Blanca Oteyza dirige y protagoniza Cuidados intensivos en los Teatros Luchana. La actriz y directora está acompañada de Ángeles Martín y Paloma Montero en esta obra tan personal. La dramaturgia está a cargo de Yolanda García Serrano, ganadora del premio Goya al mejor guion por «Todos los hombres sois iguales» y Premio Nacional de Literatura dramática en 2018 y Laura León. En los Teatros Luchana del 18 de octubre al 30 de noviembre, viernes y sábados a las 20:15 y 20:30, respectivamente.



Cuidados intensivos

Crítica de ‘Cuidados intensivos’

Ficha Técnica de ‘Cuidados intensivos’

Título: Cuidados intensivos
Título original: Cuidados intensivos

Reparto:
Ángeles Martín (Luz)
Blanca Oteyza (Mar)
Paloma Montero (Mar)

Duración: 80 min
Directora: Blanca Oteyza
Dramaturgia: Yolanda García Serrano y Laura León
Fotografía: Javier Mantrana
Música original: Miguel Barón
Diseño de escenografía: Pier Paolo Álvaro
Género: Comedia
Producción: Coart+e

Sinopsis de ‘Cuidados intensivos’

Mar salta de un hombre a otro debido a su alergia al compromiso. Sol, por puro sentido del compromiso, vive en la casa familiar para cuidar a sus padres. Luz se plantea dejar el trabajo porque no soporta ver a sufrir a la gente. Mar, Luz y Sol son muy diferentes, pero se presentan ante el público con el corazón en la mano y las ganas de vivir más intensas que nunca. Entre risas, llantos, sexo, vida y muerte, la historia de estas tres hermanas que trabajan en el mismo hospital va a pasar delante de nuestros ojos desde que acabaron sus estudios hasta ahora. (TEATROS LUCHANA).



Foto de Coart+e

Uniones familiares

Nada más comenzar Cuidados intensivos el espectador puede notar que la historia irá marcada por la relación entre las tres mujeres, hermanas además. La obra ha sido escrita por Yolanda García Serrano y Laura León. La evolución con la que se van mostrando las experiencias vitales de cada una de las protagonistas se hace de una forma dinámica, sin dejar la comedia al lado, pero exponiendo temas tan serios como la muerte, el abandono y la dificultad de amar. Se realiza bajo una estructura lineal, a través de saltos en el tiempo en el que cada secuencia es una reflexión y un cambio que afectará la relación de las tres hermanas. Lo que parece una historia sencilla, de vidas de gente normal, se convierte en un reflejo de la propia sociedad. Un ejemplo de las transformaciones que se sufren por las circunstancias y el progreso de, por ejemplo, el feminismo.

Uno de los puntos más interesantes de la obra teatral es la manera de exponer a personajes, que a primera vista, podrían relacionarse con personalidades ya predefinidas: la lista, la ingenua y la pícara, pero va más allá y muestra mayor profundidad según transcurre la acción. Además, utilizan el cliché para crear situaciones histriónicas, de lo más variopintas, lo que consigue mezclar la comedia más física con el humor verbal. Una combinación muy positiva para el resultado en escena. Hay que destacar el repaso histórico que se hace para establecer los períodos de tiempo y de esta manera, poner en contexto al espectador. Un guiño al costumbrismo patrio, que no desentona y aporta al ambiente socarrón de la obra. Una comedia descarada, políticamente incorrecta y con mucho picante. Habla desde la seriedad más rocambolesca posible. Muy buen resultado.

Cuidados intensivos
Foto de Coart+e

Tres actrices en alza

Ángeles Martín, Blanca Oteyza y Paloma Montero son las encargadas de dar vida a Luz, Mar y Sol, respectivamente en Cuidados intensivos. Las tres cuentan con una gran carrera profesional como actrices y muestra de ello, es la gran profesionalidad que muestran en el escenario. Martín, conocida por el gran público por ser la Chali de “Yo soy Bea”, tiene esa inocencia en su gesto y esa necesidad deslenguada que es imposible no reírse con ella. Invade el escenario con luz propia, que es destacar. Tiene mucha fuerza y lleva en sus propias venas el significado del humor. Sabe adaptar su actuación en todo momento y mide su carácter jocoso para no extralimitarse en escena. Un trabajado ejercicio de interpretación, dado que es muy fácil caer en el extremismo irrisorio y no lo hace.

Oteyza es Mar, la mayor de las tres hermanas. La actriz ha sido vista en la pequeña pantalla con títulos como “Policías, en el corazón de la calle” y “A tortas con la vida”. Tiene una energía encima de las tablas, que crea un ambiente muy dinámico y movido. En su interpretación, recrea el papel de “femme fatale” de la comedia y sabe darle varias pizcas de picante a cada escena. El avance de su personaje se ve recompensado en su propio trabajo actoral, creando un resultado macarra y emotivo, al mismo nivel. Por último, Montero, a la cual pudimos ver recientemente en el cortometraje “27 minutos”, es la mediana de las tres. Su actuación es más comedida, pero sabe manejar perfectamente la voz y el espacio. Al ser más pausado su papel, equilibra la energía de la obra y otorga una estabilidad necesaria al resultado.

Cuidados intensivos
Foto de Coart+e

El imaginario español

Los Teatros Luchana son los encargados de dar casa a Cuidados intensivos en la Sala 2, la Sala Grande. Hay que comentar que las oportunidades que ofrece el espacio a nivel audiovisual facilitan el montaje auditivo y de imagen. Por lo tanto, la puesta en escena de esta obra aprovecha al máximo estas posibilidades y crea un montaje entretenido. Al hacer un repaso por la cultura popular española, se pueden ver algunos de sus momentos más importantes, incluyendo imágenes, vídeos, música… Lo que crea un atractivo audiovisual en la propia obra. Luego, el atrezzo del escenario se mantiene y crea un espacio totalmente minimalista, pero bien utilizado. Mantener la estructura puede expresar creativamente el cambio en la persona y no en el lugar en el que se encuentra. Además, de ser el eterno retorno y punto de encuentro entre las tres hermanas.

El único inconveniente que puede presentar para algún espectador es el ambiente “feel-good” que muestra en su transcurso, al no cumplir la dosis de “tragedia verosímil”. Sin embargo, no es significativo, dado que la obra crea su propio universo y juega sus reglas dentro de una esencia que no pretende ser fiel a la realidad, sino crear una coherencia narrativa y lo cumple. Subrayar la importancia del mensaje de sororidad que transmite. Tal vez, falta más sentimiento y desgarro en su desenlace. Al haber manejado el desarrollo de los tres personajes de una manera tan intensa, llega al frenesí pero no explota en el espectador. Contrasta por la gran realización que sí ocurren con los momentos vitales que se van exponiendo en la vida de las protagonistas. Aun así, la composición general es más que notable y las carcajadas inundan la sala en su mayor parte.

Foto de Coart+e

Conclusión

Cuidados intensivos es una comedia que habla de la importancia de la familia a través de un guion ácido, picante pero con mucha emoción. Un buen equilibrio entre la comedia más pura y la reflexión del avance de la vida, la importancia de las relaciones interpersonales y la evolución de la sociedad. Personajes que conectan perfectamente con el público. Ángeles Martín, Blanca Oteyza y Paloma Montero están brillantes y realizan una labor con mucha fuerza y personalidad. Una eficiencia técnica en escena muy dinámica y eficaz. Una sucesión de carcajadas que inundan el teatro de luz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí