuperar a nuestros seres queridos.

CLASIFICACIÓN: 7/10

Reportaje de Perdido en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 3 Average: 2.7]

Foto de portada Copyright 2017 Nord-Ouest Films

Redactor creativo de publicidad, monologuista ocasional y apasionado del cine, en el mundo digital sigo disfrutando del placer de escribir a mano

Manuel Lara Rodríguez

Redactor creativo de publicidad, monologuista ocasional y apasionado del cine, en el mundo digital sigo disfrutando del placer de escribir a mano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *